jueves, octubre 11, 2018

Héctor Viel Temperley / De "Crawl"














La casilla de los bañeros, el piso y el homenaje   


     A Ernesto del Castillo
    que me prestó un salvavidas


Vengo de comulgar y estoy en éxtasis, hermanos
                  en reflejados días que tenían dos mares.

Sacristía con trigo de desnudos oyendo
                  un altar de colmenas. Única sombra.
                                                                        Tablas.

Piso para las víctimas más grises del planeta.

                  Capilla sin exvoto:
                  Sólo mandíbulas de escualos.

Y espejito con olas que nos ven entrar cansados.

En la gavia del tórax, como alas entre cantos
                                 rodados -recogidos
                                 de bruces-
                                              los pulmones;
Y, en las ceñidas lonas, ladridos empujando

                   a mástiles de hueso
                   que no fueron quebrados.




Y yo -que pude en sueños o en misión escalarme

                  por serpientes de nieve
                  que iluminan

                  escondrijos de mapas
                  y capotes

Bautizando en las noches de las cumbres a un lago-;

                  y yo -que no quisiera
                  que esa tropa oscilara
                  demasiado o se hundiera
                  en el umbral del cielo-,



Aquí donde la novia de un buen mozo del muelle

                  se entregó por dinero
                  a las visitas

(Después de hablar los dos afuera, contra el viento,

                  una hora o dos horas
                  caminando, abrazándose)

Y a las siestas, de pie, los guardavidas

                  abatían la sal de sus cabezas

                  como una damajuana muy pesada,

de agua dulce      y de vidrio verde, grueso,

                                     que entre todos
                                     cuidaban,

                                              me adormezco.

Lágrima en la botella el mar se seca

Y hasta que la pequeña estufa es desatada
                               
                                   -y dejan de brillas
                                   los pies oscuros-

Remolco sobre el hielo a una muchacha

(O en el piso, de nuevo,
                 veo sus pies,
                               de nuevo
                               no sé cómo

La estufa no los quema, ni sé cómo

                no saben arder menos que ellos
                                la cintura


O la boca,

Entreabierta en las tinieblas;

Y como siempre llueve y los relámpagos,

                en la ventana sucia,
                             
                              son los de ella);

Y sé que lo que hicimos refulgía

                y llamaba -ahora sé-
                mientras lo hacíamos

Y yo no era su prójimo, ni mi yo era mi prójimo,

                y su boca, gavilla

                con hormigas
                y tierra,

En confines de tinta

Me sacaba del odio.

[1980-1982]

Héctor Viel Temperley (Buenos Aires, 1933-1987), Crawl, Ediciones del Dock, Buenos Aires, 1997

Ref.:
Ediciones del Dock
Eterna Cadencia
Ñ
Confines
El Placard

2 comentarios:

  1. Remolco sobre el hielo a una muchacha (!) deja en claro que se trata de un caligrama. Un póster ahí ya.

    ResponderEliminar
  2. Df los poemas que se llevan siempre a cuestas.

    ResponderEliminar