sábado, julio 11, 2020

Mihangel Morgan / Dos poemas

















La evolución de los espejos
(ecos de Fernando Pessoa)

Con un resfrío intenso
–un estado lamentable para un poeta–
estoy necesitado de verdad y aspirina,
y no me voy a expresar por mí mismo
por miedo a desmoronarse.

Así que deja que me confiese
por decir una mentira,
y que revele el estado de mi alma
mostrándote
un espejo, ropa y una lapicera.

Fingir es autoidentificación,
mi nombre es Legión,
ángeles pisoteando los trozos,
odiarse a uno mismo es escribir literatura,
un veneno inevitable.

Ideas son palabras,
perlas recogidas
en las caletas de las ruinas de sueños,
amapolas negras sobre tumbas,
el sol apareciendo entre las nubes.

A mi alrededor hay un aura de escarcha,
un círculo de hielo nos rodea.
Las palabras de los demás son lo que escuchamos mal.

¿No basta el silencio?


Días claros 
(ecos de los poetas Alberto Caeiro, Ricardo Reis, Alvaro de Campos)

Muchos pueden entender
Que el amor es cansarse de vivir solo;
más que eso, es cobardía,
traicionarse a uno mismo;
nos resulta imperativo mantenerse lejos
del amor.
Los espejos son el laberinto de la personalidad.
Nuestro nombre es Legion porque somos numerosos.

Esperaba que me traicionaran,
pero me sorprendieron cada vez que colmaban mis expectativas.

Ríos infernales del alma.
Escribir es auto-desprecio –
la literatura es la droga
contra la que lucho
y que sin embargo acepto.

Me veo desde afuera,
me veo
como los otros me ven.
La verdad, cara a cara,
O en un espejo.

No vengan a mi funeral en la lluvia.

No vengan a mi funeral.

[Traducción directa del galés de Rhiannon Gwyn]

Mihangel Morgan (Aberdâr, Gales, Reino Unido, 1955), Poesía galesa contemporánea, versiones y prologo de Jorge Fondebrider, Pedro Serrano y Verónica Zondek, con Luciana Cordo Russo y Rhiannon Gwyn, inédito

Otra Iglesia Es ImposibleWales Literature Exchange - Cambrian News - Alchetron - BBCPoetas Siglo XXI

Foto: British Council

Esblygiad Drychau
(adleisiau o Fernando Pessoa)

Dan annwyd trwm – 
Cyflwr truenus i fardd bach –
Mae arnaf angen y gwirionedd ac aspirin
A wna i ddim fy mynegi fy hunan
Rhag ofn i mi fynd ar chwâl.

Felly, gadewch i mi gyffesu
Drwy ddweud celwydd
A chyflwyno cyflwr f’enaid
Drwy ddangos i chi
Ddrych a dillad ac ysgrifbin

Cogio yw hunanadnabyddiaeth,
Lleng yw f’enw i,
Angylion yn sathru’r darnau dan draed,
Hunanatgasedd yw llenydda,
Gwenwyn anorfod.

Syniadau yw geiriau,
Perlysiau wedi’u casglu
O gilfachau adfeilion breuddwydion,
Pabïau duon ar feddau,
Yr haul yn torri trwy’r cymylau.

O’m hamgylch i mae awra barrug,
Cylch o rew ynn ein cwmpasu ef.
Camsyniadau ar ein clyw yw geiriau pobl eraill.

Onid yw’r distawrwydd yn ddigon?


Dyddiadau Clir
(adleisiau o’r beirdd Alberto Caeiro, Ricardo Reis, Alvaro de Campos)

Mae llawer yn f’adnabod.
Serch yw blino ar fyw ar dy ben dy hun;
Mwy na hynny, mae’n llwfrdra,
Mae’n hunan-frad,
Mae’n hollbwysig inni gadw draw
Oddi wrth gariad.
Drychau yw labyrinth y bersonoliaeth.
Lleng yw ein henw am fod lalwer ohonot ti.

Roeddwn i’n disgwyl iddynt fy mradychu
Ond cefais fy synnu bob tro y gwireddwyd y disgwyl.

Afonydd uffernol yr enaid.
Hunanffieidd-dod yw llenydda – 
Llenyddiaeth yw’r cyffur
Yr wyf yn brwydro yn ei erbyn
Ac eto yn ei gymryd.

Fy ngweld fy hunan o’r tu allan,
Fy ngweld fy hunan
Fel y mae eraill yn fy ngweld.
Y gwirionedd, wyneb yn wyneb,
Neu mewn drych.

Peidiwch â dod i’m hangladd yn y glaw.

Peidiwch â dod i’m hangladd.

viernes, julio 10, 2020

Linda Pastan / Una breve historia del pensamiento judaico en el siglo XX


Los rabinos escribieron:
aun cuando está prohibido
tocar a una persona moribunda,
sin embargo, si la casa
se incendia
debe ser sacada
de la casa.

¡Bárbaro!
digo,
¿y a quién podría tocar yo entonces,
no somos todos
moribundos?

Sonríes
con tu vieja sonrisa negociadora
y preguntas:
pero ¿no están todas nuestras casas
ardiendo?

Linda Pastan (Nueva York, Estados Unidos, 1932), Carnival Evening. New and Selected Poems, W. W. Norton, Nueva York, 1982
Versión de Jonio González

Otra Iglesia Es Imposible - Poetry Foundation - De Sibilas y Pitias - El Placard - Emma Gunst - El Poeta Ocasional - Luvina - Poetas Siglo XXI - Poéticas - Huellas en la Ciénaga

Foto: Carina Romano/Poetry Foundation

A SHORT HISTORY OF JUDAIC THOUGHT IN THE TWENTIETH CENTURY

The rabbis wrote:
although it is forbidden
to touch a dying person,
nevertheless, if the house
catches fire
he must be removed
from the house.

Barbaric!
I say,
and whom may I touch then,
aren’t we all
dying?

You smile
your old negotiator’s smile
and ask:
but aren’t all our houses
burning?

jueves, julio 09, 2020

Thomas Hardy / Tiempos


















Este es el tiempo que gusta al cuclillo
y me ocurre lo mismo:
cuando abate el chubasco agujas del castaño
y ya el nido abandonan los pájaros pequeños;
y el ruiseñor chiquito y pardo hace primores,
y hay gente en el umbral de La Paz del Viajero,
y salen las muchachas con leves muselinas,
y sueña el ciudadano con el Sur y el Poniente,
y me ocurre lo mismo.

Este es el tiempo en que el pastor se aparta
y yo hago lo mismo;
en que gotean hayas, en pardo y en ceniza,
se agitan y se doblan,
y palpitan las aguas en el monte escondidas,
con anhelo; y arroyos del prado se derraman,
y en fila cuelgan gotas de las puertas de hierro
y se van las cornejas a casa, por familias,
y yo hago lo mismo.

Thomas Hardy (Stinsford, Inglaterra, 1840-Dorchester, Inglaterra, 1928), Poesía inglesa del siglo XIX, estudio y selección de Jaime Rest, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1979
Traducción de Mariano Manent

The Thomas Hardy Society - Poetry Foundation - All Poetry - ConfabularioBuenos Aires Poetry - Fausto Marcelo Ávila - Vallejo & Co. - El País, España

Foto: Downey/Getty Image/Poetry Foundation

miércoles, julio 08, 2020

Paul Durcan / Tullynoe: Tete-a-tete en la sala de recibo del cura de la parroquia

















"Ah, fue un gran hombre."
"Lo fue: se cayó del tren que iba a Sligo."
"Es verdad: pensó que estaba yendo al lavatorio."
"Sí: de hecho salió por la puerta del último vagón del tren."
"Cierto: Dios, debe haberse pegado un flor de susto."
"Claro: vio que ese no era para nada el lavatorio."
"Sí: vio que eran las vías del ferrocarril que desaparecían."
"Lo vio: me pregunto sí… pero no, fue un gran hombre."
"Lo fue: tuvo el Toyota más caro que uno podría comprarse."
"Lo tuvo: bueno, sólo era hermoso."
"Cierto: solía tener un Audi."
"Claro: de hecho solía tener dos Audi."
"Sí: y después tuvo un Avenger."
"Sí: y después tuvo un Volvo."
"Cierto: al principio tuvo un montón de Volswagen."
"Claro: era un aficionado a los Volswagen."
"Lo era: ¿alguna vez no tuvo un Escort?
"No, no tuvo: tenía un hijo, un doctor."
"Sí, tenía: y también tuvo un Morris Minor.
"Sí: tenía una hermana, una peluquera en Kilmallock."
"Claro: tenía otra hermana, una peluquera en Ballybunion."
"Es verdad: lo pusieron en un cajón que pusieron en el carretón de su padre."
"Sí, lo pusieron: su señora se sentó arriba del cajón para dirigir al burro."
"Sí, hizo eso: Ah, pero fue un gran hombre."
"Lo fue: un gran hombre."
"Buenas noches, Padre."
"Buenas noches, Mary."

Paul Durcan (Dublín, 1944), Jesus, Break His Fall, Raven Arts, Dublin, 1980
Traducción de Jorge Fondebrider

Otra Iglesia Es Imposible - British Council - The Irish Times - PoemHunter - Blue Ridge Journal - NewsFour

Foto: David Conachy/The Independent

Tullynoe: Tete-a-Tete in the Parish Priest's Parlour

'Ah, he was a grand man.'/ "He was: he fell out ot the train going to Sligo.'/ 'He did: he thought he was going to the lavatory.'/ 'He did: in fact he stepped out the rear door of the rain.'/ 'He did: God, he must have got an awful fright.'/ 'He did: he saw that it wasn't the lavatory at all.'/ 'He did: he saw that it was the railway tracks going away from him./ 'He did: I wonder if… but he was a grand man.'/ 'He was: he had the most expensive Toyota you can buy.'/ 'He had: well, it was only beautiful.'/ 'It was: he used to have an Audi.'/ 'He had: as a matter of fact he used to have two Audis.'/ 'He had: and then he had a Volvo.'/ 'He had: in the beginning he had a lot of Volkses.'/ 'He had: he was a great man for the Volkses.'/ 'He was: did he once have an Escort?'/ 'He had not; he had a son a doctor.'/ 'He had: and he had a Morris Minor too.'/ 'He had: he had a sister a hairdresser in Kilmallock.'/ 'He had: he was put in a coffin which was put in his father's cart.'/ 'He was: his lady wife sat on top of the coffin driving the donkey.'/ 'She did: Ah, but he was a grand man.'/ 'He was: he was a grand man…'/ 'Good night, Father.'/ Good night, Mary.'

martes, julio 07, 2020

Fabián Herrero / Mundo solo




                 














             En un mundo solo
                        con una luna azul
                   atravieso solo habitaciones
                        vacías.

                   Un hombre solo paseándose
                        por la casa sola
                   con un puñado de fe
                        es decir, cerezas
                   montañas es decir palabras
                        sin tiempo.

                   El silencio

                             el silencio
                   de la luna detrás
                        de la ventana, adentro

                   con un sueño
                        despierto en la música de pequeñas

                   cosas susurrando alrededor del hombre
                        solo en la casa sola en el mundo
                   solo y dormido.

                   En el aliento de un mundo solo
                        y dormido, como si enteramente fuera

                   suave y liviano y celeste,

                        adentro de la casa
                   un hombre mira un tiempo
                        sin tiempo,
                   el vasto alarido azul
                        de la luna arriba
                   de la casa
                        sola.

Fabián Herrero (Santa Fe, Argentina, 1965)

"Sueños del tamaño de un niño" (2000),
Quién no le tiró una piedrita al mundo,
Poemas 1988-2018,
Alción Editora,
Córdoba, Argentina, 2020








Meta Poesía/Facebook - Hablar de Poesía - Palabra ArgentinaLa Vanguardia (Argentina)

Foto: La Vanguardia

lunes, julio 06, 2020

Andrés Paniagua / De "(Una banda de rock llamada) Rattus"
















Ofrecer un acontecimiento
es algo que solo hacen las cámaras.

Funciona de la misma manera que una analogía.

Una muerte se desvanece por los bordes
como los haces de luz que van y vienen de una tarde
                                                                             /de sábado
a los objetos impresos sobre papel

a su propio acontecimiento

donde nada, salvo la emulsión de plata, sonríe
en algún punto del 2008.

Andrés Paniagua (Ciudad de México, 1992)


(Una banda de punk llamada) Rattus
Barnacle, 
Buenos Aires, 2020










domingo, julio 05, 2020

Georges Orwell / El pagano
















De modo que aquí estás, y aquí estoy,
donde debemos dar gracias a nuestros dioses por estar;
sobre la tierra, debajo del cielo,
almas desnudas vivas y libres.
El viento del otoño pasa susurrando
y agita la hojarasca a nuestros pies;
desde el oeste sopla con un murmullo,
se detiene para acariciar y sigue su camino,
llevándose sus dulces perfumes a tierra.
Mira con qué orgullo el sol poniente
muere como un rey rodeado de oro y púrpura,
y cual túnica tejida con arcos iris
tiñe la tierra con sombras sagradas.
Esa luz mística está en tus ojos
y siempre brillará en tu corazón.

Georges Orwell (Motihari, India, 1903-Londres, 1950), George Orwell: The Complete Poetry, Dione Venables, ed., Finlay Publisher, Chichester, Reino Unido, 2015
Versión de Jonio González.

Lecturalia - All Poetry - My Poetic Side - Poetry Foundation - The Guardian - BBC - Democresía - El Imparcial - El Rompehielos

Foto: Georges Orwell en una trasmisión de la BBC durante la Segunda Guerra Mundial, 1941 Ulstein Bild/Poetry Foundation/Getty Images/El País

THE PAGAN

So here are you, and here am I,
Where we may thank our gods to be;
Above the earth, beneath the sky,
Naked souls alive and free.
The autumn wind goes rustling by
And stirs the stubble at our feet;
Out of the west it whispering blows,
Stops to caress and onward goes,
Bringing its earthy odours sweet.
See with what pride the setting sun
Kinglike in gold and purple dies,
And like a robe of rainbow spun
Tinges the earth with shades divine.
That mystic light is in your eyes
And ever in your heart will shine.

viernes, julio 03, 2020

Roberto Guareschi / Nonna Sabina

















Buscaba tu infancia
en un caserío de Parma
como me habías pedido.
Salí de la autopista por un camino
de antiguos tambos como el de tus padres
abajo el establo con las vacas
arriba la familia amontonada contra el frío,
cristianos desconfiados de Dios
pero capaces de viajar horas enteras
devotos en bicicleta
cada vez que una ópera de Verdi
llegaba a la ciudad.

Una carta tuya
me había precedido.
Tu hermana Ubaldina
trabajó todo el día
anterior a mi llegada
hizo brillar la casa para mí
y se fue agotada a la cama.
Me había visto crecer
en las fotos que vos mandabas
y ella ponía bajo el vidrio de la cómoda.
Yo estaba condensado allí
poseído por ella
atribuído a sus linajes
esa era una vida mía paralela,
testimonio de la tuya.

Pasé casas con jardines chiquitos
a la calle y frentes oscuros
verdeados de humedad.
Encontré la de Ubaldina.
Había mucha gente en la puerta
era invierno pero estaba todo abierto
entonces una certeza me encogió
y me apuré entre abrigos oscuros
olor a cigarrillo y perfumes dulces
hasta el dormitorio.
Ahí estaba tu hermana
la velaban sobre un cobertor negro
que una vez fue lujoso
parecía una monjita embalsamada
su rosario blanco y su cara plácida
subían en la negrura
qué escena, nonna,
te imaginé diciéndome
con la erre gutural de los parmesanos
No tengas chucho, Rorro
morirse es sencillo.
Pero tu hermano Ricardo
que había vuelto trastornado de la guerra
me dijo en la oreja
La muerte te ha arruinado el viaje.

Parado allí,
nipote d'America
nieto de vos
recibí pésames y lágrimas
cobijado en tu dulce idioma
había entrado en tu historia
como a un río tibio y rápido.
De Remedios de Escalada
sur del Gran Buenos Aires a
Cannetolo di Fontanellato
provincia de Parma
en esa casita con mujeres
de ojos húmedos y labios secos
y hombres de ojos claros
replegados en un dolor
soy para siempre el nipote de Sabina
madre de Andrés
bisabuela de Clara y Franco
de Dante y de Vicente.
Nonna Sabina,
hermana de la muerta
y de otros doce campesinos
abajo y arriba
ida y vuelta
todos llevamos tus marcas
y las que vos recibiste.
Vamos y venimos
estamos
para siempre
y aunque un día
se vacíe el tiempo
nuestras marcas viajarán
en la próxima explosión del universo.

El cajón le quedaba grande a Ubaldina.
Cada vez que perdíamos el paso
los que la llevábamos a la iglesia,
yo sentía en el hombro la inercia y la blandura
de su cuerpo abandonado a la muerte,
su cuerpo íntimo en mi hombro.
Atrás venía todo el pueblo
en procesión al costado de la autopista
y hacía frío.

[inédito]

Roberto Guareschi (Buenos Aires, 1945)

Otra Iglesia Es Imposible - Ediciones del Dock - Los Andes - Infobae - TN

Foto: Roberto Guareschi/Facebook

jueves, julio 02, 2020

Wallace Stevens / El poema definitivo es abstracto
















¿Entre qué se retuerce este día? El orador
se compone a sí mismo en Este Bello Mundo Nuestro
y duda del nacimiento del planeta y vacila sobre su madurez,

e izquierda, y derecha. La pregunta en particular -aquí
la respuesta en particular a la pregunta en particular
no es lo que importa -la pregunta es lo que importa.

Si el día se retuerce, no es con revelaciones.
Uno sigue haciendo preguntas. Esa, entonces, es una
de las categorías. Dicho así, este plácido lugar

cambia. No es tan triste como creímos.
Para ser triste, no debe haber preguntas. Es un intelecto
lleno de curvas y esquives de un lado a otro,

retorcimientos en ángulos y distancias erróneos,
no un intelecto en el que seamos rápidos: presente
en todo lugar al mismo tiempo, polo de niebla

de la comunicación. Sería suficiente
si estuviéramos siempre, solo una vez, en el medio, fijos
en Este Bello Mundo Nuestro y no como ahora,

en vano al límite, suficiente para estar
completos, porque en el medio, aunque solo fuera en sentido,
y en ese enorme sentido, nada más gozo.

Wallace Stevens (Reading, Estados Unidos, 1879-Hartford, Estados Unidos, 1955), The Auroras of Autumn, Alfred A. Knopf, New York, 1950 De Sibilas y Pitias, marzo 10, 2020
Versión © Silvia Camerotto

Otra Iglesia Es Imposible - Wallace Stevens Society - Poetry Foundation - All Poetry - UNAM - A Media Voz - Hablar de Poesía - Buenos Aires PoetryInvisibles - Eterna Cadencia - La Poesía Alcanza - Revista de Libros - Clarín

Foto: Wallace Stevens por el editor Alfred Knopf, comienzos de los años 50 Universidad de Texas

The Ultimate Poem Is Abstract

This day writhes with what? The lecturer
On This Beautiful World Of Ours composes himself
And hems the planet rose and haws it ripe,
And red, and right. The particular question—here
The particular answer to the particular question
Is not in point—the question is in point.
If the day writhes, it is not with revelations.
One goes on asking questions. That, then, is one
Of the categories. So said, this placed space
Is changed. It is not so blue as we thought. To be blue,
there must be no questions. It is an intellect
Of windings round and dodges to and fro,
Writhings in wrong obliques and distances,
Not an intellect in which we are fleet: present
Everywhere in space at once, cloud-pole
Of communication. It would be enough
If we were ever, just once, at the middle, fixed
In This Beautiful World Of Ours and not as now,
Helplessly at the edge, enough to be
Complete, because at the middle, if only in sense,
And in that enormous sense, merely enjoy.

János Pilinszky / Fragmento de la Edad de Oro



















¡La alegría antigua, repentina,
esa tímida y hermosa anarquía!
El paisaje abierto, suave y confuso
con azoteas barridas por el viento,
y el mar en una piedra sobre el techo,
donde brilla, intenso, el crepúsculo.
Indescriptiblemente bueno es lo que es.
Ver el sol desde cada techo.

Un gran desorden se extiende
sobre las casas y los parapetos.
En la perrera vacía del fin del mundo,
es la Edad de Oro, el repetido verano.
Y la misma alegría palpitante.
¡Latidos, latidos calientes en la nada!
Me alejo de ti, mi corazón te rechaza;
el necio se aprieta y aprieta contra sí mismo.

¿Estamos hechos del fulgor de este mar?
Aunque los cierre, mis ojos arden como fraguas:
lo que brillaba afuera, brilla dentro.
¡Realmente, realmente brilla!

El mundo brilla en todo,
con alegría innominada.
Como un lugar perdido, tan cegador,
tan dulce. Todo es real.

(Budapest, 1921-1981), Litera, 23 de septiembre de 2013
Versión de P. Kovács

Otra Iglesia Es Imposible - Modern Poetry in Translation - Poetry Foundation - Alchetron - Idiomas Olvidados - Letras Libres

Foto: Magyar Kurír

Aranykori töredék

Öröm előzi, hirtelen öröm,
ama szemérmes, szép anarchia!
Nyitott a táj, zavartan is sima,
a szélsikálta torlaszos tetőkre,
a tenger kőre, háztetőre látni:
az alkonyati rengeteg ragyog.
Kimondhatatlan jól van, ami van.
Minden tetőről látni a napot.

Az össze-vissza zűrzavar kitárul,
a házakon s a házak tűzfalán,
a világvégi üres kutyaólban
aranykori és ugyanaz a nyár!
És ugyanaz a lüktető öröm;
dobog, dobog a forró semmiben,
ellök magától, eltaszít szivem
és esztelen szorít, szorít magához!

Mi készül itt e tenger ragyogásból?
Ha lehunyom is, süti a szemem;
mi kívül izzott, belül a pupillán,
itt izzít csak igazán, idebenn!
A világ is csak vele fényesűl,
az örömtől, aminek neve sincsen.
Mint vesztőhelyen, olyan vakitó
és olyan édes. Úgy igazi minden.

miércoles, julio 01, 2020

Pedro Serrano / Dos poemas


















Sunegilda (la Pecadora)

Recorre minuciosa con la nariz y uñas la banqueta,
la narigüela pegada al tráfico o al catarro,
los ojillos sedientos, escurridizos,
el odio lento y macerado.

Ya sólo lleva esa carraspera,
el vientre vano y arisco, el lomo gacho.

Ya sólo asoma la mohosa almohada de encías,
el mal olor de la palabra,
el pan grumoso de la lengua.

Y sin embargo aún duele ahí la conciencia,
el gozne sordo de la voz,
el tartamudo ánimo.

Ella es un ser humano en su limpieza, en su procacidad:
un grito, un desdentado ruido,
una babeante súplica pueril.

Ignorancia, El Equilibrista, México, 1994


*

De tanto en tanto,
dístico levantino,

oigo en el desatino
y el desencanto,

muy poco a poco,
rígido y descompuesto

que se funde este resto
con  lo que evoco.

Cuentas claras, Ediciones sin Nombre, México, 2014

Pedro Serrano (Montreal, Canadá, 1957)

Otra Iglesia Es Imposible - Ediciones sin Nombre - Periódico de Poesía - Círculo de Poesía - Vallejo & Co. - Buenos Aires Poetry - Universidad de Cartabobo - Letras Libres - El Poeta OcasionalLa Vanguardia

Foto: Pedro Serrano, Santiago de Chile, 2017 

martes, junio 30, 2020

W. H. Auden / La Ley como el amor

























La Ley, dicen los jardineros, es el sol,
y la Ley es aquel
a quien los jardineros obedecen
mañana, hoy y ayer.

La Ley es la sabiduría de los ancianos,
abuelos impotentes que riñen sin aliento;
sacan su lengua bífida los nietos:
la Ley son los sentidos de los jóvenes.

La Ley, afirma el clérigo con ojos clericales,
echando su sermón a los seglares,
la Ley son las palabras en el libro sagrado
y la Ley es mi altar y mi espadaña;
la Ley, afirma el juez ajustando sus lentes,
hablando clara y muy severamente,
la Ley es como ya les dije,
la Ley es como saben que supongo,
la Ley es pero déjenme explicarlo,
pues la Ley es La Ley.

Pero escriben doctores legalistas:
la Ley no es lo correcto ni lo erróneo,
la Ley son solo crímenes
castigados en ciertos momentos y lugares,
la Ley son los ropajes que viste el ser humano
aquí y ahora,
la Ley es Buenos días y Hasta luego.

Otros dicen, la Ley es el Destino;
otros dicen, la Ley es el Estado;
otros dicen y dicen
que la Ley ya no existe,
que la Ley se ha esfumado.

Y siempre la ruidosa y airada multitud,
muy airada y muy ruidosa:
la Ley somos Nosotros,
y siempre el necio Yo que insiste débilmente.

Si nosotros, querido, no sabemos
más que ellos de la Ley y lo sabemos,
si tú, al igual que yo,
no sabes bien qué hacer o qué no,
salvo aceptar con todos
alegre o tristemente
que la Ley es y existe
y que todos lo saben,
si absurdo me parece, por lo tanto,
equiparar la Ley a otra palabra,
a diferencia de otros hombres
no sabría decir la Ley es Esto,
igual que no podemos cancelar
el deseo global de adivinar
o escurrirnos de nuestra posición
hacia una condición despreocupada.

Aunque al menos haré
que nuestra vanidad
declare con tibieza
un tibio parecido
del que luego jactarnos:
como el amor, sentencio.

Como el amor no sabemos ni dónde ni por qué,
como el amor no podemos forzarla ni ignorarla,
como el amor lloramos a menudo,
como el amor rara vez la guardamos.

[1939]

W. H. Auden (York Inglaterra, 1907-Viena, 1973), Perros en la Playa, 25 de junio de 2020

Cuarenta poemas.
Traducción y prólogo de Jordi Doce,
Galaxia Gutenberg,
Barcelona, 2020









Otra Iglesia Es Imposible - Auden Society - UNAM - A Media Voz - De Sibilas y Pitias - Buenos Aires PoetryEl País - Hablar de Poesía - Eterna Cadencia - La Nación - Página 12

Foto: W. H. Auden, Estocolmo, c.1969 Central Press/Getty Images


Law Like Love

Law, say the gardeners, is the sun,
Law is the one
All gardeners obey
Tomorrow, yesterday, today.

Law is the wisdom of the old,
The impotent grandfathers feebly scold;
The grandchildren put out a treble tongue,
Law is the senses of the young.

Law, says the priest with a priestly look,
Expounding to an unpriestly people,
Law is the words in my priestly book
Law is my pulpit and my steeple.
Law, says the judge as he looks down his nose,
Speaking clearly and most severly,
Law is as I've told you before,
Law is but let me explain it once more,
Law is The Law.

Yet law-abiding scholars write:
Law is neither wrong nor right,
Law is only crimes
Punished by places and by times,
Law is the clothes men wear
Anytime, anwhere.
Law is Good-morning and Good-night.

Others say, Law is our Fate;
Others say, Law is our State;
Others say, others say
Law is no more.
Law has gone away.

And always the loud angry crowd,
Very angry and very loud,
Law is We,
And always the soft idiot softly Me.

If we, dear, know we know no more
Than they about the Law,
If I no more than you
Know what we should and should not do
Except that all agree
Gladly or miserably
That the Law is
And that all know this,
If therefore thinking it absurd
To identify Law with some other word,
Unlike so many men
I cannot saw Law is again
No more than they can we suppress
The universal wish to guess
Or slip out of our own position
Into an unconcerned condition.

Although I can at least confine
Your vanity and mine
To stating timidly
A timid similarity,
We shall boast anyway:
Like Love I say.

Like love we don't know where or why,
Like love we can't compel or fly,
Like love we often weep.
Like love we seldom keep.

-- W. H. Auden

lunes, junio 29, 2020

Diego L. García / De "Las calles nevadas"

















hay una fotografía en el reverso de los actos
que todavía se representan como nuestros.
la escena de una película americana.
siempre de posguerra. es decir. latente
entre las decisiones de sujetos y gobiernos
entidades que regulan los matrimonios
las salidas de sábados regulares para mirar
las estrellas desde el capó de un auto turquesa
las vallas blancas de las casas. madera por
todos lados. y las postales de todos esos mundos
que compramos acá. es como un supermercado
de grandes sueños. una serie de soldados
desertores mirando televisión en las madrugadas
y levantándose a las 6 para construir pirámides
con botellas de coca-cola. esas medallas son
las nuestras. nos quedamos dormidos en los
pantanos de una telenovela sin fin. la
cena está servida! los niños corren escaleras abajo.
una navidad interminable. la nieve en los deseos
aunque haga 40 grados y nuestras baldosas
se resquebrajen. nuestras baldosas mentales
por donde desfilan los impulsos y las apuestas
que hacemos en el último casino de la frontera

*

las calles nevadas son siempre un lugar para volver.
la postal y su reverso en blanco: me dirás la verdad?
un empapelado de 1945. un cóctel en manos
de una espía rusa. la lista de todos los errores
en una carpeta sin título. es mejor que las
palabras se agrupen solas. el automatismo
funciona muy bien en la pintura. qué podría
encarecer nuestro plan? en algún punto tras la muerte
la casa y el fresno en el jardín podrán corroborar
que las mejores legiones renunciaron al sentido
de la vista mucho antes de redactar sus promesas

*

la oficina del predicador. saco bordó. sillones de cuero.
un perro de bronce. todas las facturas pagas.
un gordo al día. servilletas de pizzería
y las bendiciones en alza. 

no es el asunto que se haya hecho rico
con su salsa espiritual
sino cómo sostiene una verdad de época:
el orden de unos zapatos lustrados como espejos
en los que se reflejan los mejores soldados del pueblo. 

calles nevadas. poco tránsito. una fila de árboles. 

historias que nadie cuenta mientras lava los platos.
no hay buen gusto ni nada de eso que madruga
sin café ni periódico. 

es la lengua de dios. sí.
y un perfecto silencio inflamable en los carteles. 

incluso puede devolverte la vista
o darte unas entradas para que ya no vuelvas

Diego L. García (Berazategui, Argentina, 1983)

Las calles nevadas,
Barnacle,
Buenos Aires, 2020










domingo, junio 28, 2020

Biancamaria Frabotta / La ausencia


















En un oscuro amanecer de viento
volví a traer los muertos al mundo
soñando con los ojos cerrados
como debe ser.
La ausencia une y desune
acerca y separa de los vivos los resucitados.
De esta ficción sacrosanta
nos reíamos con gusto, admirable irrealidad.
Entenderán. Arriba alguien está esperando
una palabra. Otro milagro no conozco.
Entenderán. No puedo despertarme ahora.
Es un adiós sin mañana.
Unos minutos más
la realidad puede esperar.
Entenderán. Y no me creerán.

[inédito]

Biancamaria Frabotta (Roma, 1946), Poesia, di Luigia Sorrentino. RAI News, 17 de junio de 2020




L’ASSENZA 

In una buia alba di vento
ho rimesso al mondo i morti
sognando a occhi chiusi
come è giusto che sia.
L’assenza unisce e disunisce
avvicina e divide ai vivi i risorti.
Di questa sacrosanta finzione
Ridevamo di gusto, mirabile irreale.
Capirete. Dall’alto qualcuno attende
una parola. Altro miracolo non conosco.
Capirete. Non posso svegliarmi ora.
È un addio senza domani.
Ancora qualche minuto
La realtà può attendere.
Capirete. E non mi crederete.

sábado, junio 27, 2020

Henri Coulette / Correspondencia



La carta permanece sin respuesta, por lo tanto libre de mentiras.
Durante todo el día la luz ha recorrido las abigarradas páginas,
desplazando las sombras, cambiando el matiz de la tinta.
Las verdades, si de verdades se trata, son inmodificables.

Ahora se acerca la noche, de tu huso horario al mío.
La luna es provisional, no totalmente ella misma,
y el búho ulula, y la pareja del búho contesta ululando,
un diálogo organizado, pregunta y respuesta.

La respuesta existe pero la pregunta sigue formulada.
Al este de tu sueño, profundo en el zodíaco,
el día de mañana ya está descrito.
Oh, te escribiré lo que quieres oír.

Henri Coulette (Los Ángeles, Estados Unidos, 1927 - South Pasadena, Estados Unidos, 1988), The Collected Poems of Henri Coulette, Donald Justice y Robert Mazey, eds., University of Arkansas Press, Fayetteville, Arizona, 1990
Versión de Jonio González

Poetry Foundation - Los Angeles Review of BooksAll Poetry - My Poetic Side - The Iowa Review - The New Criterion

Foto: Joachim Reis/Poetry Foundation


CORRESPONDENCE

The letter lies unanswered, thus free of lies.
The light all day has travelled the crowded pages,
Shifting the shadows, changing the hue of ink.
The truths, if truths there are, are stationary.

Now night comes on, from your time zone to mine.
The moon is tentative, not wholly herself,
And the owl bells, and the owl’s mate bells back,
A dialogue of sorts, question and answer,

The answer being but the question asked.
East of your sleep, deep in the zodiac,
Tomorrow is already chronicled.
Oh, I shall write you what you want to hear.

viernes, junio 26, 2020

Raúl Gustavo Aguirre / El que no aprende nunca


















El que no aprende nunca toca el fuego,
el que no aprende nunca da una mano,
el que no aprende nunca vuelve a andar.
El que no aprende nunca se golpea
contra una pared y con la otra
y después con la otra y con la otra
y sigue caminando.

Raúl Gustavo Aguirre (Buenos Aires, 1927-1983), La piedra movediza, Ediciones del Mediodía, Buenos Aires, 1968
Envío de Jonio González

Otra Iglesia Es Imposible - Ediciones del Dock - Altazor -Télam - Nueva Provenza - De Sibilas y Pitias - El Nuevo Cántaro - La Biblioteca de Marcelo Leites - Poetas Argentinos - Poemas del Alma - La Voz - Memoria Académica

Foto: Altazor

jueves, junio 25, 2020

Vanina Colagiovanni / De "Una no elige cuándo caerse"

















Lugares donde dormí

Una cama es solo una cama, me dijo.
También puede ser algo más.
Un tendal de sueños blandos, una colección
de elasticos para distintos puntos
del tallo vertebral, un pozo,
un nido donde empollar algo
que tal vez respire, un pantano,
un hilo filoso
que corta lo viejo de lo nuevo, una estepa
donde el viento diseñe remolinos en mi pelo
y con sus brazos, un lugar de buenos momentos, creo.
Una cama es su cama o la mía, no es nuestra, ya no.
Si cierro los ojos estamos ahí juntos
y rechina.
Si los abro duermo sola y el vacío
me atrae. Como las mandíbulas abiertas de los tiburones
saliendo del mar.


Bordado

Entre manos de mujeres que bordan
mi vestido
acostada, me quedo inmóvil, para ser la tela
cosida, algodón suave con hilo plateado,
Ellas decoran con figuras, son brillantes
y los hilos recorren mi piel.
Soy el centro de esa ronda
me dejo crear
por las manos tibias que dibujan palabras
en mi superficie.

Vanina Colagiovanni (Buenos Aires, 1976)

Una no elige cuándo caerse,
Caleta Olivia,
Buenos Aires, 2020










Otra Iglesia Es Imposible - Gog y Magog - Caleta Olivia - La Infancia del Procedimiento - Eterna Cadencia - Anfibia - Letras y Celuloide - Página 12 - La Nación

Foto: Vanina Colagiovanni por Mario Varela Vanina Colagiovanni/Facebook

miércoles, junio 24, 2020

Paul Durcan / De "El centro del universo"

















I
Cuando empujo el carrito por el supermercado,
soy el centro del universo;
de arriba para abajo por los pasillos de los porotos y de los jugos,
soy el centro del universo;
que apenas estoy vivo no es importante;
que soy un amante abandonado no es importante;
que me muevo en mi trabajo como un pez fuera del agua no es importante;
soy el centro del universo.

Siempre aquí, si me necesitan -
soy el centro del universo.

Paul Durcan (Dublín, 1944), Blue and Blue: un’antologia di poeti anglo-irlandesi-americani, Sometti, Padua, 2000
Traducción al italiano de A. Bertoni
Interno Poesia, 3 de febrero de 2015

Versión al castellano: J. Aulicino

Otra Iglesia Es Imposible - Poetas Siglo XXI - PoemHunter - The Irish Times - The Independent - News Four - The Writing Life/YouTube

Foto: Eamonn McCabe/The Guardian


Il centro dell’universo

                              [I]

Quando spingo il carrello in giro per il supermercato,
sono il centro dell’universo;
su e giù per le corsie dei fagioli e dei succhi,
sono il centro dell’universo;
che vivo solo non è importante;
che sono un amante mollato non è importante;
che nuoto nel mio lavoro come un pesce fuor d’acqua non è importante;
sono il centro dell’universo.

Sono sempre qui, se hai bisogno –
sono il centro dell’universo.


The Center of the Universe

                              I

When I push the cart around the supermarket,
I am the center of the universe;
up and down the aisles of beans and juices,
I am the center of the universe;
I live just is not important;
I’m a lover dumped is not important;
that swimming in my work as a fish out of water is not important;
I am the center of the universe.
I’m always here if you need.

I am the center of the universe.

Life is a Dream. 40 Years Reading Poems. 1967-2007, Harvill Secker, Londres, 2009

martes, junio 23, 2020

Alberto Girri / De "Quien habla no está muerto", 6


Comida con música

El azulino vapor,
ramificándose por la mesa,
contoneos, fragantes elipses,

el entrañable reverberar,
conduciendo las retinas a la fuente,
a hermanarlas con los punzantes alientos,

el chasquido de comensales,
agradeciendo que comer
sea sobrevivir,

el invocar a los cielos, lenguas
alabándolos por haber sido hechas,
para hundirse como azadas, envolver lo revuelto.

El oratorio de Haendel,
servido al unísono con las lentejas,
como aderezo complementario,
                                                plato
de emergencia, tranquilizador
recurso por si inopinadamente
se despiertan más apetitos, hambre
canina a ser hartada entonces
con comida en otra longitud de onda.

Alberto Girri (Buenos Aires, 1919-1991), "Quien habla no está muerto", 1975, Obra poética III, Ediciones Corregidor, Buenos Aires, 1980

Otra Iglesia Es Imposible - DardanelosA Media Voz - El Placard - Analecta Literaria - De Sibilas y Pitias - Javier Barreiro - Diario de Poesía - Universidad Complutense de Madrid - Hablar de Poesía - La Nación - Clarín, 1 - Clarín, 2 - Eterna Cadencia - Palabra Virtual (audio) - Los 7 Locos/YouTube

Foto: Alberto Girri, Buenos Aires, 1988 Luis Barreiro

lunes, junio 22, 2020

Paul Durcan / Yendo a casa en Mayo, invierno de 1949

















Al dejar atrás ajena y extraña la ciudad de Dublín,
Mi padre condujo toda la noche en un viejo Ford Anglia,
Su hijo de cinco años en el asiento de al lado,
El asiento de cuerina roja sintética,
Y una luna amarilla que miraba por el parabrisas.
“Papi, Papi -grité-, deja atrás la luna”,
Pero, por muy rápido que condujera, no podía dejar atrás la luna.
Cada pueblo por el que pasábamos era otro hito
Y sus nombres contraseñas mágicas a la eternidad:
Kilcock, Kinnegad, Strokestown, Elphin,
Tarmonbarry, Tulsk, Ballaghaderreen, Ballavarry;
Ahora estábamos en Mayo y la próxima parada era Turlough,
El pueblo de Turlough en el corazón de Mayo,
Y la casa de la madre de mi padre, toda lámparas de aceite y mujeres,
Y mi cuarto sobre el pub de abajo,
Y por la mañana gritos de ganado y cantos de gallo:
La vida aparentemente es una prenda sin costuras magnificamente rasgada
Por sus chillidos y bramidos. Y por las tardes
Caminaba con mi padre en el pasto alto junto al río
Hablando con él, algo inaudito en la ciudad.

Pero el hogar no era el hogar y la luna no podía ser más rebasada
Que la pesadilla de la ciudad de Dublín a la luz del día:
De vuelta a lo largo del canal nos metimos en la ciudad
Y cada esclusa era el peaje de nuestra mutua condena;
Y rejas, vallados, asfalto y semáforos,
Y cuadras y cuadras de las llamadas “nuevas” viviendas –
Miles de cruces de soledad plantadas
En la estrecha tumba de la vida del padre;
En el amplio, amplio cementerio de la infancia del niño.

Paul Durcan (Dublín, 1944)
Traducción de Jorge Fondebrider

Nota del Ad.: El poema se refiere al condado de Mayo, en la costa oeste de Irlanda

British Council - Outstanding Poems - 746 Books - PoemHunter - The Irish TimesThe Independent - The Guardian - HoCoPoLitSo/YouTube - News Four - Poetas Siglo XXI - Interno Poesia

Foto: Cyril Byrne/The Irish Times


Going Home to Mayo, Winter 1949 

Leaving behind us the alien, foreign city of Dublin
My father drove through the night in an old Ford Anglia,
His five-year-old son in the seat beside him,
The rexine seat of red leatherette,
And a yellow moon peered in through the windscreen.
'Daddy, Daddy,' I cried, 'Pass out the moon,'
But no matter how hard he drove he could not pass out the moon.
Each town we passed through was another milestone
And their names were magic passwords into eternity:
Kilcock, Kinnegad, Strokestown, Elphin,
Tarmonbarry, Tulsk, Ballaghaderreen, Ballavarry;
Now we were in Mayo and the next stop was Turlough,
The village of Turlough in the heartland of Mayo,
And my father's mother's house, all oil-lamps and women,
And my bedroom over the public bar below,
And in the morning cattle-cries and cock-crows:
Life's seemingly seamless garment gorgeously rent
By their screeches and bellowings. And in the evenings
I walked with my father in the high grass down by the river
Talking with him – an unheard-of thing in the city. 

But home was not home and the moon could be no more outflanked
Than the daylight nightmare of Dublin city:
Back down along the canal we chugged into the city
And each lock-gate tolled our mutual doom;
And railings an palings and asphalt and traffic lights,
And blocks after blocks of so-called “new” tenements –
Thousand of crosses of loneliness planted
In the narrowing grave of the life of the father;
In the wide, wide cemetery of the boy’s childhood.

domingo, junio 21, 2020

Li Shangyin / La cítara adornada






Cincuenta cuerdas tiene por azar la cítara adornada,
y cada cuerda el recuerdo trae de los días felices.
Zhuangzi soñó una mañana que era una mariposa;
Wangdi, corazón roto, reencarnó en un ave solitaria.
Luna sobre el mar oscuro: las perlas tienen lágrimas.
Sol en los campos azules: del jade asciende un humo.
Esta pasión pudo fijarse para siempre en la memoria.
Sólo que, en el momento, estaba ya como ausente.

Li Shangyin (Henei, hoy Qinyang, China, 813–Zhengzhou, China, 858), Op. Cit. junio 5 2020
Versión de Miguel Ángel Petrecca

Nota del traductor
Aunque se trata de un poeta particularmente versátil, que se mueve con facilidad entre una gran amplitud de registros, estilos y formas, su nombre hoy en día está asociado sobre todo a un tipo de poesía oscura, rica en alusiones y de tema erótico o amoroso, que se encarna concretamente en la serie de los poemas sin títulos. “Jinse”, aquí traducido como “La cítara adornada”, pero que literalmente sería algo así como “la cítara forrada en brocado”, se inscribe en esta serie de poemas y es, indudablemente, no sólo su poema más famoso sino también uno de los más herméticos (Miguel Ángel Petrecca Op. Cit.)

Otra Iglesia Es Imposible - Miguel Ángel Petrecca - Vallejo & Co. - Poetas Siglo XXI
Encyclopaedia Britannica - 100 Tang Poems - Chinese Poems - The Critical Fame - New Directions

Imagen: Pintura de la dinastía Tang (detalle) HiSoUR

锦瑟

锦瑟无端五十弦,
一弦一柱思华年。
庄生晓梦迷蝴蝶,
望帝春心托杜鹃。
沧海月明珠有泪,
蓝田日暖玉生烟。
此情可待成追忆,
只是当时已惘然。

sábado, junio 20, 2020

Jack Spicer / De "A la manera de Lorca"



















Balada de los siete pasajes

                      Una traducción para Ebbe Borregaard

Rimbaud se deletrea con siete letras del alfabeto
Tu corazón nunca se quebrará por lo que escuchas
Rimbaud era mayor que tú cuando murió
Tu corazón nunca se quebrará por lo que escuchas.
Te digo, cariño, la belleza nunca fue de su edad
Y tu corazón nunca se quebrará por lo que escuchas.
Cierra la boca.
Rimbaud se deletrea con siete pasajes
A E I O U Y
Y esa vocal pétrea que se llama muerte.
Oh,
Maldito Rimbaud,
La belleza se deletrea con todas esas vocales de los siete pasajes.
Cierra tu maldita boca.
Al morir Rimbaud se hizo mayor que tu alfabeto
Y tu corazón nunca se quebrará por lo que escuchas.


Debussy

             Una traducción para la Universidad de Redlands

Mi sombra se mueve silenciosa
Sobre el agua de un arroyo.

Sobre mi sombra están las ranas
Alejadas de las estrellas.

La sombra exige de mi cuerpo
Imágenes estáticas.

Mi sombra roza el agua como un inmenso
Mosquito color violeta.

Cien grillos tratan de extraer oro
De la luz en los juncos.

Aquella luz nacida de mi corazón
Sobre el arroyo, brilla.

Jack Spicer (Los Angeles, Estados Unidos, 1925 - San Francisco, Estados Unidos, 1965), A la manera de Lorca y otros poemas, traducción de Martín Rodríguez-Gaona, Editorial Salto de Página, España Buenos Aires Poetry, mayo 16, 2020

Nota del Ad.: Estos poemas de Spicer fingen ser traducciones de poemas de Federico García Lorca. Martín Rodríguez-Gaona no restituye los originales, sino que devuelve al castellano las versiones al inglés de poemas que debemos considerar imaginarios

Otra Iglesia Es Imposible - Poetry Foundation - Jacket Magazine - All Poetry - El CuadernoPoesía - Eterna Cadencia - Vallejo & Co. - Jámpster - Zaidenwerg - Pájaros Lanzallamas - Poetas Siglo XXI - Sol Negro - Pangea

Fotos
Arriba: Jack Spicer por Robert Berg en la portada de Poet Be Like God, de Lewis Ellingham y Kevin Killian, Wesleyan University Press, 1998 (detalle)
Abajo: Ida Hodes, Jack Spicer, Ruth Witt-Diamant y Robert Duncan, miembros del equipo del Poetry Center de San Francisco State College, 1957, Sol Negro/New York Times