miércoles, agosto 05, 2020

Lucas Peralta / De "Praxis"



















XXIII

Intercambiar nuestras señales a la intemperie.
Rumiar las cenizas hasta dar con los escombros.
Ahí donde las estimables maneras de mutismo
pasmoso labren las siglas en recupero o donde
las palabras intenten la sola explosión de un
lenguaje ajado y harto ya de útiles docilidades.

Silencio y plausible temblor. Palabras obedientes
al tanteo, embrolladas. Unión de la constante oída
ya en los diccionarios y de lo dicho en la plaza
pública. Distribuciones de un texto arto ya de
docilidades como dos que saben quererse.
Recado proemio: aquella voz de la plaza pública.

¿Quiénes serán los encargados de portarla?
¿Por quién hablaremos en lustros de insistencia?
¿Amparados en cuáles andará la concreción como
cobija? César Vallejo encastrado en mi penúltima
voluntad de silencio, en mi sanear aquel efecto
evidente para todo rostro y palabras.


XXVIII

Ahí, en lo chiquito del día, el silencio es literal.
Interpreta y glosa la elocuencia y el eco de los
otros mendigos de mecheros sin ningún tipo de
adjetivo. Entre la simetría y el reposo también se
fueron nuestras palabras ya leídas.
Mundo de gente; como barro y furia.

Mutismo acalorado y obstruido de materia simbólica
y observaciones que presagian los conflictos en este
fragmento de totalidad. Lustre de empíricos y efecto
como pizarra que muestra y dicta. Qué es una figura
entonces si no un túmulo evidente para toda mirada.

Máscara desaguada; imágenes construidas en la pugna
entre los nuevos y los previos e indiscutibles mecanismos
del lenguaje. ¿Lo real? A esta altura no lo sé.

Lucas Peralta (Avellaneda, Buenos Aires, Argentina, 1977)

Praxis
,
Barnacle,
Buenos Aires, 2020








Foto: Barnacle

martes, agosto 04, 2020

W. B. Yeats / Bizancio


















Ceden las inexpurgadas imágenes del día;
La imperial soldadesca borracha está acostada;
La resonancia nocturna cede, trasnochador que canta
Después del gong en la gran iglesia.
Una cúpula estrellada o lunada desdeña
Todo cuanto es el hombre,
Tantas meras complejidades,
Furia y fuego de humanas venas.

Flota ante mí una imagen, hombre o sombra,
Sombra más que hombre, imagen más que sombra:
Por bobina de Hades envuelta en bandeletas
Puede desenvolver un sendero revuelto,
Boca sin humedad, sin aliento
Convocar puede bocas desalentadas.
Saludo lo sobrehumano,
Lo llamo muerte en vida y vida en muerte.

Milagro, ave o joyel dorado,
Más milagro que joyel o ave,
Plantado en estrellada rama de oro
Puede cacarear como gallos de Hades
O, por la luna amargado, gritar escarnio,
En la gloria del metal inmutable,
A común ave o pétalo
Y a la complejidad de fango y sangre.

Por el pavimento imperial van a medianoche
Llamas de un leño que no alimenta, ni un acero prende,
Ni transportan llamas; llamas engendradas en llama,
Adonde acuden almas engendradas en sangre
Que todas las complejidades de la furia dejan,
Muriendo en una danza,
Una agonía de trance,
Una agonía de llamas que a una manga no queman.

Por el fango y la sangre del delfín cabalgando,
Una alma tras la otra. Las fraguas rompen el diluvio,
Las doradas fraguas imperiales.
Los mármoles del suelo de danza
Rompen de la complejidad la furia amarga,
Esas imágenes que todavía
Nuevas imágenes engendran,
Ese mar que delfines rasgan y que un gong atormenta.

William Butler Yeats (Dublín, 1865-Roquebrune-Cap-Martin, Francia, 1939), Poesía inglesa del siglo XIX, estudio preliminar y selección de Jaime Rest, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1979
Versión de Luis Cernuda


Foto: W.B. Yeats a su llegada a Nueva York en 1932 Bettmann/Corbis/The Guardian


Byzantium

The unpurged images of day recede;
The Emperor's drunken soldiery are abed;
Night resonance recedes, night-walkers' song
After great cathedral gong;
A starlit or a moonlit dome disdains
All that man is,
All mere complexities,
The fury and the mire of human veins.

Before me floats an image, man or shade,
Shade more than man, more image than a shade;
For Hades' bobbin bound in mummy-cloth
May unwind the winding path;
A mouth that has no moisture and no breath
Breathless mouths may summon;
I hail the superhuman;
I call it death-in-life and life-in-death.

Miracle, bird or golden handiwork,
More miracle than bird or handiwork,
Planted on the starlit golden bough,
Can like the cocks of Hades crow,
Or, by the moon embittered, scorn aloud
In glory of changeless metal
Common bird or petal
And all complexities of mire or blood.

At midnight on the Emperor's pavement flit
Flames that no faggot feeds, nor steel has lit,
Nor storm disturbs, flames begotten of flame,
Where blood-begotten spirits come
And all complexities of fury leave,
Dying into a dance,
An agony of trance,
An agony of flame that cannot singe a sleeve.

Astraddle on the dolphin's mire and blood,
Spirit after spirit! The smithies break the flood,
The golden smithies of the Emperor!
Marbles of the dancing floor
Break bitter furies of complexity,
Those images that yet
Fresh images beget,
That dolphin-torn, that gong-tormented sea.
 
The Poems of W. B. Yeats: A New Edition, edited by Richard J. Finneran, Copyright 1933 by Macmillan Publishing Company

lunes, agosto 03, 2020

Diego Colomba / De "El lado de la sombra"
















Más alla de cualquier inventario

Los habitantes de la casa se han ido a descansar. Nadie, felizmente, te reclama. Podés seguir recostado en el techo de la galería, entre marañas de cables y ramas. Entrever desde allí la
lejanía del cielo. Una chispa de vida. Pero hay sombras o pájaros como dioses que hacen crujir las chapas. Y se niegan a dejarte solo.


Un hombre retirado

Ese viejo que desarma el tiempo en el espacio, colgando los rollos de alambre en los clavos recién puestos, contando una y otra vez las monedas para volverlas a guardar, con las manos tiznadas, en grandes frascos de vidrio, se pregunta si tiene algún destino lo que hace, si las cosas mismas no se están aprovechando de un hombre de poca voluntad.

Diego Colomba  (San Nicolás, Argentina, 1972)


El lado de la sombra
,
Barnacle,
Buenos Aires, 2020








 

domingo, agosto 02, 2020

Dora Battiston / Clausura
















Ariadna envejecida
encerrada en la sombra del vivero
en círculos difusos de agua quieta 
en el sopor 
murmullo, esperma, polen
de insectos susurrantes
sensitivas
laberintos de múltiples corolas
letanía sin sueño de los pétalos.    
 
                     “De aquel desierto se arrancó este verde.”


Sonríe el inglés apoyándose en la pala
y en los altos postigos la hermana taciturna
señala los molinos con gesto siempre último.

La calle monacal
las acacias iguales
una tras otra
ordenan la tristeza
gris sobre gris
en ese pueblo al norte.
          
“De aquel desierto se arrancó este verde”

Pero la casa de ladrillos
clausura al mismo tiempo la intemperie
del otro lado mira hacia el desierto
donde ella es planta, y es vestal y llave
que no abre, no guarda, no florece.

Dora Battiston (Realicó, La Pampa, Argentina), Relativa sombra, Ediciones en Danza, Buenos Aires, 2018


Foto: La Arena

sábado, agosto 01, 2020

György Somlyó / Dos poemas




















Fábula del loco

En las células acolchadas de los cuerpos de las mujeres
     continuamente estamos
     cañoneados de muro a muro

Cuál camisa de fuerza es la que más
nos constriñe
     - El deseo que crispa
la carne
     -  O la prohibición que petrifica
desde afuera


Fábula de la improbabilidad

Cada uno de nuestros encuentros
Como si
       por error
               fueras a esperar el tren
al que se ha subido
       por error
               el otro
que habría debido llegar en otro tren

Chasco de la probabilidad
Rayo omega desconocido
El siendo en el no-pudiendo-ser
                  Milagro encarnado
ante el cual
       arrodillarte

György Somlyó (Balatonboglár, Hungría, 1920-Budapest, 2006), Contrafábulas y otros poemas, traducción de Francisco Segovia, El Oro de los Tigres V, Universidad de Nuevo León, México, 2015


viernes, julio 31, 2020

Tom Pow / Sueños del Nuevo Mundo


   
                                         
















 '...profunda oscuridad alrededor
 es el precio de la luz.'
                       Hugh MacDiarmid

I

Llegado sano y salvo. Pero ya demasiado tarde.  
Hurgo en insondables baúles de mapas, 
pongo derecho el sangrante crucifijo, dispongo
cuentos para que encajen en los tapices. Un cuarto frío
con una galería en arco que está siendo preparada.
El sol quema a través de la piedra meliflua; el aire inmóvil
nunca despeja el hedor caliente de carne quemada
y mujeres nativas. Sus ojos oscuros nos odian
o mueren. (Hay una novela en mí;
sus páginas me agobian como plomo de ataúd.)
Miró sobre la bahía y el centelleante mar.
Hago girar el globo. Encuentra Eldorado, digo.
¡Sigue! Encuentra el contrapeso para equilibrar 
todo este sufrimiento, aburrimiento y muerte. 

II

Fuera de la profunda oscuridad circundante, un globo
de exactitud borgiana. Resplandece,
a pesar de que partes de su superficie están oscurecidas, sucias
de polillas aplastadas. Lacrimae addicta.
A lo largo de las secas estaciones de la historia 
han buscado por selvas y sabanas 
de África, Asia, América...
Valiéndose de las criaturas más plácidas 
o de las más débiles, molestan el globo ocular
luego se atiborran los depósitos de sal de sus lágrimas.
Nadie se murió de hambre alimentándose de sufrimiento,
tristeza y dolor. Gira el globo. ¡Mira! Han hecho
arcoiris sobre cataratas gigantes. 
Mariposas de un azul brillante bailan allí.

Tom Pow (Edimburgo, 1950)
Traducción de Jorge Fondebrider


Foto: DGWGO


NEW WORLD DREAMS

   '...deep surroundin' darkness
    Is aye the price o' licht.'
                           Hugh MacDiarmid

                         I

Arrived safely. But already too late.
I rummage through bottomless chests of maps,
straighten the bleeding crucifix, make up
tales to fit the tapestries. A cool room
with an arched veranda's been prepared.
Sun burns through honeyed stone; the moveless air
never clears its hot reek of burning flesh
and native women. Their dark eyes hate us
or they die. (There is a novel in me;
its pages weigh me down like coffin lead.)
I stare over harbour and sparkling sea.
I spin the globe. Find Eldorado, I say.
Drive on! Find the counterweight to balance
all this suffering, boredom and death.

                         II

Out of deep surrounding darkness, a globe
of Borgesian exactitude. It glows,
though parts of its surface are dark-edged, furred
with jostling moths. Lacrimae addicta.
Throughout  the dry seasons of history
they have swept through the forests and savannahs
of Africa, Asia, America...
Fastening on the most placid creatures
or the most weak, they worry the eyeball
then gorge on the salt-licks of their tears.
No one's ever starved feeding on suffering,
sadness and pain. Spin the globe. See! Rainbows
arch over the giant cataracts
they have made. Bright blue butterflies dance there.

jueves, julio 30, 2020

Mercedes Alvarez / Una planta, para mí

















Una planta, para mí, es la naturaleza
una lapicera es una oficina
cuatro paredes una casa
un soldado la guerra.
No sé de dónde me viene
este poder de síntesis.
Si un cantero es una playa en el Caribe
¿para qué viajar
cuando el pie pisa
en una arena todas las arenas?
La religión es una cruz
clavada sobre la cama
la luz es este hilo
que atraviesa la habitación como un rayo.
En el balcón, de mañana,
alimento a una paloma. 

Mercedes Alvarez (Tandil, Argentina, 1979), El contenido en el agua, Goles Rosas, Buenos Aires, 2020