viernes, julio 31, 2020

Tom Pow / Sueños del Nuevo Mundo


   
                                         
















 '...profunda oscuridad alrededor
 es el precio de la luz.'
                       Hugh MacDiarmid

I

Llegado sano y salvo. Pero ya demasiado tarde.  
Hurgo en insondables baúles de mapas, 
pongo derecho el sangrante crucifijo, dispongo
cuentos para que encajen en los tapices. Un cuarto frío
con una galería en arco que está siendo preparada.
El sol quema a través de la piedra meliflua; el aire inmóvil
nunca despeja el hedor caliente de carne quemada
y mujeres nativas. Sus ojos oscuros nos odian
o mueren. (Hay una novela en mí;
sus páginas me agobian como plomo de ataúd.)
Miró sobre la bahía y el centelleante mar.
Hago girar el globo. Encuentra Eldorado, digo.
¡Sigue! Encuentra el contrapeso para equilibrar 
todo este sufrimiento, aburrimiento y muerte. 

II

Fuera de la profunda oscuridad circundante, un globo
de exactitud borgiana. Resplandece,
a pesar de que partes de su superficie están oscurecidas, sucias
de polillas aplastadas. Lacrimae addicta.
A lo largo de las secas estaciones de la historia 
han buscado por selvas y sabanas 
de África, Asia, América...
Valiéndose de las criaturas más plácidas 
o de las más débiles, molestan el globo ocular
luego se atiborran los depósitos de sal de sus lágrimas.
Nadie se murió de hambre alimentándose de sufrimiento,
tristeza y dolor. Gira el globo. ¡Mira! Han hecho
arcoiris sobre cataratas gigantes. 
Mariposas de un azul brillante bailan allí.

Tom Pow (Edimburgo, 1950)
Traducción de Jorge Fondebrider


Foto: DGWGO


NEW WORLD DREAMS

   '...deep surroundin' darkness
    Is aye the price o' licht.'
                           Hugh MacDiarmid

                         I

Arrived safely. But already too late.
I rummage through bottomless chests of maps,
straighten the bleeding crucifix, make up
tales to fit the tapestries. A cool room
with an arched veranda's been prepared.
Sun burns through honeyed stone; the moveless air
never clears its hot reek of burning flesh
and native women. Their dark eyes hate us
or they die. (There is a novel in me;
its pages weigh me down like coffin lead.)
I stare over harbour and sparkling sea.
I spin the globe. Find Eldorado, I say.
Drive on! Find the counterweight to balance
all this suffering, boredom and death.

                         II

Out of deep surrounding darkness, a globe
of Borgesian exactitude. It glows,
though parts of its surface are dark-edged, furred
with jostling moths. Lacrimae addicta.
Throughout  the dry seasons of history
they have swept through the forests and savannahs
of Africa, Asia, America...
Fastening on the most placid creatures
or the most weak, they worry the eyeball
then gorge on the salt-licks of their tears.
No one's ever starved feeding on suffering,
sadness and pain. Spin the globe. See! Rainbows
arch over the giant cataracts
they have made. Bright blue butterflies dance there.

jueves, julio 30, 2020

Mercedes Alvarez / Una planta, para mí

















Una planta, para mí, es la naturaleza
una lapicera es una oficina
cuatro paredes una casa
un soldado la guerra.
No sé de dónde me viene
este poder de síntesis.
Si un cantero es una playa en el Caribe
¿para qué viajar
cuando el pie pisa
en una arena todas las arenas?
La religión es una cruz
clavada sobre la cama
la luz es este hilo
que atraviesa la habitación como un rayo.
En el balcón, de mañana,
alimento a una paloma. 

Mercedes Alvarez (Tandil, Argentina, 1979)


El contenido en el agua
Mar del Plata, Argentina, 2020


miércoles, julio 29, 2020

Katherine Mansfield / Llegada

























Parece que me paso la mitad de la vida llegando a hoteles extraños -
Y preguntando si puedo irme a la cama enseguida.
Y le molestaría llenarme la bolsa de agua caliente
gracias, es delicioso.
No, no necesitaré nada más -
la puerta extraña se cierra tras la extraña
y entonces me meto entre las sábanas
esperando que las sombras salgan de los rincones
y tejan una telaraña lenta, lenta,
sobre el empapelado más horrible de todos.

Katherine Mansfield (Wellington, Nueva Zelanda, 1888-Fontainebleau, Francia, 1923), Té de manzanilla & otros poemas, selección, traducción y prólogo de Mirta Rosenberg y Daniel Samoilovich, Bajo la Luna, Buenos Aires, 2012

Otra Iglesia Es Imposible - Cartografías Desplegadas - Eterna Cadencia - El Placard - De Sibilas y Pitias - La Nación - El Cultural

Foto: Katherine Mansfield, 1916-1917 National Portrait Gallery, Londres

Arrival

I seem spend half my life arriving at strange hotels -
An asking if I may go to bed immediately.
And would you mind filling my hot water bottle
Thank you that's delicious.
No, I shan't require anything more -
The strange door shuts upon the stranger
And then I slip down in the sheets
Waiting for the shadows to come out of the corners
An spin a slow, slow web
Over the ugliest wallpaper of all.

martes, julio 28, 2020

Eduardo Mileo / De "Extracción del agua de la niebla"















Aida Carballo (1916-1985)

Mi gata tiene
más años que la historia.
No la contienen los techos:
resbala por ellos
como la noche.
Se mueve en el silencio:
así son las virtudes.
En su salto vibran todos
los placeres elásticos.
Mi gata tiene
la sensibilidad del aire:
se aparta al mínimo
contacto. Su paso
es una danza oxigenada.
Duerme
como un ovillo.
Se mantiene
en el calor del útero.
Si yo fuera mi gata
tendría
de mascota una pintora
enamorada.


Mi Pepa (1972)

Una gata que ocupa todo el espacio. El espacio del cuadro y el espacio afectivo. Echada al calor de un hogar, sobre alguna superficie aislante: alfombra, sillones, almohadón. Una gata de mirada aguda, pupilas verticales al exceso de luz. Trepando al escritorio, a la mesa, encima de uno. Gata cabeceadora, un ídolo de siglos que sigue disfrutando del amor humano. Gata egipcia, alejandrina, depositaria del misterio con que se unge lo oculto. Emisaria de la oche, emisión sutil del silencio. Como mi gata gris de ojos amarillos.

Eduardo Mileo (Buenos Aires, 1953), Extracción del agua de la niebla, En Danza, Buenos Aires, 2018

Otra Iglesia Es Imposible - Ediciones en Danza - Espacio Murena - Biblioteca NacionalBuenos Aires Poetry - Otra Parte - La Nación - Página 12 - Fondo Nacional de las ArtesAcciónPoetas Argentinos - Letralia - La Barraca

Foto: Eduardo Mileo/Facebook

lunes, julio 27, 2020

Carlos Battilana / Tierra adentro


















Pisan las últimas claridades del día. Oyen sonidos, pero no fuertes. Sonidos lejanos que les recuerdan colores y, sin saber cómo, las oscuras profundidades del océano. En ese ajetreo pasan los días de la estación, venerando algo misterioso que no está en el desierto sino, aun sin conocerlo, en medio del mar.

Carlos Battilana (Paso de los Libres, Argentina, 1964), La lengua de la llanura, inédito

Otra Iglesia Es ImposibleCaleta Olivia - Zindo & GafuriEl Litoral - Hablar de Poesía - Op. Cit. - Eterna Cadencia - Colofón - La Nación - La Pecera - 1 Poeta 10 Preguntas

Foto: El Litoral

domingo, julio 26, 2020

Charles Simic / Austeridades




















De un trozo
de media hogaza
de pan negro,
hicieron la cabeza de un niño.

Niño, dijeron,
no tenemos nada para los ojos
nada que nos sobre para las orejas
y la nariz.

Sólo un cuchillo
para hacer un corte
donde debería estar
tu boca.

Puedes sonreír,
puedes comer,
escupirnos las migajas
en la cara.

Charles Simic (Belgrado, Serbia, 1938), Selected Early Poems, George Braziller, Nueva York, 1999
Versión de Jonio González.

Otra Iglesia Es Imposible - Poetry Foundation - Famous Poets and Poems - Paris Review - Poetry Archive - Tierra Adentro - El Nacional, CaracasCírculo de Poesía - Universidad de Chile - Télam

Foto: Claudia Sandoval/Tierra Adentro

AUSTERITIES

From the heel
Of a half loaf
Of black bread,
They made a child’s head.

Child, they said,
We’ve nothing for eyes,
Nothing to spare for ears
And nose.

Just a knife
To make a slit
Where your mouth
Ought to be.

You can grin,
You can eat,
Spit the crumbs
Into our face.

sábado, julio 25, 2020

Evgeni Evtushenko / Dos ciudades

























Soy un tren
que hace años corre
entre la ciudad Sí
y la ciudad No.
Mis nervios están tendidos
como cables
entre la ciudad No
y la ciudad Sí.

Todo está muerto y asustado en la ciudad No,
igual a un despacho empapelado de tristeza.
Por las mañanas enceran con bilis su parquet,
los sofás están hechos de falsedad y las paredes de desgracias.
Los retratos miran con sospecha,
cada objeto parece enojado.
Acá jamás se te dará un buen consejo,
ni un ramo de flores, ni un simple saludo.
Las máquinas de escribir teclean en respuesta:
"No-no-no...
no-no-no...
no-no-no..."
Y cuando se apagan las luces,
se inicia la lúgubre danza de los fantasmas.
Jamás, ni aunque te mueras, se te dará el boleto
para escapar de la negra ciudad No...

En cambio, la vida en la ciudad Sí
es un canto de mirlo.
No tiene paredes, es como un nido.
Las estrellas quieren caer en las manos de cualquiera
y otros labios, si avergonzarse, solicitan tus labios
mientras murmuran: "no te preocupes..."
La incitante reseda pide ser arrancada,
mugiendo los rebaños ofrecen su leche,
nadie mira con recelo,
adonde quieras ir, te llevarán de inmediato,
trenes, aviones, barcos,
y, con rumor de años, corre el agua susurrando:
"Sí-sí-sí...
sí-sí-sí...
sí-sí-sí..."
Sólo que a veces es aburrido
que todo se me dé sin esfuerzo
en esta ciudad Sí multicolor y radiante.

¡Es mejor ir y venir
hasta el fin de mis días
entre la ciudad Sí
y la ciudad No!
¡Mejor tener los nervios tensos,
como cables,
entre la ciudad No
y la ciudad Sí!

Evgeni Evtushenko (Zima, Rusia, 1932-Tulsa, Estados Unidos, 2017), Animales en Bruto, 31 de octubre de 2014
Versión de Natalia Litvinova

Otra Iglesia Es Imposible - La Poeteca -  El Cultural -  Carol Channing Net - El Nacional, Caracas - La Jiribilla - A Media VozFausto Marcelo Ávila - Festival de Poesía de Medellín - Vallejo & Co.

Foto: LDPR-Mytishchi

viernes, julio 24, 2020

Halvard Johnson / Secretos


















destruido, dijo ella su
corazón había sido destruido;
la palabra salió de su boca
como de una vieja novela de páginas amarillas.

lilas,
un vestigio de madreselvas.

maleza, creciendo en las habitaciones de una vieja casa,
arrasada.

quemada,
destruida.

habitaciones, imaginadas, abiertas a todos los climas.
secretos marchitándose en el aire ajeno.

Halvard Johnson (Newburgh, Nueva York, Estados Unidos, 1936-San Miguel de Allende, México, 2017), Transparencies and Projections, New River Press, Moorhead, Minnesota, 1969
Versión de Jonio González



Secrets

destroyed, she said her
heart had been destroyed;
the word came from her mouth
as from an old, yellow-paged novel.

lilacs,
a trace of honeysuckle.

weeds, growing in the rooms of an old house,
razed to the ground.

burned,
destroyed.

rooms, imagined, open to all weather.
secrets withering in the foreign air.

jueves, julio 23, 2020

Ahmed Burić / Las puertas del paraíso
















¿Cómo debe ser el poema?
Debe tener devoción derviche
testamento poético
la armonía en si bemol de Chaikovski
una estructura que impregne el cerebro y el cuerpo
y que los una, armando un contrapunto singular
la conciencia de falta de calcio cuando te cruje el cuello
y te recuerda
una cierta
sabiduría de generaciones pasadas
como cuando tu padre
te dijo en vísperas de la guerra:
“Todo va a fracasar, ya no hay verdaderos maestros.”
Debe tener
la eficacia del plan Marshall
el poder de la guerra de guerrillas contra
la dominación sobre las minorías
la exaltación que eleve los corazones de millones
y el azul del horizonte que se
ve desde la casa en la costa,
debe aceptar que sos débil,
más débil que cada uno de tus versos, y
debe tenerte a vos, la última estación
antes de admitir
que un poema que surge de
la experiencia
de la soledad, de amores no vividos
y ciudades sitiadas
abre las puertas del Paraíso.
O del infierno, da lo mismo.

Ahmed Burić (Sarajevo, 1967), Once poemas y Carta al amigo asesinado, Op. Cit., junio 5, 2020
Versiones de Florencia Ferre

Days of Poetry and WineUrban Magazine - Dnevnik - Reading Balkans/Facebook - Laguna/YouTube

Foto: Antena M

miércoles, julio 22, 2020

John Donne / Trueque amoroso

























Amor, excluido tú, cualquier demonio
algo daría a cambio de un alma al fin ganada.
Tus compinches obsequian cada día en la corte
a quienes ya son suyas, con el arte del verso,
del juego o de la caza.
Sólo yo, que di más, no tengo nada;
y por mostrarme humilde, ay, resulto humillado.

No estoy solicitando ahora una dispensa
para fingir suspiros, juramentos o lágrimas;
tampoco que le impongas
un non obstante a la ley de natura:
esos son privilegios tuyos, y de los tuyos;
nadie debe abjurarlo si no es tu preferido.

Dame tu languidez, hazme dos veces ciego
(de la mente y de los ojos) tal como tú y los tuyos.
Amor, nunca permitas que me dé cuenta que esto
es amor, ni que como un niño se conduce;
ni que conocen otros que ella sabe mis penas:
no vaya a ser que broten
de una tierna vergüenza nuevas penas.

Si nada das, eres justo no obstante,
pues no me fiaría de tus primeros impulsos;
las leyes de la guerra no conceden
condiciones a aldea que se mantuvo firme
antes que la metralla la doblara.
En la guerra de amor mi caso no es distinto:
capitular gracia no puedo luego
que hice que descubriera Amor su rostro.

Ese rostro que allá donde fuera podría
imponer su derecho y transformar el culto;
ese que a la tierra que fuera echaría
del claustro a los profesos
y sacaría del hoyo a los difuntos;
que puede derretir de una vez los dos polos,
y poblar de ciudades el yermo, y que en la tierra
abre más minas que canteras habidas.

De ahí que Amor conmigo se encarnice,
pero no me da muerte. Si servir he de ejemplo
a futuros rebeldes, si he de instruir en retazos
a los que aún no nacen,
mátame, Amor, y disécame luego;
puesto que esta tortura contraviene
tus propios intereses.
Si el cadáver pasó ya por la rueda,
para el anatomista se trata de un despojo.

John Donne (Londres, c.1572-1631), Poesía erótica, versión de José Luis Rivas, Colección El Oro de los Tigres III, Universidad Autónoma de Nueva León, México, 2011

Otra Iglesia Es Imposible - All Poetry - Poetry Foundation - British Library - Babelia - Letras en Línea - A Media Voz - De Sibilas y PitiasEterna Cadencia - Aire Nuestro

Imagen: John Donne, 1591, grabado de William Marshall publicado en 1649 National Portrait Gallery, Londres

Love’s Exchange

Love, any devil else but you,
Would for a given soul give something too.
At Court your fellows every day,
Give th’art of rhyming, huntsmanship, and play,
For them who were their own before;
Only I have nothing which gave more,
But am, alas, by being lowly, lower.

I ask not dispensation now
To falsify a tear, or sigh, or vow,
I do not sue from thee to draw
A non obstante on nature’s law,
These are prerogatives, they inhere
In thee and thine; none should forswear
Except that he Love’s minion were.

Give me thy weakness, make me blind,
Both ways, as thou and thine, in eyes and mind;
Love, let me never know that this
Is love, or, that love childish is.
Let me not know that others know
That she knows my pain, lest that so
A tender shame make me mine own new woe.

If thou give nothing, yet thou’art just,
Because I would not thy first motions trust;
Small towns which stand stiff, till great shot
Enforce them, by war’s law condition not.
Such in love’s warfare is my case,
I may not article for grace,
Having put Love at last to show this face.

This face, by which he could command
And change the idolatry of any land,
This face, which wheresoe’er it comes,
Can call vowed men from cloisters, dead from tombs,
And melt both poles at once, and store
Deserts with cities, and make more
Mines in the earth, than quarries were before.

For this Love is enraged with me,
Yet kills not. If I must example be
To future rebels; if th’ unborn
Must learn, by my being cut up, and torn:
Kill, and dissect me, Love; for this
Torture against thine own end is,
Racked carcases make ill anatomies.

martes, julio 21, 2020

Semyon Khanin / Estás recostado en el sofá...





















estás recostado en el sofá sin moverte
en un estado de imponderabilidad completa
en tu escafandra de piel sensible
y por dentro todo se empaña por tu respiración
cerrás los ojos y escuchás como cantan
detrás del río, detrás del barranco, detrás del bosque
los resortes oxidados del sofá
y esperás solo una cosa: que, con la inhalación
corta y profunda, entre en los pulmones
la fuerza casi olvidada del peso

Semyon Khanin (Riga, Letonia, 1970), Animales en Bruto, 13 de julio de 2018
Versión de Natalia Litvinova



когда в скафандре из очень чувствительной кожи
в состоянии полной невесомости
неподвижно лежишь на диване
и внутри всё запотевает от твоего дыхания
закрываешь глаза и слышишь как поют
за рекой, за оврагом, за лесом
будто поржавевшие диванные пружины
и ждёшь только одного: чтобы вместе
с короткой глубокой затяжкой в лёгкие
вошла почти забытая сила тяжести

lunes, julio 20, 2020

Alberto Muñoz / De "La peste"

















I

Vuelvo del hospital. No sé a quién he visto.
Llueve y es hora de terminar con el aire. Los enfermeros son silvestres
y llevan en sus bandejas bujías para la noche y cánulas.
Sólo el amor puede salvarte, madre mía.
Pero yo debo quitar de mis oídos esa majestad de leche que regalan a los gatos en los pasillos del hospital.
Alguien grita desde una ventana que hay un buque que los lleva.


III

Ya no es necesario escuchar las aventuras del infectólogo Chan. Alguien debería callarlo, como los viejos editores silenciaron en su momento a Verne. En cualquier momento veremos emerger del fondo del Río de la Plata un pulpo de goma y el Dr. Chan explicará ante las cámaras que ha mutado el virus.


XII

Somos promiscuos. Nos gustan los boleros. Cómo hacer para que no duela, cómo hacer para que duela. Tenemos juguetes rabiosos. Lencería. Cremas. Lociones.
Compramos una muñeca finlandesa que dice: “Al corro del higo chumbo, al higo chumbo, higo chumbo, a las cinco de la mañana”. Y cuando la gozamos por atrás canta: “Porque Tuyo es el reino”.
No podemos pedir más; pero estamos tristes. La peste nos ha entristecido. Somos dos putos tristes; nosotros, que nos queremos tanto…


XVI

Los grandes amantes regresan de las zarzas, dominan el estío; huyen de la fotosfera en el áspero rostro de las playas y los insectos antiguos. Así son las películas ahora, no dejamos de ver ninguna de amor y de venganza. Lloramos en el sofá, no parecemos más nosotros.

Alberto Muñoz (Buenos Aires, 1951)

Eduardo Mileo, Alberto Muñoz, Javier Cófreces, 
La peste
Ediciones en Danza,
Buenos Aires, 2020









domingo, julio 19, 2020

George Gömöri/ Té con alemanes en 1931
















— Hoy fui el invitado de Thomas Mann.
Tomamos el té juntos. Él no ha cambiado en nada,
todavía es afable, vigoroso, y no tan estricto
como mis compañeros escritores, Móricz y Babits.
Tomamos el té con la familia. Su hijo,
Klaus — comenta entre risas —
sólo viene a casa para pedir dinero. Elogiaron
mi alemán, aunque sabes
cuán tarde comencé a aprender la lengua.
De aquí fui a Inglaterra y de allí de vuelta a Doorn,
donde visité a Guillermo, el viejo káiser.
También fui bienvenido, y me ofrecieron una taza de té.
Cuando el emperador me preguntó qué hacía,
en voz baja respondí: "Soy poeta."
Esto hizo que se volviera hacia su edecán:
"¿Lo oyes? ¡Un poeta!", y rio con efusividad.
Supongo que era la primera vez que veía
a un poeta vivo; y lo cierto es que era la primera vez
que yo veía a un káiser sin su sombrero de hierro.

George Gömöri (Budapest, 1934), Polishing October. New and Selected Poems,  Shoestring Press, Beeston, Nottingham, 2013
Traducción del húngaro al inglés: George Gömöri y Clive Wilmer
Versión del inglés al castellano © Jonio González

Poetry Foundation - Irodalmi Jelen - Hungarian Review - Perros en la Playa - The Guardian

Foto: Litera


TEA WITH GERMANS IN 1931

— Today I was Thomas Mann's guest.
We had tea together. He has not changed at all,
he is still amiable, healthy, and not so rigid
as my fellow-writers, Móricz y Babits.
We drank tea with the family. His son,
Klaus — he observes laughing —
only comes home  to ask for money. My German
was praised by them, though you know
how late in life I started to learn the language.
From here I went to England and from there back to Doorn,
where I paid a visit to Wilhelm, the old Kaiser.
Here, too, I was welcome, well, and offered a cup of tea.
When the Emperor asked me what I did,
I quietly replied: "I am a poet".
This made him turn to his aide-de-camp:
"Do you hear? A poet!" and he laughed heartily.
I suppose it was the first time he'd ever seen
a live poet; but true, it was the first time I had seen
a Kaiser, exiled, without his iron hat.


NÉMETEKKEL TEÁZVA 1931-BEN

— Ma Thomas Mann vendége voltam.
Megteáztunk. Ő mit se változott,
most is jókedvű, egészséges, és
kevésbé merev, mint Móricz, vagy Babits.
Családi körben ittunk teát. Fia,
Klaus — nevetve mondja — csakis
pénzért jár haza. Német tudásomat
mind dicsérték, pedig hát tudod,
milyen későn kezdtem tanulni németül.
Innen Angliába mentem, majd vissza Doornba,
ahol meglátogattam Vilmost, az öreg Kaisert.
Itt is szivesen láttak, igen: teára.
Amikor a császár foglalkozásomat
kérdezte, azt mondtam neki: "költő",
mire szárnysegédjéhez fordult:
"hallod? költő!" és nagyot nevetett.
Gondolom, most látott először élő
költőt; igaz, hogy én is most először
száműzött császárt, vaskalaptalant.

sábado, julio 18, 2020

Takis Sinópoulos / Filippos


















Aquí pienso no volverá Filippos *
A este valle inmóvil.
Mucho le prometimos de botines y sirenas.
Pero él estaba virado a otras visiones.
Una patria interminable soñaba. ¿dónde está vuestro rostro
Vuestro verdadero rostro? Me gritó.
Se fue llorando subió a los luminosos cerros.
Luego los barcos taponaron el mar.
Ennegreció la tierra la cogió un mal invierno.
Ennegreció el seso un largo río la sangre.
No volverá Filippos. Esta noche sopla fuerte.
Medianoche en Lárissa1
   el café desierto.
La cara del garzón moquillento y la noche arrasada
fuegos por doquier y disparos
una ciudad fantástica e inerte
árboles caídos en las construcciones.
Cuál es la razón del guerrero
la lucha que te lleva a otra lucha?
No volverá Filippos. Inclaudicable porfiaba siempre.
Los sombríos días le agobiaban las caras derruidas.
Su sangre escuchando ascendió los luminosos montes.
Y me quedé
    solo caminando y silbando

* Capital de la provincia de Tesalia (Nota del traductor)

Takis Sinópoulos (Agulinitsa, Grecia, 1917-1981), "Linde B", 1957, Señales de ruta. Antología, selección, introducción y traducción de Pedro Ignacio Vicuña, Ediciones Balandro, Santiago de Chile, 2020 (en prensa)

Otra Iglesia es ImposibleTimes News - Letras de Grecia - Buenos Aires PoetryLa Jornada - Grèce Hebdo

Foto: Letras de Grecia

viernes, julio 17, 2020

Biancamaria Frabotta / De "Los pasos sin importancia"


















(...)

Desde aquella isla herbosa
solo tú me telefoneas
hombre de pocas palabras.
En la bruma de la voz
repite un nombre la oscuridad
encerrada en un puño.
Y rueda dentro de mí como un trueno
tu descarnada despedida
desde aquellas remotas estribaciones
del Imperio donde voluntariamente
vives exiliado de la vista de los amigos.
Ahora no te queda más que sangre en el rostro.
Dices, Bianca. Y yo, Marco. ¿Dónde estamos?
Entre personas y lugares no muy comunes
a medio camino una apagada lengua susurra.
¡Oh patria que dejas marcharse a tus poetas!


(...)

No la reconozco más
a la vieja librería.
Se ha alzado
como un puente levadizo
y dos veces Mauricio
fue delante y dos veces
perdí la hora de oro
pajizo. Y me enrosco
no sé cómo, como venga
sobre mí misma, y nada es mi casa,
querida casa que me sobrevivirá
como al hielo que se hace violeta
en esta filigrana puntiaguda de ramitas.

*

Me repito para que no se repita
la desnudez nocturna de la gesta
que una hebra de hilo
sostiene, como a la etiqueta
en el revés del pulóver
ya por la mitad descosida
y luego, naturalmente, despojarse
dejar caer los vestidos
por la calle ennegrecidos.
Sobre el día caído
ya pusieron el visto.
Normalidad que puedo amar solo
violando la norma que la rige
hilo de hierro para las flores de los muertos
frase que pierde el hilo. Y lejos
de las selvas me hago selvática

Biancamaria Frabotta (Roma, 1946), "Los pasos sin importancia", Por manos mortales, Gog y Magog Ediciones, 2020
Versiones de Jorge Aulicino

Otra Iglesia Es Imposible - Gog y Magog - Biancamaria Frabotta/Facebook - Op. Cit.Mondadori - Luigia Sorrentino, RAIBiblioteca Consorziale di Viterbo - Interno Poesia - Eterna Cadencia - De Sibilas y Pitias - Círculo de Poesía - RAI Radio 3 - Centro Cultural Tina Modotti, Caracas

Foto: Biancamaria Frabotta por Serena Campanini (detalle), Poesía Festival, Castelnuovo Rangone, 2018

I passi senza importanza

(...)

Da quell’isola erbosa
solo tu mi telefoni
uomo di poche parole.
Nella bruma di voce
ripete un nome il buio
serrato dentro un pugno.
E rotola dentro me come un tuono
il tuo scarno commiato
da quella remota propaggine
d’ Impero, dove volontariamente
alla vista degli amici vivi esiliato.
Ora non resta altro che il sangue nel viso.
Dici, Bianca. E io, Marco. Dove siamo?
Fra persone e fra luoghi non più comuni
a metà strada una spenta lingua sussurra.
O patria che lasci andare via i tuoi poeti!

(...)

Non la riconosco più
la vecchia libreria.
S’è alzata
come un ponte levatoio
e due volte, Maurizio
m’è davanti e due volte
la perdo l’ora d’oro
paglierino. E m’avviluppo
non so come, a caso
su me stessa, e niente m’è casa
cara casa che mi sopravviverai
come al gelo che si fa viola
questa trina aguzza di ramicelli.


Mi ripeto, perché non si ripeta
lo spoglio serale delle gesta
che una gugliata di filo
trattiene, come l’etichetta
sul retro della maglia
già per metà staccata
e poi, naturalmente, spogliarsi
lasciarle cadere a terra le vesti
di strada scurite.
Sul giorno scaduto
hanno già messo il visto.
Normalità che posso amare solo
violandone la norma che la regge
filo di ferro per i fiori dei morti
frase che perde il filo. E lontano
dalle selve m’inselvatichisco.

jueves, julio 16, 2020

Santiago Sylvester / De "Ciudad"
















                                                                        (el lector)


Buena guía la curiosidad: en una casa
suele llevarme a la biblioteca.
Entiendo que alguien prefiera la cocina, el dormitorio: no es mi
       caso;
me gusta estar rodeado de naufragios, crímenes, acechanzas,
culpas reales e imaginarias.

  Ahora
estoy en las Azores, agradecido de estar donde estoy; de las
       Azores
paso al simulacro de un tiempo que no es éste,
un marinero me saluda, un campesino lleva a su padre en
hombros,
alguien inventa un idioma,
y luego quedo en la mesa de un bar en México
beneficiado con esta suma: lectura y tormenta de verano.

A todo esto ¿qué opinión tendrá este libro de mí? Todo lector
quisiera saber qué piensa un libro de él;
y estos son algunos de sus pensamientos:
   este hombre
está atento, subraya, lo atrae el detalle, me hace decir lo que no
digo,
lee entre líneas, toma café, busca una cita y no la encuentra;
recuerda erróneamente un nombre, destaca una anécdota a costa
del argumento;
se propone un cambio y a veces lo consigue:
      le he tomado afecto,
debiera decirle que no siga, advertirle que esta historia termina
        mal,
que su entusiasmo no está bien orientado;
pero él no hará caso: lo sabe y no le importa,
es adicto hasta el final.

Santiago Sylvester (Salta, Argentina, 1942), Ciudad, publicará Pre-Textos, Valencia, España

Otra Iglesia Es Imposible - Academia Argentina de Letras - Eudeba - Analecta Literaria - Círculo de Poesía - Crear en Salamanca - Buenos Aires Poetry - La Ficción del Olvido - De Sibilas y Pitias

Foto: Gentileza del autor

miércoles, julio 15, 2020

Selva Dipasquale / Tamara Domenech / De "Poética de los oficios"

















Amoladora *

Blandura eterna
contraposición de acero
perforación al infinito de las lesiones del aluminio
que no se pueden reparar.

De eso se trata
de que las personas vuelvan
con su vajilla desalineada
y dormir tranquilo por haber dado
un consejo: Hasta acá se puede, más de acá no.

Aquí hay
taladros
pinzas de precisión
destornilladores
una amoladora para pulir
con un cepillo especial
pastas y paños.

Ahora los chicos ¿hacen o miran?

Restaurar es creer que las cosas tienen alma
un mango nuevo y cómodo puede evocar sin mañas
a una persona que no está.
¿Por qué una madre se acostumbra
a la madera resquebrajada de un cuchillo
a que le falte una pieza y corte igual
a imantar a los comensales a la mesa con una parte ausente?

El corazón de un hijo lo quiere sano.

Devolverle su chispa a las cosas como si las hiciera para mí
me acuerdo de una señora
que tenía que pulir una cacerola para la madre
y quedó muy agradecida por mi trabajo.

Frotar cada mañana lo cotidiano
es una manera de vivir en Villa Santa Rita.

* Entrevista a Julio César Trebino (52). Restaurador de cacerolas y cuchillos.


Tijera *

Un peine perfora la tierra
y crea un túnel que une un país con otro
a través de un cuerpo
la esperanza de Cristina
llegar para estudiar
encontrar trabajo
construir una familia.

¿Cocinar o peinar?

De lo que se trata siempre es de elegir
el oficio menos esclavo.

Ella pasa muchas horas
inclinada sobre cabezas
que acurruca entre sus manos.

Y después sueña que tienen hebillas, pelucas, ruleros
acomodadas aleatoriamente sobre un modular
le cuentan cosas que nunca le contaron a nadie.

Sólo una vez tuvo miedo
manchó a un chica haciendo reflejos con papelitos.
Hasta que su asistente le contó:
Toda cosa tiene su secreto
y bueno, le dijo cuál era y al día de hoy no paró más.
A veces quiere que la gente se deje el pelo suelto
se abrirían caminos desmechados, de colores fuera de muestrario,
    iluminaciones expansivas.

* Entrevista a Cristina Filosi (56). Peluquera.

Selva Dipasquale (Provincia de Buenos Aires, 1968), Tamara Domenech (La Plata, Argentina, 1976), Poética de los oficios, con dibujos de Sonia Neuburger, Acapela Ediciones, Buenos Aires, 2020

Del prólogo
En nuestros barrios priman los comercios donde se venden productos o servicios realizados a partir del desarrollo de oficios, mencionamos entre otros, los que en este trabajo pudimos relevar: relojero, carpintero, dibujante técnico, restaurador de cacerolas y cuchillos, zapatero, peluquera, peinadora, marquero, pintoras artesanas, modista, jardinero, ceramista, cerrajero y tatuador. Es así como sentimos la necesidad de indagar sobre estos saberes, herramientas, formas de moldear la materia, el tiempo. Y dárnoslo, en medio de obligaciones diarias para entrar, preguntar, escuchar y escribir poemas. En este sentido, cada una, después de visitar estos lugares y realizar una entrevista comenzó y concluyó un poema que fue enviado a la otra para que continuara su desarrollo a partir de la imaginación distante, disociada de no haber estado allí. Y así fuimos escribiendo un libro de a dos, o a cuatro manos.

Otra Iglesia Es Imposible -Op. Cit. - Ediciones en Danza - La Infancia del Procedimiento - El Infinito Viajar - La Ficción del OlvidoTamara Domenech - La Comuna Ediciones - Zindo & Gafuri - Bola de Nieve - Op. Cit.

Fotos: Selva Dipasquale y Tamara Domenech. Gentileza de las autoras

martes, julio 14, 2020

Marcelo Ajubita / De "Non serviam en San Cristobaal"


Infancia fantasma 

 Cuando el niño era         
niño mirando a través de la noche,
las rosas silvestres que dormían,
salía al jardín a poner trampas para ángeles.

Cuando el niño era niño
        alimentaban
los hornos con ataúdes y tortas,
         mientras
el tranvía en dirección al polo
apagaba las estrellas del mapa
porque el niño era niño
en el aburrimiento
y tragedias
merendando con los hurones
                      en las casas de té
quemando iglesias ardidas
en un pacto audiodélico

el niño, aún niño
escuchaba el rezo de las garzas
en el bosque lacustre
y las violaciones angélicas
por las chimeneas
             en invierno.


Post-Mostern

Vi,   donde casi nadie
ve

Oí  donde nadie
oye

estuve donde   ninguno

y pensar            tal vez soñando
que en el bosque lacustre
imaginé vaginas-magnolias
mientras
               la nieve me miraba
               con los ojos blancos
                                    de un muerto.

Marcelo Ajubita (Venado Tuerto, Argentina, 1958)

Non serviam en San Cristobaal
Barnacle,
Buenos Aires, 2020









Otra Iglesia Es Imposible - Barnacle - Libros Silvestres - Poetas Argentinos - La Capital - La Nación - Viajero InmóvilMarcelo Ajubita/Facebook

Foto: Marcelo Ajubita/Barnacle

lunes, julio 13, 2020

Marcos Herrera / Madrigal nº 4
















La verdad
no existe.

Son los vidrios de la mitología que abandonaste
cuando decidiste operarte los ojos.

Cada ojo, un tubo de ensayo
en donde un dios
enclenque y mal pago
mezcla líquidos,

colores fantásticos
que atacan sin que los veas,

como lobos a ovejas,

para que al amanecer
me abraces antes de que me despierte

y me digas que nunca más
vas a viajar a las profundidades

[inédito]

Marcos Herrera (Buenos Aires, 1966), Op. Cit., junio 5, 2020


Foto: Infobae

domingo, julio 12, 2020

Friedrich Hölderlin / El joven a sus juiciosos consejeros



















¿Pretendéis que me apacigüe? ¿Que domine
este amor ardiente y gozoso, este impulso
hacia la verdad suprema? ¿Que cante
mi canto del cisne al borde del sepulcro
donde os complacéis en encerrarnos vivos?
¡Perdonadme!, mas no obstante el poderoso impulso que lo arrastra
el oleaje surgente de la vida
hierve impaciente en su angosto lecho
hasta el día en que descansará en su mar natal.

La viña desdeña los frescos valles,
los afortunados jardines de la Hesperia
sólo dan frutos de oro bajo el ardor del relámpago
que penetra como flecha el corazón de la tierra.
¿Por qué moderar el fuego de mi alma
que se abrasa bajo el yugo de esta edad de bronce?
¿Por qué, débiles corazones, querer sacarme
mi elemento de fuego, a mí que sólo puedo vivir en el combate?

La vida no está dedicada a la muerte,
ni al letargo el dios que nos inflama.
El sublime genio que nos llega del Éter
no nació para el yugo.
Baja hacia nosotros, se sumerge, se baña
en el torrente del siglo; y dichosa, la náyade
arrastra por un momento al nadador,
que muy pronto se sumerge, su cabeza ceñida de luces.

¡Renunciad al placer de rebajar lo grande!
¡No habléis de vuestra felicidad!
¡No plantéis el cedro en vuestros potes de arcilla!
¡No toméis al Espíritu por vuestro siervo!
¡No intentéis detener los corceles del sol
y dejad que las estrellas prosigan su trayecto!
¡Y a mí, no me aconsejéis que me someta,
no pretendáis que sirva a los esclavos!

Y si no podéis soportar la hermosura,
hacedle una guerra abierta, eficaz.
Antaño se clavaba en la cruz al inspirado,
hoy lo asesinan con juiciosos e insinuantes consejos.
¡Cuántos habéis logrado someter
al imperio de la necesidad! ¡Cuántas veces
retuvisteis al arriesgado juerguista en la playa
cuando iba a embarcarse lleno de esperanza
para las iluminadas orillas del Oriente!

Es inútil: esta época estéril no me retendrá.
Mi siglo es para mí un azote.
Yo aspiro a los campos verdes de la vida
y al cielo del entusiasmo.
Enterrad, oh muertos, a vuestros muertos,
celebrad la labor del hombre, e insultadme.
Pero en mí madura, tal como mi corazón lo quiere,
la bella, la vida Naturaleza.

[1789-1794]

Friedrich Hölderlin (Lauffen am Neckarm, Alemania, 1770-Tubinga, Alemania, 1843), Federico Gorbea, Hölderlin, Obra poética completa, Libros Río Nuevo, Barcelona, 1977

Otra Iglesia Es ImposibleA Media Voz - Pura Tura - Eterna Cadencia - La Jornada - El Vuelo de la Lechuza - Zenda - El País, Madrid - La Prensa

Ilustración: Friedrich Hölderlin por Franz Karl Hiemer, c. 1792 (detalle), Marbach am Neckar, Schiller-Nationalmuseum und Deutsches Literaturarchi  Wikimedia Commons/Bildindex

Der Jüngling An die klugen Ratgeber

Ich sollte ruhn? Ich soll die Liebe zwingen,
Die feurigfroh nach hoher Schöne strebt?
Ich soll mein Schwanenlied am Grabe singen,
Wo ihr so gern lebendig uns begräbt?
O schonet mein! Allmächtig fortgezogen,
Muß immerhin des Lebens frische Flut
Mit Ungeduld im engen Bette wogen,
Bis sie im heimatlichen Meere ruht. 

Des Weins Gewächs verschmäht die kühlen Tale,
Hesperiens beglückter Garten bringt
Die goldnen Früchte nur im heißen Strahle,
Der, wie ein Pfeil, ins Herz der Erde dringt.
Was sänftiget ihr dann, wenn in den Ketten
Der ehrnen Zeit die Seele mir entbrennt,
Was nimmt ihr mir, den nur die Kämpfe retten,
Ihr Weichlinge! mein glühend Element? 

Das Leben ist zum Tode nicht erkoren,
Zum Schlafe nicht der Gott, der uns entflammt,
Zum Joch ist nicht der Herrliche geboren,
Der Genius, der aus dem Aether stammt;
Er kommt herab; er taucht sich, wie zum Bade,
In des Jahrhunderts Strom und glücklich raubt
Auf eine Zeit den Schwimmer die Najade,
Doch hebt er heitrer bald sein leuchtend Haupt. 

Drum laßt die Lust, das Große zu verderben,
Und geht und sprecht von eurem Glücke nicht!
Pflanzt keinen Zedernbaum in eure Scherben!
Nimmt keinen Geist in eure Söldnerspflicht!
Versucht es nicht, das Sonnenroß zu lähmen!
Laßt immerhin den Sternen ihre Bahn!
Und mir, mir ratet nicht, mich zu bequemen,
Und macht mich nicht den Knechten untertan. 

Und könnt ihr ja das Schöne nicht ertragen,
So führt den Krieg mit offner Kraft und Tat!
Sonst ward der Schwärmer doch ans Kreuz geschlagen,
Jetzt mordet ihn der sanfte kluge Rat;
Wie manchen habt ihr herrlich zubereitet
Fürs Reich der Not! wie oft auf euern Sand
Den hoffnungsfrohen Steuermann verleitet
Auf kühner Fahrt ins warme Morgenland! 

Umsonst! mich hält die dürre Zeit vergebens,
Und mein Jahrhundert ist mir Züchtigung;
Ich sehne mich ins grüne Feld des Lebens
Und in den Himmel der Begeisterung;
Begrabt sie nur, ihr Toten, eure Toten,
Und preist das Menschenwerk und scheltet nur!
Doch reift in mir, so wie mein Herz geboten,
Die schöne, die lebendige Natur.

sábado, julio 11, 2020

Mihangel Morgan / Dos poemas

















La evolución de los espejos
(ecos de Fernando Pessoa)

Con un resfrío intenso
–un estado lamentable para un poeta–
estoy necesitado de verdad y aspirina,
y no me voy a expresar por mí mismo
por miedo a desmoronarse.

Así que deja que me confiese
por decir una mentira,
y que revele el estado de mi alma
mostrándote
un espejo, ropa y una lapicera.

Fingir es autoidentificación,
mi nombre es Legión,
ángeles pisoteando los trozos,
odiarse a uno mismo es escribir literatura,
un veneno inevitable.

Ideas son palabras,
perlas recogidas
en las caletas de las ruinas de sueños,
amapolas negras sobre tumbas,
el sol apareciendo entre las nubes.

A mi alrededor hay un aura de escarcha,
un círculo de hielo nos rodea.
Las palabras de los demás son lo que escuchamos mal.

¿No basta el silencio?


Días claros 
(ecos de los poetas Alberto Caeiro, Ricardo Reis, Alvaro de Campos)

Muchos pueden entender
Que el amor es cansarse de vivir solo;
más que eso, es cobardía,
traicionarse a uno mismo;
nos resulta imperativo mantenerse lejos
del amor.
Los espejos son el laberinto de la personalidad.
Nuestro nombre es Legion porque somos numerosos.

Esperaba que me traicionaran,
pero me sorprendieron cada vez que colmaban mis expectativas.

Ríos infernales del alma.
Escribir es auto-desprecio –
la literatura es la droga
contra la que lucho
y que sin embargo acepto.

Me veo desde afuera,
me veo
como los otros me ven.
La verdad, cara a cara,
O en un espejo.

No vengan a mi funeral en la lluvia.

No vengan a mi funeral.

[Traducción directa del galés de Rhiannon Gwyn]

Mihangel Morgan (Aberdâr, Gales, Reino Unido, 1955), Poesía galesa contemporánea, versiones y prologo de Jorge Fondebrider, Pedro Serrano y Verónica Zondek, con Luciana Cordo Russo y Rhiannon Gwyn, inédito

Otra Iglesia Es ImposibleWales Literature Exchange - Cambrian News - Alchetron - BBCPoetas Siglo XXI

Foto: British Council

Esblygiad Drychau
(adleisiau o Fernando Pessoa)

Dan annwyd trwm – 
Cyflwr truenus i fardd bach –
Mae arnaf angen y gwirionedd ac aspirin
A wna i ddim fy mynegi fy hunan
Rhag ofn i mi fynd ar chwâl.

Felly, gadewch i mi gyffesu
Drwy ddweud celwydd
A chyflwyno cyflwr f’enaid
Drwy ddangos i chi
Ddrych a dillad ac ysgrifbin

Cogio yw hunanadnabyddiaeth,
Lleng yw f’enw i,
Angylion yn sathru’r darnau dan draed,
Hunanatgasedd yw llenydda,
Gwenwyn anorfod.

Syniadau yw geiriau,
Perlysiau wedi’u casglu
O gilfachau adfeilion breuddwydion,
Pabïau duon ar feddau,
Yr haul yn torri trwy’r cymylau.

O’m hamgylch i mae awra barrug,
Cylch o rew ynn ein cwmpasu ef.
Camsyniadau ar ein clyw yw geiriau pobl eraill.

Onid yw’r distawrwydd yn ddigon?


Dyddiadau Clir
(adleisiau o’r beirdd Alberto Caeiro, Ricardo Reis, Alvaro de Campos)

Mae llawer yn f’adnabod.
Serch yw blino ar fyw ar dy ben dy hun;
Mwy na hynny, mae’n llwfrdra,
Mae’n hunan-frad,
Mae’n hollbwysig inni gadw draw
Oddi wrth gariad.
Drychau yw labyrinth y bersonoliaeth.
Lleng yw ein henw am fod lalwer ohonot ti.

Roeddwn i’n disgwyl iddynt fy mradychu
Ond cefais fy synnu bob tro y gwireddwyd y disgwyl.

Afonydd uffernol yr enaid.
Hunanffieidd-dod yw llenydda – 
Llenyddiaeth yw’r cyffur
Yr wyf yn brwydro yn ei erbyn
Ac eto yn ei gymryd.

Fy ngweld fy hunan o’r tu allan,
Fy ngweld fy hunan
Fel y mae eraill yn fy ngweld.
Y gwirionedd, wyneb yn wyneb,
Neu mewn drych.

Peidiwch â dod i’m hangladd yn y glaw.

Peidiwch â dod i’m hangladd.

viernes, julio 10, 2020

Linda Pastan / Una breve historia del pensamiento judaico en el siglo XX


Los rabinos escribieron:
aun cuando está prohibido
tocar a una persona moribunda,
sin embargo, si la casa
se incendia
debe ser sacada
de la casa.

¡Bárbaro!
digo,
¿y a quién podría tocar yo entonces,
no somos todos
moribundos?

Sonríes
con tu vieja sonrisa negociadora
y preguntas:
pero ¿no están todas nuestras casas
ardiendo?

Linda Pastan (Nueva York, Estados Unidos, 1932), Carnival Evening. New and Selected Poems, W. W. Norton, Nueva York, 1982
Versión de Jonio González

Otra Iglesia Es Imposible - Poetry Foundation - De Sibilas y Pitias - El Placard - Emma Gunst - El Poeta Ocasional - Luvina - Poetas Siglo XXI - Poéticas - Huellas en la Ciénaga

Foto: Carina Romano/Poetry Foundation

A SHORT HISTORY OF JUDAIC THOUGHT IN THE TWENTIETH CENTURY

The rabbis wrote:
although it is forbidden
to touch a dying person,
nevertheless, if the house
catches fire
he must be removed
from the house.

Barbaric!
I say,
and whom may I touch then,
aren’t we all
dying?

You smile
your old negotiator’s smile
and ask:
but aren’t all our houses
burning?