domingo, septiembre 23, 2018

Rafael Hernández Marín / Lamento borincano















[Bolero]

Sale
loco de contento con su cargamento
para la ciudad (ay, para la ciudad).
Lleva
en su pensamiento todo un mundo lleno
de felicidad (ay, de felicidad).

Piensa remediar la situación
del hogar que es toda su ilusión, sí.
Alegre,
el jibarito va, pensando así
diciendo así, cantando así por el camino:
"Si yo vendo la carga, mi Dios querido,
un traje a mi viejita voy a comprar."

Alegre,
también su yegua va
al presentir que su cantar
es todo un himno de alegría.
Y en eso le sorprende la luz del día
y llegan al mercado de la ciudad.

Pasa
la mañana entera sin que nadie quiera
su carga comprar (ay, su carga comprar).
Todo,
todo esta desierto, el pueblo está muerto
de necesidad (ay, de necesidad).

Se oyen los lamentos por doquier
de mi desdichada Borinquén. Sí.
Y triste,
el jibarito va, pensando así,
diciendo así, llorando así por el camino:
"¿Qué será de Borinquen, mi Dios querido?
¿Qué será de mis hijos y de mi hogar?"

¡Borinquen!
La tierra del Edén,
la que al cantar el gran Gautier
llamó la Perla de los Mares,
ahora que tú te mueres con tus pesares,
déjame que te cante yo también.

[Nueva York, 1929]

Rafael Hernández Marín (Aguadilla, Puerto Rico, 1891-San Juan de Puerto Rico, 1965)

Nota del Administrador: Hay ligeras variantes en la letra, según las versiones de Marc Anthony, Cuco Sánchez, Javier Solís, Caetano Veloso, Daniel Santos o Alfonso Ortíz Tirado. Los nombres Borinquen y Borinquén, que derivan de la lengua taína, eran ambos aceptados para nombrar a la isla de Puerto Rico, y son usados ambos en esta letra por razones rítmicas. Borinquen es además un barrio del municipio de Aguadilla.

Ref.:
El Nuevo Día
Fundación Nacional para la Cultura Popular
El Comercio
KienyqueFue

1 comentario:

  1. A El Jibarito lo recuerdo en voz de Caetano Veloso, que vuelve la letras más desgarradora.

    ResponderEliminar