jueves, mayo 03, 2018

Carina Sedevich / La fruta que los budas se llevan a la boca















1

Los budas no tuvieron padres que combatir
ni hermanos más amorosos, que los fueron destronando.
Tuvieron tiernos maestros y ramalazos de luz
en los que el dolor ardió por combustión espontánea.

*

Los vecinos de los budas no se burlaban de ellos.
Ni por sus raras palabras ni por sus grandes orejas.
Y la sombra de los árboles buscaba sus cabezas.



2

Los budas no necesitan caminar a la montaña.
Respiran con gran dulzura el aire más cristalino:
el que la lluvia mojó, el sol libró de los ácaros,
y perfumaron agujas de las ramas de los pinos.

*

No necesitan del sol para percibir el sol,
ni la arena de las alas de la oscura mariposa.
No se acercan a los niños para entender
la ternura. No se llenan de pasión
por una sola palabra.


3

Cada día
la fruta que los budas se llevan a la boca
es la más dulce fruta de sus vidas.


4

Flores silvestres
de un amarillo amargo
que entre las lajas de arcilla
esperan el temporal:
los budas no se estremecen
como nosotros.

*

Óleo sedoso
de la taza de la cala,
polen espeso
de la espada de la cala,
tálamo verde
de sombra tan delicada:
recuerden siempre a los budas.
Oren por mí.


Carina Sedevich (Santa Fe, Argentina, 1972)

Los budas y otros poemas,
Editorial Universitaria de Villa María (Eduvim),
Villa María, Córdoba, Argentina, 2018

Ref.:
Vuelo Digital
Vallejo y Co.
Sur y Sur

1 comentario: