sábado, enero 13, 2018

Romina Freschi / Cuerda de María

                             
 
                                 














                                   ¿Adónde, dónde los jazmines, los azahares de la novia-niña? 
                                                             ¿Dónde, dónde la suave corona de espinas? 
                                                        Miguel Ángel Bustos, Fragmentos fantásticos


la alegría me invade como un ángel en la mañana
plumón de ave que evade el vacío y me llena
de certidumbre el vientre, vientre del hambre
dos veces hambre, dos veces sed, bebé del cielo
bebé del amor, bebé de la luz de la mañana
que como un ángel benéfico me anuncia que es cierto
que doy vida, llevo vida, soy vida sin certificado alguno
sin piedra estampada ni viejo de larga barba que me diga
que ahora puedo, que ahora debo, oh crearte mi hijo
crearte como un arte, creerte, hermosa pluma de la fe
y del campo, correr y corrernos, saltar y saltarnos, del mar
al mar, sin presa ni represa, conejo del marfil que luce
todavía en su trompa, desea el elefantito niño colgarse
de su papá, ángel de orejas como alas, patito de la mañana
fría de oro de limón amarillo patito del sol de la madrugada
es cierto, es hijo de dios, hijo natural, hijo del amor y yo, tu madre

entregada y célibe me encontró mi hijo, tanta vida
me entregó a tanta vida y el edén se ilumina
y qué importa el padre si hay hijo y si encima hay padre
padres, que vienen y me acunan para que yo dé a luz
como la alegría, dé a luz la alegría que me ocupa, me sienta
como una esperanza que cambie el mundo, mi bebé
mi naturaleza, yo siga como una enredadera que se prolonga
en el tiempo enamorada, y su justeza, su oportunidad, dé por tierra
el edén que nos recuesta en la hierba y nos hace oir el susurro del río
y los cuerpos que se reparten en el universo como hojas de especias
y estrellas que guían a los magos, reinen los magos siempre
en el enredado sendero luminoso del fruto de mi vientre

de amor a mi amado se hace mi hijo, pieza por pieza
parte por parte del amor, desenfrenado y algo más
lo increíble, lo inverosímil, aquello que trenza a los seres
y los lleva por túneles permeables, pulmones que absorben
la gracia del amor, sus alvéolos batientes como ojos aterciopelados
de insectos en la noche, sus patas que se frotan peludas y hacen
música así este son aparece en mí como un cristal, un diamante
estrella tan buena del carbono que nos une a todos bramanes
branáticos en el asma liberador que libera mi amado
cuando lo beso, cuando compartimos ésta, la idea de nuestro hijo,
salvador de esa belleza, príncipe y principio del amor, corra
el agua del río y caigan los perezosos de sus laureles que nace
mi amor, nace, alado y salado como el mar que me yergue, alegre
como un arcángel vuela el pequeño pàjaro de la mañana
de buena nueva

redes de peces y panes para mi hijo que vino en agua y en andas
lo lleven, le laven los peces, ungido y perfumado, alegre vino
como un orgasmo justo en el momento justo, bocanada de aire
ola del mar, verano rojo del maíz que partirá y repartirá
por su patria, cabecilla de la pureza por puro amor concebida
sin pecado en un jardín, bodas de amor para mí y para él
perfume de las especias para diferenciar las ramas
el álamo, el olivo y el laurel, el romero y el manzano
fruto más sano de la tierra, mi hijo, fiesta de mi cuerpo
que se partirá para librar la batalla que trocara sangre
en vino, piedras en panes, muertos en vivos, al fin vivos
para disfrutar el fruto de todo amor

Romina Freschi (Buenos Aires, 1974)

Todas cuerdas,
Ediciones Hekht,
Buenos Aires, 2017

Ref.:
1 poeta 10 preguntas
El Infinito Viajar
IndieHoy

No hay comentarios.: