jueves, julio 31, 2008

Georg Trakl / Dos poemas



















Canción de la noche

Hálito de lo inmóvil. Un rostro de animal
pasmado ante la santidad del azul.
Poderoso es el silencio en la piedra.

La máscara de un pájaro nocturno. Tres dulces
sones suenan a una. ¡Elai! tu rostro
se inclina mudo sobre el agua azulada.

Oh callados espejos de la verdad.
En la sien de marfil del solitario
aparece el reflejo de ángeles caídos.


Al anochecer mi corazón

Al anochecer se oye el grito de los murciélagos.
Dos caballos negros saltan por el prado.
Susurra el arce rojo.
Ante el caminante aparece la pequeña taberna del camino.
Magnífico gustar el vino nuevo y nueces.
Magnífico: tambalearse borracho en el bosque crepuscular.
A través del ramaje negro suenan campanas lastimeras.
Sobre la cara gotea rocío.

Georg Trakl (Salzburgo, 1887-Cracovia, 1914), Poesías, traducción de Wolfgang von Harder, Narciso Pousa, Rogelio Bazán, Sofía Maffei. Carmina, Buenos Aires, 1970

1 comentario:

  1. «sueño y muerte, las águilas aciagas
    graznan toda la noche sobre esta cabeza», de 'queja'.

    ResponderBorrar