martes, enero 06, 2009

La hacienda en la frescura...



La hacienda en la frescura del rocío
cruza inciertas praderas, silenciosa,
casi invisible entre la luz verdosa
y última de un crepúsculo de estío.

En el vidrio del tren veo al poeta
con un anillo de oro y una pluma;
vuelve de una metrópolis de espuma
hacia el fulgor de su ansiedad secreta.

Vuelve del mar hacia la capital;
y la lánguida luna le ilumina
los campos de una incógnita Argentina
inexpresablemente espiritual.


Rodolfo Wilcock (Buenos Aires, 1919-Viterbo, 1978), Sexto, Emecé, Buenos Aires, 1999

Foto: Wilcock, archivo personal de Adolfo Bioy Casares, en la edición citada. Sin datación

No hay comentarios.:

Publicar un comentario