jueves, abril 30, 2009

Plomizo, carminado




El dios cansado

Plomizo, carminado
y con la barba verde,
el ritmo pierde,
el dios cansado.

Y va con tristes ojos,
por los desiertos rojos,
de los beduinos
y peregrinos.

Sigue por las obscuras
y ciegas capitales
de negros males
y desventuras.

Reinante el día estuoso
camina sin reposo
tras los inventos
y pensamientos.

Continúa, ignorado
por la región atea;
y nada crea
el dios cansado.

José María Eguren (Lima, 1874 –1942), Poesías completas, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, 1961

Foto: Eguren literatura peruana

No hay comentarios.:

Publicar un comentario