martes, abril 14, 2009

Héctor Pedro Blomberg / Las dos irlandesas





Las dos irlandesas

Aquí estoy con los chinos y las dos irlandesas
que llegaron a bordo del Jamaica Marú;
Maggie, la mayor, tiene ojos como turquesas
y bebe gin en este viejo bar del Dock Sur.

Nancy, la menor de ellas, parece una gitana,
pero nació en el barrio más pobre de Dublín;
arde en sus ojos negros una pasión lejana
y en su pálida frente hay una cicatriz.

De dónde las trajeron los chinos taciturnos
Maggie me habló al oído: “los conocí en Shangai...”
(En el bar se morían los murmullos nocturnos
y en los labios de Nancy se apagaba un cantar...)

El Marú había partido con rumbo a Yokohama.
Maggie me amó en las noches siniestras del Dock Sur;
Me hablaba de su vida errante, y una llama
de pasión palpitaba en su mirada azul.

Nancy, junto a nosotros, cantaba dulcemente
canciones misteriosas de la China y del mar.
(Quién las llevó de Irlanda al infierno de Oriente,
y por qué las trajeron los chinos de Shangai).

Pero yo amaba a Nancy, la irlandesa morena;
los chinos, silenciosos, miraban a las dos;
las casuchas dormían bajo la luna llena
y en los negros navíos temblaba un resplandor.

¡Nancy! ¡Nancy! Una noche su canción quedó trunca;
los chinos dormitaban borrachos de chandú...
¡Pobre Maggie! Esa noche bebió más gin que nunca
y se arrojó a las aguas oscuras del Dock Sur.

Héctor Pedro Blomberg (Buenos Aires, 1889-1955),  A la deriva: canciones de los puertos, de las tierras y de los mares, 1920
Seleccionado por Santiago Sylvester para una muestra de poesía argentina del '10 

Foto: Blomberg  s/d



4 comentarios:

  1. 'chinos', mujeres y cátulo castillo:
    «Mirando al Fujiyama brotaron los almendros,
    los sueños y los besos... ¡que ya no pueden ser!».

    ResponderEliminar
  2. Está muy buena esta historia con métrica clásica. Tiene condimentos misteriosos y románticos. La estrofa final sorprende un poco por lo trágica, no?

    ResponderEliminar
  3. ¡Muy buena la cita de Sibila! No conocía esos versos ni sabía que un peronista –entiendo que Castillo lo fue– podía tener tanta imaginación.

    ResponderEliminar