jueves, noviembre 02, 2017

Gabriel Pantoja / De "Géminis"















5

Con el minuto 33 vino
el estante alto de la caja caída.
Y vino el barrio. Y las cuadras del barrio.
Y la casa de los eucaliptos en los márgenes del barrio.
Y las cuadras y los árboles porque los cortes del círculo.
Porque los cortes del pensamiento. Pero el pensamiento
porque el ruido de la caja caída por el estante flojo,
pero flojo no por el tiempo sino por la sumatoria
de atenciones (durísimas) sobre un mismo tema
semejante al tiempo: una caja. La caja caída que realiza
el ruido y se asemeja a un golpe en la conciencia
de quien arma semejanzas (es decir: conciencias).
Pero el corte. El corte al primer golpe sobre el cual
fundara no el pensamiento (su identidad: la sumatoria
secuencial de conciencia), sino la idea de que hubiera
pensado una cosa y de que quien la hubiera pensado
todavía, fuera yo. Pero la luz. El corte de luz,  que aflojó
las tranquilas (periféricas digo) simetrías.

Gabriel Pantoja (Ciudad de Córdoba, Argentina, 1978)

Foto: Gabriel Pantoja FB



Géminis,
Ediciones del Dock,
Buenos Aires, 2017

Nota del Administrador: Este libro recibió en 2016 el Premio de Poesía Javier Adúriz, otorgado por Ediciones del Dock






4 comentarios:

  1. Malisimo hombre, salga a vivir, salga de su cabeza ! Perdon pero es que la verdad me asombra la falta de sentimiento del poema. Este poema termina siendo solo un juego de palabras, como si se tratara de un tetris, pongo saco doy vuelta, pero ni una puerta abierta, ni ninguna cerrada con belleza tampoco. Por favor hombre, que entre por que decia Geminis y me llevo una gran descepcion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "sólo un juego de palabras": ¿Hay algún poema que no lo sea?

      Eliminar
  2. El poeta ocasional03 noviembre, 2017 09:48

    Hermoso poema, la persecución del instante. La densidad de la poesía se concentra en la fugacidad del instante

    ResponderEliminar
  3. la caja caída; y todos los fragmentos del evento que jamás se reacomodarán en la conciencia como estaban. Maravilla.

    ResponderEliminar