miércoles, mayo 26, 2021

Horacio Castillo / Los gatos de la Acrópolis
















Cómo tiembla la rama de laurel, cómo tiembla toda la morada. 
Pero al pie de la columna, a la sombra del mármol,
ellos vigilan. ¿Duermen o sueñan? ¿Están vivos o muertos?
Lejos todo lo miserable: el gran Roedor,
el poder que desgasta la materia del mundo,
lejos lo que quita el sueño, la peste de lo que es.
Cómo tiembla la rama de laurel, cómo tiembla toda la morada.
Pero estáticos, perpendiculares al día,
ellos vigilan. ¿Son momias o espectros? ¿Dioses o demonios?
Y eras tú, Matador de Ratas, siempre bello y siempre joven,
tú que sólo te muestras al que es bueno.
Y eras tú, Matador de Ratas, pero no te veíamos,
tú que sólo te muestras al que es puro.
Lejos todo lo miserable, lejos
la alimaña del corazón, la degradación de la belleza,
lejos el diente de la nada, el embrión de lo que no es.
Tiembla nuevamente la rama de laurel, se estremece toda la morada.
Pero ellos vigilan. Y se detiene el proceso de corrupción.
Te veremos, Matador de Ratas, te veremos y no seremos despreciados.

Horacio Castillo (La Plata, Argentina, 1934-2010)

"Los gatos de la Acrópolis", 1998,
Obra reunida
La Comuna Ediciones, 
La Plata, 2020










Foto: Horacio Castillo, Mar del Plata, 1967 Archivo familiar/La Comuna

No hay comentarios.:

Publicar un comentario