miércoles, abril 11, 2018

Edgar Lee Masters / De "Spoon River. Antología", 2













El juez Arnett

Es verdad, conciudanos,
que mi viejo archivo, que estuvo años
allí en un estante arriba de mi cabeza
y de mi silla de juez, es verdad, digo,
que ese archivo tenía un borde de hierro
que me abrió la calva al caer -
(se me ocurre que lo movió
la onda de aire que sacudió todo el pueblo
cuando el tanque de gasolina de la planta de conservas
estalló y quemó a "Butch" Weldy) -
pero expongamos los puntos en orden
y sopesemos cuidadosamente el caso:
primero, concedo que mi cabeza fue herida,
pero, segundo, lo horrible fue esto:
las fichas del archivo salieron disparadas
lloviendo sobre mí como un mazo de naipes
en manos de un prestidigitador.
Y vi esas fichas hasta el último momento,
cuando al fin dije: "Esas no son fichas.
¿Acaso no ven que son días y días,
y los días y días de sesenta años?
¿Y por qué me torturan con fichas
y las pequeñas entradas en ellas?".


Sam Hookey

Me escapé de casa con el circo,
por haberme enamorado de Mademoiselle Estralada,
la domadora de leones.
Una vez, tras dejar a los leones sin comer
durante más de un día,
entré a la jaula y empecé a golpear a Brutus
y a Leo y a Gypsy.
Con lo que Brutus saltó sobre mí
y me mató,
Al entrar en estas regiones
me encontré con un espectro que me maldijo,
diciendo que lo tenía bien merecido...
¡Era Robespierre!

Edgar Lee Masters (Garnett, Estados Unidos, 1868-Melrose, Estados Unidos, 1950), Spoon River. Antología, Ediciones en Danza, Buenos Aires, 2018
Traducción de Gerardo Gambolini

No hay comentarios.:

Publicar un comentario