domingo, octubre 17, 2021

Hans Magnus Enzensberger / Tres poemas




camera obscura

entre mis cuatro paredes transitorias 
de pino
cuatro por cinco por dos metros y medio
en mi cuarto minúsculo
estoy solo

con la manzana asada y con la obscuridad,
con la bombita de sesenta bujías
el ejército federal y el búho,
solo

con el pisa-papel de vidrio azul,
la cibernética, la muerte,
la roseta de estuco
solo

con diosmeampare
y la calle albufera de kaufbeuren
(provincia de schwaben)
solo con mi bazo

con mi compadre rabmüller
en la cámara de gas hace veinte años,
solo con teléfono encarnado
y tantas cosas que deseo anotar.

solo con pepe lucho y pancho
bouvard y pécuchet,
con todos mis bultos y canastos,
poncio y pilatos.

en mi cuarto infinito
cuatro por cinco por dos metros y medio
estoy solo con una galaxia
de imágenes

de imágenes de imágenes
de imágenes de imágenes de imágenes
enciclopédico y vacío
y indiscutible

solo con mi cerebro transitorio
donde vuelvo a encontrar la manzana asada,
la oscuridad, mi compadre rabmüller
y tantas cosas que quisiera olvidar.

1964


nenias* para el amor

en este sexo peludo
pintado en la pared de la vespasiana **
quién pudiera adivinar
las canciones las lágrimas
las tormentas del deseo
y las mil y una noches
a través de las cuales el género humano
como una fosforescencia del mar
se ha consumido
se ha conservado
y olvidado

de los que fueron concebidos
y los que no lo han sido
no hay más testimonio aquí
que este sexo peludo
inscrito en la pared calcinada
de la vespasiana

1964

*Composición fúnebre para instrumentos y voz en tiempos anteriores al Imperio en Roma. Suetonio hace de ella la primera mención. Horacio le dio el sentido de encantamiento. Como con todas las composiciones anteriores al método de anotación musical, no existe ningún ejemplo concreto de nenia. El poeta romántico alemán Friedrich von Schiller usó el término en uno de sus poemas, probablemente por su carácter evocativo (N. del Ad.)

** Las vespasianas o vespasianos fueron urinarios en la vía pública construidos en París a mediados del XIX. Se cree que el emperador Vespasiano los había inventado en Roma (N. del Ad.)


karl heinrich marx

abuelo gigante
con barbas de jehová
sobre daguerrotipos sepia
veo tu rostro
con un aura canosa
autoritario y belicoso
con tus papeles en la cómoda:
cuentas del carnicero
discursos de apertura
órdenes de arresto

tu cuerpo macizo
lo veo en los libros de detenciones
gran traidor
displaced person
con levita y pechera
tuberculoso insomne
la bilis saturada
por los cigarros fuertes
los pepinos salados
el láudano
los licores

veo tu casa
de la rue de'alliance
dean street  grafton terrace
burgués gigante
tirano doméstico
con pantuflas gastadas:
tizne y "mierda económica"
y casas de empeño "como siempre"
ataúdes de niño
y chismorreos

no hay metralleta
en tu mano de profeta:
yo la veo en el british museum
debajo de la lámpara verde
rompiendo tranquilamente
tu propia casa
con una paciencia terrible
fundador gigante
por el amor de otros hogares
en donde nunca despertaste

rabí gigante
te veo traicionado por los tuyos:
sólo tus enemigos
permanecieron lo que eran
veo tu rostro
en el último retrato
de abril del ochenta y dos:
una máscara de hierro:
la máscara de hierro de la libertad.

1964

Hans Magnus Enzensberger (Kaufbeuren, Alemania, 1929), Poesías para los que no leen poesías, Barral Editores, Barcelona, 1972
Traducción de Heberto Padilla


Foto: Hans Magnus Enzensberger, Mantua, Italia, 2012 Leonardo Cendamo/Getty Images

No hay comentarios.: