sábado, octubre 21, 2017

Fabián Casas / Dos poemas
















Cruce

La barrera baja, el ruido que anuncia
la inminencia del tren. Los autos estacionados,
esperando, uno  al lado del otro, uno detrás de otro,
familias, amigos, amantes, un caniche que asoma
por la ventanilla de atrás. Pero el tren
no es lo que promete. Sólo pasa
una oscura locomotora
manejada por El Gran Monstruo del Silencio.
Sólo él percibe que la máquina
acaba de separarse.

De lo que está seguro:

El paso del tiempo. Demasiados perros
ladrando en los poemas. Que los hijos
producen una alegría evangelista
antes del enfrascamiento. Que tenía su cabeza
perdida en las malas traducciones de Visor.
Está seguro. Que no hay que discutir delante de los niños.
Y que eso es casi imposible. Misión para budistas,
extraterrestres, alemanes, gente sofisticada
que suele ser  jurado en los festivales de cine.

[inéditos]

Fabián Casas (Buenos Aires, 1965), Op. Cit., Oct. 18, 2017

Ref: Culturamas


2 comentarios:

  1. este pibe siempre me sorprende,me hace sentir que oigo hablar a alguien normal , en un sitio cotidiano ; el colectivo,la mesa de un bar o el descanso en la cancha de Boca

    ResponderEliminar