lunes, mayo 23, 2011

Leónidas Lamborghini / Poética



La poética mía fue un rechazo a la poesía que yo llamaba lastimosa, mendicante, de la poesía social. Recién ahora lo tengo claro. En principio fue ese rechazo. Después trajo otras formas de hacer, era responder a la distorsión con la distorsión multiplicada. Y eso dio como resultado la risa, el grotesco de la parodia y la caricatura, que me sirvió para explicarme el porqué de ese rechazo. Es que veníamos de una generación de elegíacos, de lo social y lo otro. Entonces la risa estaba fuera de lugar. El mismo Dante dice que el diablo va adelante haciendo una trompeta de su culo, y es el Dante... Cuando en el "Paraíso" dice "Oh, Apolo, volvemos al punto de estar atento"; toda novedad sale de ahí, toda nueva manera. Si uno lo deja pasar... dicho por un católico. No es una equivocación. Él amaba a sus clásicos, se hace guiar por Virgilio.

La parodia se relaciona con el modelo pero después puede ser ella. Podés leer el Ulises de Joyce como una parodia de Ulises.

Léonidas Lamborghini (Buenos Aires, 1927-2009), Mezcolanza. A modo de memoria, Emecé, Buenos Aires, 2010

Foto: L. Lamborghini, 1999, Apóstrofe

2 comentarios:

  1. Sí, muy bien, Leónidas estaba cansado de lo que él llamaba "la voz engolada", " el romanticismo recargado". Entonces, dio vuelta todo eso y creó la risotada, el grotesco ( por ejemplo, le gustaba mucho Armando Discépolo ). Y siguió con eso hasta el final de su vida. Y con la reescritura. Creo que con su muerte, se pone punto final a aquello que él promovía. Difícil hacer lo que el propuso, ya que Leónidas agota el modelo.

    ResponderEliminar