miércoles, febrero 10, 2016

Lewis Carroll / Dos poemas












Cómo el pequeño cocodrilo

¡Cómo el pequeño cocodrilo
cuida su cola brillante,
y vierte las aguas del Nilo
en cada escama dorada!

¡Qué alegre parece sonreír,
qué bien despliega sus garras
y acoge a los pececillos,
con sonrientes mandíbulas!



Cuando la desolación arrebató a su llorosa presa

"Cuando la desolación arrebató a su llorosa presa
del desolado imperio del día sin esperanza;
cuando toda la luz, arrojada por ilusión sin brillo,
sólo sirvió para dar vida a la pútrida piedra;
cuando los monarcas, menguando a la confusa vista,
desmoronados se desvanecieron en la negra noche;
cuando el crimen acechaba fuera con sedientos pasos,
y destellaba en rojo la espada jamás saciada:
en hora tal tu grandeza habría de verse -
es decir si esa hora hubiese existido -
En esa hora cantarán tus alabanzas,
si no mi gente, muchos de lengua más valiosa;
y te mirarán los hombres admirados
¡cuando llegue esa hora, pero no hasta entonces!"

Lewis Carroll (Daresbury, Inglaterra, 1832-Guildford, Inglaterra, 1898), Poemas, traducción de Raquel Lanseros, Valparaíso Ediciones, Granada, 2015



How doth the little crocodile

How doth the little crocodile
Improve his shining tail,
And pour the water of the Nile
On every golden scale!

How cheerfully he seems to grin,
How neatly spread his claws,
And welcomes little fishes in,
With gently smiling jaws!


When Desolation snatched her tearful prey

"When Desolation snatched her tearful prey
From the lorn empire of despairing day;
When all the light, by gemless fancy thrown,
Served but to animate the putrid stone;
When monarchs, lessening on the wildered sight,
Crumblingly vanished into utter night;
When murder stalked with thirstier strides abroad,
And redly flashed the never-sated sword;
In such and hour thy greatness had been seen -
That is, if such abd hour had ever been -
In such and hour thy praises shall be sung,
If not by nime, by many a worthier tongue;
And thou be gazed upon by wondering men,
When such and hour arrives, but not till then!"






martes, febrero 09, 2016

Erik Satie / El pulpo










El pulpo está en su caverna.
Se divierte con un cangrejo.
Lo persigue.
Se le ha atragantado.
Despavorido, se pisa los pies.
Bebe un vaso de agua salada para recuperarse.
Esa bebida le sienta muy bien
y le cambia las ideas.

Erik Satie (Honfleur, Francia, 1866 - París, 1925), Cuadernos de un mamífero, Acantilado, Barcelona, 2006
Traducción de María del Carmen Llerena
Envío de Jonio González

Ilustración: Erik Satie por Suzanne Valadon, 1893 (detalle)



lunes, febrero 08, 2016

Atahualpa Yupanqui / El arriero











[Zamba]

En las arenas bailan los remolinos,
el sol juega en el brillo del pedregal,
y, prendido en la magia de los caminos,
el arriero va, el arriero va.
Es bandera de niebla su poncho al viento,
lo saludan las flautas del pajonal,
y, guapeando en la senda por esos cerros,
el arriero va, el arriero va.

Las penas y las vaquitas
se van por la misma senda,
las penas son de nosotros,
las vaquitas son ajenas.

Un degüello de soles muestra la tarde,
se han dormido las luces del pedregal,
y, animando la tropa dale que dale,
el arriero va, el arriero va.
Amalaya la noche traiga recuerdos
que hagan menos pesada la soledad,
como sombra en la sombra por esos cerros
el arriero va, el arriero va.

[1944]

Odeón, 903 - 78 RPM

Héctor Roberto Chavero, Atahualpa Yupanqui (Juan de la Peña, Argentina, 1908-Nimes, Francia, 1992)

Link: https://youtu.be/HalYd3TIv2s

domingo, febrero 07, 2016

Charles Simic / Reino tranquilo










El pájaro me observa
dormir
desde la rama de un manzano
en flor.

Un mirlo
contra el cual mi madre
acumula rocas
en los baches del camino.

***

Y entre los sauces
agua
tan clara
que hace que todos teman
mirarla.

Mi hermana dice que si bebo
de esa agua moriré.
Es por eso por lo que late el corazón:
para enturbiar el agua.

Charles Sinic (Belgrado, 1938), Classic Ballroom Dances, George Braziller, Nueva York, 1980.
Versión de Jonio González



PEACEFUL KINGDOM

The bird watches me
sleep
from the branch of an apple tree
in bloom.

A blackbird
against whom my mother
gathers rocks
in the ruts of the road.

***

And among the willows
water
so clear
it makes everyone afraid
to look at it.

My sister says if I drink
of that water I will die.
That's why the heart beats:
to muddy the water.




sábado, febrero 06, 2016

Luca Argel / Dos poemas











HACE CUÁNTO TIEMPO NO ME CORTABA EL DEDO
CON UN PAPEL

prefiero que me enseñes frases
en cantonés
todos los proverbios
yo hablaría a través de proverbios
habría un proverbio para cada cosa
uno para dar los buenos días
otro para pedir permiso
otro para preguntar la hora
otro para pedir cien gramos de queso de cabra
en los mercados de macau
habría un proverbio para atender el teléfono
un proverbio para disculparse por la demora
e incluso uno para avisar
que dejé tus llaves en aquel lugar que acordamos
en caso de que algo ocurriera
y el proverbio sería algo así c
omo a nadie despierta el canto
de un pájaro remoto


LA FLECHA DE HIELO DE BORGES ES LA ÚLTIMA HISTORIA
MAL CONTADA

que usas cuando todos
ya se cansaron del hombre
que sostiene un palito
en medio del desierto
cuando todos ya se cansaron del hombre
que enciende un mechero dentro del cajón
cuando todos ya se cansaron del hombre
que usa el ascensor solamente
en días de lluvia — y de pronto
comienzan a preguntarse
qué son finalmente estos frascos
de remedios coloridos
desparramados por el suelo de tu sala.

Luca Argel (Río de Janeiro, Brasil, 1988)





Me olvidé de fijar el grafito,
traducción de Aníbal Cristobo,
 kriller71 ediciones,
Barcelona, 2015











HÁ QUANTO TEMPO EU NÃO CORTAVA O DEDO COM PAPEL prefiro que você me ensine / frases em cantonês / todos os provérbios / eu falaria através de provérbios / haveria um provérbio para cada coisa / um para dar bom dia / outro para pedir licença / outro para perguntar as horas / outro para pedir cem gramas de queijo de cabra / nos mercados de macau / haveria um provérbio para atender o telefone / um provérbio para se desculpar pelo atraso / e ainda um para avisar / que eu deixei as suas chaves / naquele lugar que nós combinamos / caso algo acontecesse / e o provérbio seria algo como / a ninguém acorda o canto / de um pássaro remoto

A FLECHA DE GELO DE BORGES É A ÚLTIMA HISTÓRIA MAL-CONTADA que você usa quando todos / já se cansaram do homem / segurando um palito / no meio do deserto / quando todos já se cansaram do homem / acendendo um isqueiro / dentro do caixão / quando todos já se cansaram do homem / usando o elevador apenas / em dias de chuva - e de repente / começam a se perguntar / o que são afinal estes vidrinhos / de remédios coloridos / espalhados pelo chão da sua sala.



viernes, febrero 05, 2016

Ezra Pound / Comisión










Id, cantos míos, al solitario y al insatisfecho,
id al de nervios destrozados y al esclavo de las convenciones
y llevadles mi desprecio por sus opresores.
Id como una gran ola fría
y llevad mi desprecio por los opresores.

Hablad contra la opresión inconsciente,
hablad contra la tiranía de los no-imaginativos
hablad contra las cadenas.
Id a la burguesa que muere de aburrimiento,
id a las mujeres en los suburbios.
Id a los casados horrendamente,
id a aquellos que encubren su fracaso,
id a los cónyuges sin suerte,
id a la esposa comprada,
id a la mujer vinculada.

Id a los que son de una fina lujuria,
id a aquellos cuyos finos deseos se frustraron,
id como una plaga sobre la estupidez del mundo;
id con vuestro filo en contra de esto,
reforzad las cuerdas sutiles
y llevad confianza a las algas y tentáculos del alma.

Id amigablemente,
id abiertamente,
sed vehementes para encontrar nuevos males y un nuevo bien,
estad contra toda forma de opresión.
Id a los que han entorpecido con la edad,
id a los que han perdido el interés.

Id a los adolescentes que están asfixiados en familia.
¡Oh, qué horrible es
ver tres generaciones juntas de una casa!
Es como un árbol viejo con retoños
y algunas ramas podridas y cayendo.

Salid y desafiad la opinión,
id contra esta servidumbre vegetal de la sangre.
Estad contra toda forma de amortización.

Ezra Pound (Hailey, Estados Unidos, 1885-Venecia, Italia, 1972), Argentarium, antología de los poemas cortos de Ezra Loomis Pound, traducidos por autores argentinos,  Ediciones en Danza, Buenos Aires, 2009
Versión de Gerardo Gambolini


Commission 

Go, my songs, to the lonely and the unsatisfied, 
Go also to the nerve-wracked, go to the enslaved- by-convention, 
Bear to them my contempt for their oppressors. 

Go as a great wave of cool water, 
Bear my contempt of oppressors. 
Speak against unconscious oppression, 
Speak against the tyranny of the unimaginative, 
Speak against bonds. 
Go to the bourgeoise who is dying of her ennuis, 
Go to the women in suburbs. 
Go to the hideously wedded, 
Go to them whose failure is concealed, 
Go to the unluckily mated, 
Go to the bought wife, 
Go to the woman entailed. 

Go to those who have delicate lust, 
Go to those whose delicate desires are thwarted. 
Go like a blight upon the dulness of the world ; 
Go with your edge against this, 
Strengthen the subtle cords, 
Bring confidence upon the algae and the tentacles of the soul. 

Go in a friendly manner, 
Go with an open speech. 
Be eager to find new evils and new good, 
Be against all forms of oppression. 
Go to those who are thickened with middle age, 
To those who have lost their interest. 
Go to the adolescent who are smothered in family 
Oh how hideous it is 
To see three generations of one house gathered together! 
It is like an old tree with shoots, 
And with some branches rotted and falling.

Go out and defy opinion,
Go against this vegetable bondage of the blood.
Be against all sorts of mortmain.

de Lustra 1916-1917




jueves, febrero 04, 2016

Luigi Di Ruscio / Dos poemas, 2










Tiene una cantidad de años que no se cuentan
porque en la obra no se pueden superar los sesenta
y debe de haber falsificado los papeles
ha hecho la primera guerra mundial de ardito *
también la guerra de Etiopía contó con su voluntaria presencia
tendrá una pensión miserable porque en la guerra no hay seguro social
encontrar algún proyectil sabio que rompa algún hueso secundario
no es fortuna que le toque a todos
normalmente en la guerra rompen todo
y la fortuna se pierde pronto al nacer

*

En todas partes el último para esta raza horrible de primeros
último en su tierra a mil liras por día
último en esta nueva tierra por su acento italiano
último en odiar y el odio de este hombre marca todo
desclavado y crucificado cada hora
condenado por un mundo de condenados

Luigi Di Ruscio (Fermo, Italia, 1930-Oslo, 2011), Firmum (1953-1999), Edizioni Pequod, 1999
Vía Antonio Bux
Versiones de Jorge Aulicino

* Soldado del cuerpo de asalto italiano durante la Primera Guerra Mundial. El significado literal es "valiente" [N. del T.]


Ha un numero di anni che non si contano
perché per il cantiere non si può superare i sessanta anni
e deve aver falsificato le carte
ha fatto la prima guerra mondiale d’ardito
anche la guerra d’Etiopia ebbe la sua presenza volontaria
avrà pensione miserabile perché in guerra non si mettono marchette
trovare qualche proiettile savio che spacchi qualche osso secondario
non è una fortuna che capita a tutti
normalmente in guerra spaccano tutto
e la fortuna si perde subito nascendo

*

Ovunque l’ultimo per questa razza orribile di primi
ultimo nella sua terra a mille lire a giornata
ultimo in questa nuova terra per la sua voce italiana
ultimo ad odiare e l’odio di quest’uomo marca tutto
schiodato e crocifisso ogni ora
dannato per un mondo di dannati



miércoles, febrero 03, 2016

Luigi Di Ruscio / Dos poemas










Cuando era chico tenía miedo
de no encontrar el camino para volver a casa
cuando estaba en casa tenía miedo de no poder salir más
había un tonelero que golpeaba las duelas y retumbaban sus golpes
en la oscuridad subíamos los escalones que debían estar todos contados
en la tenebrosidad del aire y del agua
recogía todo lo que estaba tirado
como si caminase sobre un cielo lleno de milagros

*

Caminar en el más profundo verano
con un traje oscuro completamente abotonado
entrar en las frescas aireadas sombras
en el extremo rigor del abotonamiento
todo el legítimo rigor pendiente de un hilo en un abismo
el más inocuo de los abotonamientos es la catástrofe


Luigi Di Ruscio (Fermo, Italia, 1930-Oslo, 2011), Firmum (1953-1999), Edizioni Pequod, 1999
Versiones de Jorge Aulicino
Foto e información en Nazione Indiana


Quando ero piccolo avevo paura
di non ritrovare la strada per ritornare a casa
quando ero a casa avevo paura di non riuscire più ad uscir fuori
c’era un bottaro che batteva le doghe e rimbombavano i colpi
nell’oscurità salivamo i gradini che dovevano essere tutti contati
nella tenebrosità dell’aria e dell’acqua
raccoglievo tutto quello che stava per terra
come se camminassi su un cielo pieno di miracoli.

*

Camminare nella più profonda estate
con un vestito scuro completamente abbottonato
entrare nelle fresche ariose ombre
con l’estremo rigore dell’abbottonamento
tutto il lecito ristretto su un filo sospeso sopra un baratro
il più innocuo degli abbottonamenti è la catastrofe 




martes, febrero 02, 2016

Evgeni Evtushenko / Kossuety










Extraño a los duros dogmas
se levanta ante mí
un fresco
con ángeles y santos
disolutos
e innobles.
Mas yo entiendo
que el fresco no es
parte de la iglesia
sino al revés.
Ladó Gudiashvili
dejó en el muro
hombres que al cielo no subieron
por sus pecados.
Ni fue cínico
ni calumniador.
Estaba hecho de la misma pasta.
Tanto fue un pecador
como un dios,
y nosotros,
pintores,
poetas,
hacedores de profundas transformaciones
¡cuántos muros hemos pintado
como el de esta iglesia de Kossuety!
Nosotros,
los hipócritas pintorzuelos,
con astucia aceptamos
sus encargos
para después burlarnos de los señores
poniéndolo todo al revés.
Soportando los ataques del enemigo
(también con riesgo de la piel)
pintamos a los ángeles como hombres
y en los hombres hemos visto dioses.

Evgeni Evtushenko (Zima, Rusia, 1932), No he nacido tarde, Ediciones La Rosa Blindada, Buenos Aires, 1967
Traducción de José Luis Mangieri
Envío de Jonio González



lunes, febrero 01, 2016

Catalina Boccardo / kusama y bacon










he visto a kusama en orgías
pintar el falo
una etapa de su arte
corriendo desnuda dentro de una multitud

(luego atraparon a la artista
que deseaba alguna vez ser atrapada)

nunca entendí lo suficiente
ir al extremo
otorgar un salvoconducto al cuerpo
esa guarnición no termina de romperse
frente a los ataques

no es matar o violar de manera directa

el material de la fotografía sobrevive
hasta que alguien logra su captura
como la pintura
o los golpes de la escultura

bacon sabía mucho de esto
se llevaba los pedazos y sus obras parecen frigoríficos

Catalina Boccardo (Buenos Aires, 1961)



Collage,
Ediciones en Danza,
Buenos Aires, 2015











Punto ciego, selección de poemas, Biblioteca de las Grandes Naciones, País Vasco, 2016

Foto: Catalina Boccardo en FB



domingo, enero 31, 2016

Gabrielle D’Annunzio / Stabat nuda aestas










Primero entreví su pie ligero correr
sobre la hojarasca de los pinos
donde cortaba el aire con grande
temblor una blanca flama fugaz.
Callaron las cigarras. Y más roncos
se hicieron los arroyos. Copiosa
la resina brotaba más intensa.
Advertí la culebra y su rumor.

En el bosque de olivos la encontré.
Entre sombras cerúleas de las ramas,
en su espalda caía el pelo leonado
y en el argénteo paladio transvolar
sin sonido. Más lejos en el rastrojo
la alondra saltó del surco raso,
y llamó su nombre desde el cielo.
También por su nombre la llamé.

Entre los laureles la vi voltearse.
Como mies de bronce entre los juncos
penetró, que se cerraron estrepitosos.
Más lejos, hacia el lido, entre el juncal
marino pisó su pie en falso.
Tendida cae entre la arena y el agua.
El poniente espumó en sus cabellos.
Apareció inmensa, inmensa y desnuda

Gabrielle D’Annunzio (Pescara, Italia, 1863-Gardone, Italia, 1938), Alcyone (1902), Arnoldo Mondadori Editore, Milán, 1984
Versión de Angel Faretta

El título está tomado de un hemistiquio de Ovidio en las Metamorfosis, II. 28: “stabat nuda Aestas/ et spicea serta gerebat”: “Estaba desnudo el verano y coronas de espigas llevaba”.
Dejo en “lido” y no “playa” u “orilla” porque se ha hecho un término ya universal, siquiera por el turismo que hizo famoso al lido de Venecia. [N. del T.]



Stabat nuda aestas

Primamente intravidi il suo piè stretto
scorrere su er gli aghi arsi dei pini
ove estuava l'aere con grande
tremito, quasi bianca vampa effusa.
Le cicale si tacquero. Più rochi
si fecero i ruscelli. Copiosa
la resina gemette giù pe'fusti.
Riconobbi il colùbro dal sentore.

Nel bosco degli ulivi la raggiunsi.
Scorsi l'ombre cerulee dei rami
su la schiena falcata, e i capei fulvi
nell'argento pallàdio trasvolare
senza suono. Più lunghi nella stoppia,
l'allodola balzò dal solco raso,
la chiamò, la chiamò per nome in cielo
Allora anch'io per nome la chiamai.

Tra i leandri la vidi che si volse.
Come in bronzea mèsse nel falasco
entrò, che richiudeasi strepitoso.
Più lungi, verso il lido, tra la paglia
marina il piede le si tolse in fallo.
Distesa cadde tra le sabbie e l'acque.
Il ponente schiumò nei sui capegli.
Immensa apparve, immensa nudità.




sábado, enero 30, 2016

Rubén Darío / Divina Psiquis










1
¡Divina Psiquis, dulce mariposa invisible
que desde los abismos has venido a ser todo
lo que en mi ser nervioso y en mi cuerpo sensible
forma la chispa sacra de la estatua de lodo!
  Te asomas por mis ojos a la luz de la tierra
y prisionera vives en mí de extraño dueño:
te reducen a esclava mis sentidos en guerra
y apenas vagas libre por el jardín del sueño.
  Sabia de la Lujuria que sabe antiguas ciencias,
te sacudes a veces entre imposibles muros,
y más allá de todas la vulgares conciencias
exploras los recodos más terribles y oscuros.
  Y encuentras sombra y duelo. Que sombra y duelo encuentres
bajo la viña en donde nace el vino del diablo.
Te posas en los senos, te posas en los vientres
que hicieron a Juan loco e hicieron cuerdo a Pablo.
  A Juan virgen y a Pablo militar y violento,
a Juan que nunca supo del supremo contacto;
a Pablo el tempestuoso que halló a Cristo en el viento,
y a Juan, ante quien Hugo se queda estupefacto.

2
Entre la catedral y las ruinas paganas
vuelas, ¡oh Psiquis, oh alma mía!
-Como decía
aquel celeste Edgardo,
que entró en el paraíso entre un son de campanas
y un perfume de nardo-.
Entre la catedral
y las paganas ruinas
repartes tus dos alas de cristal,
tus dos alas divinas.
Y de la flor
que el ruiseñor
canta en su griego antiguo, de la rosa,
vuelas, ¡oh, Mariposa!,
a posarte en un clavo de Nuestro Señor.

Félix Rubén García Sarmiento, Rubén Darío (Metapa, hoy Ciudad Darío, Nicaragua, 1867-León, Nicaragua, 1916), "Cantos de vida y esperanza", 1905 *, Poesías completas, ordenadas por Luis Alberto Ruiz, Ediciones Antonio Zamora, Buenos Aires, 1967


* El libro está dedicado a Nicaragua y a la República Argentina [N. de R.]



viernes, enero 29, 2016

Elizabeth Bishop / El champú











Silenciosas explosiones sobre las rocas,
los líquenes crecen
propagándose en grises, concéntricas descargas.
Han acordado reunirse con los anillos en torno a la luna, aunque
en nuestros recuerdos no han cambiado.

Y ya que los cielos nos servirán
durante tanto tiempo,
has sido, querida amiga,
precipitada y pragmática,
y mira lo que pasa. Pues el tiempo,
si algo es, es dócil.

Las estrellas fugaces en tu cabello negro
en brillante formación
¿adónde acuden,
tan resueltas, tan pronto?
--Ven, déjame que lo lave en esta gran palangana de hojalata,
golpeada y lustrosa como la luna.

Elizabeth Bishop (Worcester, Estados Unidos, 1911 - Boston, Estados Unidos, 1979), Poems: North & South. A Cold Spring, Houghton Mifflin, Nueva York, 1955
Versión de Jonio González

La foto de Bishop, popular en internet, tenía originariamente una inscripción manuscrita que incluía la fecha, 1954. Se puede decir, si se da crédito al dato, que la imagen es contemporánea de este poema. [N. de R.]


THE SHAMPOO 

The still explosions on the rocks,
the lichens, grow
by spreading, gray, concentric shocks.
They have arranged
to meet the rings around the moon, although
within our memories they have not changed.

And since the heavens will attend
as long on us,
you’ve been, dear friend,
precipitate and pragmatical;
and look what happens.  For Time is
nothing if not amenable.

The shooting stars in your black hair
in bright formation
are flocking where,
so straight, so soon?
— Come, let me wash it in this big tin basin,
battered and shiny like the moon.




jueves, enero 28, 2016

Jonio González / De "Plaza del mercado", 2











VII

era apenas el comienzo
la destilación del sueño:
al detenerse ante la última puerta
se preguntó adónde ir
qué esperar
qué decir al que ha cruzado el río
para ver abrasada la ciudad
destruidas las murallas
todo sol y piedra
un sacrificio tras otro

Jonio González (Buenos Aires, 1954)


La invención de los venenos,
Ediciones en Danza,
Buenos Aires, 2015

miércoles, enero 27, 2016

Tu Fu / Por más que ve la añoranza











Por más que ve la añoranza, añoranza del forastero,
la primavera canalla acude al pabellón del río.
Ya manda abrirse las flores sin el menor miramiento,
ya ordena al oriol que cante con inoportuna insistencia.


Tu Fu (China, 712-770), “Sinología y traducción: El problema de la traducción de poesía china clásica en ocho poemas de Du Fu”, Facultad de Traducción e Interpretación, Universidad Autónoma de Barcelona, tesis doctoral
Traducción del chino de Anne-Hélène Suárez Girard
Envío de Jonio González


Nota bene: En el antiguo sistema de Wade-Giles, utilizado en los países de Occidente desde el siglo XIX, la transliteración de 杜甫 es Tu Fu. En el deletreo Han o pinyin, preferido por las autoridades de la República Popular China, es Du Fu. Parece más moderno y políticamente correcto escribir Du Fu, pero este blog se atuvo desde el principio al viejo sistema Wade-Giles. [N. de R.]



martes, enero 26, 2016

Griselda García / La tarde cae sobre los restos del té










La tarde cae sobre los restos del té
los chinos de las tazas
se escaparon

dejándonos a nosotras
las mujeres

sus pequeñas moradas blancas
para lavar.


Griselda García (Buenos Aires, 1979), Mi pequeño acto privado, Barnacle, Buenos Aires, 2015


Foto: Griselda García en FB



lunes, enero 25, 2016

Héctor Viel Temperley / Con su memoria de alas










Si fuera un charco de agua, un alambrado,
si fuera cualquier cosa, una bota en su estribo
–con espuela sería demasiado–,
si fuera cualquier cosa menos esto
no tendría este asco.

En un duelo a cuchillo
adentro mío
se están jugando mi alma
como carne a pedazos,
y en el chocar asqueante
de cuchillos,
que es cada vez más íntimo,
se me está ensangrentando y revolviendo
todo esto que era mío
y que era limpio:
el corazón, el sebo de las tripas,
nudos de venas
y hasta los testículos.

Qué lindo no tener adentro nada.
Ser como lazo, o ser la puñalada.
Qué lindo ser de afuera
y no de adentro,
como el campo y los pájaros,
como el viento o el hacha.
O si no ser de canto por afuera
y por adentro hueco,
como las guitarras.

Qué lindo entrar hasta estos que pelean,
como la muerte, armado de guadaña,
y acabar con el asco de las tripas
en una flor de sangre, inmensa y rápida.

Quedar vacío, ser como alambrado,
como dulce guitarra,
o como el aire fresco en los pulmones,
con su memoria de alas.

Héctor Viel Temperley (Buenos Aires, 1933-1987), "El nadador" (1967), Obra completa, Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2009





domingo, enero 24, 2016

Orhan Veli Kanik / Dos poemas











Mi amigo Sabri

Mi amigo Sabri
y yo siempre hablamos en la calle
por la noche
y siempre borrachos.
Él siempre dice
“Llego tarde a casa”,
y siempre con dos barras
de pan bajo el brazo.


El invitado 

Ayer a la tarde estaba aburrido;
dos paquetes de cigarrillos no me sirvieron de nada;
intentar escribir, tampoco;
por primera vez en años toqué el violín,
di vueltas por ahí,
me paré a mirar partidas de backgammon,
canté canciones desafinando,
cacé moscas, una caja llena.
Finalmente, maldita sea,
He venido a verte.

Orhan Veli Kanik (Beykoz, Turquía, 1914-Estambul, 1950), I, Orhan Veli, Hanging Loose Press, Nueva York, 1989
Versiones de Jonio González de la traducción del turco al inglés de Murat Nemet-Nejat



MY FRIEND SABRI

My friend Sabri
And I always talk
In the street at night
And always drunk.
He always says,
``I'm late for home,''
And always two loaves
Of bread under his arm.


THE GUEST 

I was bored yesterday towards evening;
Two packages of cigarettes didn't do me a thing;
Tried to write, no good either;
For the first time in years I played the violin,
Walked around,
Kibitzed watching people play backgammon,
Sang songs off key,
Caught flies - a boxful.
Finally, damn it,
I came here to see you.



sábado, enero 23, 2016

Alberto Cisnero / De "Ajab"










27-

no sabemos dónde está. ya muchos dijeron
muchas cosas. nadie les pidió detalles.
practicaron el comercio del énfasis tras
una recompensa. engañosa esperanza, égloga
alelada de albatros. éste es el lugar del silencio
que acecha. una manera infinitamente leve.
guardalo junto a todas las otras cosas que viste.
tu escasa lectura, un árbol, un grano de tierra,
el vuelo de los pájaros. no interpeles los libros
ni a tu prójimo, porque una letra va antes
que otra ocultando su nombre y condición.
alguien descubrirá la sangre. alguien exclamará
que está vivo. fustiga la brisa. la decimocuarta
noche del lunario. fumo en la cubierta
a merced de velocidades tristes.

Alberto Cisnero (La Matanza, Buenos Aires, Argentina, 1975)






Ajab,
Barnacle Libros,
Buenos Aires, 2016











Foto: Alberto Cisnero por Griselda García, 2015



viernes, enero 22, 2016

Rainer Maria Rilke / De "Las elegías de Duino"










(Propiedad de la princesa Marie von
Thurn und Taxis-Hohenlohe) (1)


La primera elegía

¿Quién, si yo gritara, me escucharía entre las órdenes
angélicas? Y aun si de repente algún ángel (2)
me apretara contra su corazón, me suprimiría
su existencia más fuerte. Pues la belleza no es nada
sino el principio de lo terrible, lo que somos apenas capaces
de soportar, lo que sólo admiramos porque serenamente
desdeña destrozarnos. Todo ángel es terrible.
Así que me contengo, y me ahogo el clamor de la garganta
tenebrosa. Ay, ¿quién de veras podría ayudarnos? No
los ángeles, no los hombres, y ya saben los astutos
animales que no nos sentimos muy seguros en casa,
dentro del mundo interpretado. Nos queda quizás
algún árbol en la loma, al cual mirar todos los días;
nos queda la calle de ayer y la demorada lealtad
de una costumbre, a la que le gustamos, y permaneció,
y no se fue. Oh, y la noche, y la noche, cuando el viento
lleno de espacio cósmico nos roe la cara:
¿Para quién no permanecería aquélla, la anhelada,
la tierna desengañadora, ahí, dolorosamente próxima
al corazón solitario? ¿Es más suave con los amantes?
Ay, ellos sólo se ocultan uno a otro su suerte.
¿Todavía no lo sabes? Arroja el espacio que abarquen
tus brazos hacia los espacios que respiramos; quizá
los pájaros sientan el aire ensanchado con un vuelo
más íntimo.

Sí, las primaveras de veras te necesitaban. Varias
estrellas te pedían que las rastrearas. Se alzaba
en el pasado una ola hacia ti, o cuando pasabas
por una ventana abierta, se te entregaba un violín.
Todo esto era una misión, ¿pero fuiste capaz de cumplirla?
¿No estabas siempre distraído por la esperanza, como
si todo ello te anunciara a una amada? (¿Dónde intentas
alojarla, si en ti los grandes pensamientos extraños
entran y salen, y con frecuencia se quedan durante la noche?).
Pero si sientes anhelos, canta pues a las amantes; no es,
en absoluto, suficientemente inmortal su famoso
sentimiento. Aquéllas que casi envidias, las abandonadas,
las encuentras mucho más amantes que las saciadas.
Empieza siempre de nuevo la alabanza siempre inalcanzable.
Piensa: el héroe sigue en pie, aun el ocaso fue para él
sólo un pretexto para ser: su último nacimiento.
Pero a las amantes la exhausta naturaleza las recoge
en su seno, como si no hubiera fuerzas para lograr esto
dos veces. ¿Has pensado lo suficiente en Gaspara Stampa, (3)
y lo que puede sentir cualquier chica a quien el amado
abandonó, frente a tan elevado ejemplo de mujer amante:
¿Llegaré a ser como ella? ¿Estos, los más antiguos
dolores, no deberán, por fin, darnos fruto? ¿No es
tiempo ya de que, al amar, nos liberemos del amado y,
temblorosos, resistamos, como la flecha resiste al arco,
para ser, unidos en el salto, algo más que la sola
flecha? Porque el permanecer está en ninguna parte.

Voces, voces. Corazón mío, escucha, como sólo los santos
escuchaban; la enorme llamada los alzaba del suelo;
pero ellos seguían de rodillas, de modo imposible,
sin darse cuenta: de tal manera escuchaban. No
que pudieras soportar la voz de Dios, lejos de eso, pero
escucha el soplo, la noticia incesante que se forma
del silencio. Murmura hasta ti desde aquellos que han
muerto jóvenes. ¿Acaso su destino no se dirigió siempre
tranquilamente a ti, en Roma y Nápoles, cuando entrabas
en alguna iglesia?¿ O una inscripción sublime se grababa
para ti, como hace poco la lápida de Santa María Formosa? (4)
¿Qué quieren de mí? Debo apartar en silencio
la apariencia de injusticia que a veces estorba un poco
el puro movimiento de sus espíritus.

Realmente es extraño ya no habitar la tierra,
ya no ejercitar las costumbres apenas aprendidas;
a las rosas, y a otras cosas particularmente promisorias,
ya no darles el significado del futuro humano; ya no ser
aquél que uno fue en interminables manos angustiadas
y hasta hacer a un lado el propio nombre, como un juguete
roto. Extraño, ya no seguir deseando los deseos. Extraño,
ver todo lo que tenía sus propias relaciones, aletear
tan suelto en el espacio. Y estar muerto es doloroso,
y lleno de recuperación, de modo que uno rastree
lentamente un poco de eternidad. Pero todos los vivos
cometen el mismo error de diferenciar demasiado
tajantemente. Los ángeles (se dice) con frecuencia no
sabrían si andan entre los vivos o entre los muertos.
La corriente eterna arrastra siempre consigo todas
las edades a través de las dos zonas y atruena sobre ambas.

Finalmente ya no nos necesitan, los que partieron
temprano, uno se desteta dulcemente de lo terrestre, como
uno se emancipa con ternura de los senos de la madre.
Pero nosotros, que necesitamos tan grandes secretos,
nosotros que tan frecuentemente obtenemos del duelo
progresos dichosos, ¿podríamos existir sin ellos?
¿Es inútil el mito de que, en la antigüedad, durante
las lamentaciones fúnebres por Linos, (5)
una atrevida música primitiva se abrió paso en la árida materia
inerte; y entonces, por primera vez, en el espacio
sobresaltado, en el que un muchacho casi divino de pronto
se perdió para siempre, el vacío produjo esa vibración
que ahora nos entusiasma y nos consuela y ayuda?

[1923]

Rainer Maria Rilke, (Praga, 1875-Val-Mont, Suiza, 1926), Las elegías de Duino, versión y notas de José Joaquín Blanco, literatura-us, vía Las elegias de Duino (blog del traductor), 2008

Notas del traductor:

 (1) Propietaria del castillo de Duino, sobre un acantilado del mar Adriático, cercano a Trieste (en esa época, parte del imperio austriaco), donde el poeta austríaco Rainer María Rilke [n. Praga, 1875, y m. Valmont, Suiza, 1926] empezó sus elegías en 1912.
Las elegías de Duino tardaron diez años en escribirse, en diversos sitios, y se publicaron en 1923. El castillo de Duino fue destruido en la primera guerra mundial. Cf. Hans Egon Holthusen, Rainer María Rilke, Madrid, Alianza Editorial, 1968
Aunque difíciles de conseguir en el mercado, hay varias traducciones castellanas de la poesía de Rilke; entre otras, las de Gerardo Diego, Gabriel Celaya, Carlos Barral, José María Valverde, Luis Felipe Vivanco y Gonzalo Torrente Ballester; aparecieron en México las de Eduardo García Máynez, Juan José Domenchina, Horacio Quiñones y Juan Carvajal. La más asequible, la de Eustaquio Barjau (Madrid, Cátedra, 1990).
Entre los estudiosos de Rilke en lengua española, están Luis Cernuda, José Bergamín, Antonio Marichalar, Guillermo de Torre y Jaime Ferreiro Alemparte.
Aprovecho la traducción, la introducción y los comentarios de J. B. Leishmann a la versión inglesa que hizo junto con Stephen Spender: The Duino Elegies, Londres, The Hogarth Press, 1939 y 1948, y las notas y comentarios de Barjau a su versión castellana (1993).

(2) "El 'ángel' de las Elegías, escribió el propio Rilke en carta a Witold Hulewicz en 1925, no tiene nada que ver con el ángel del cielo cristiano (antes más bien con las representaciones angélicas del Islam)".
Tampoco es una figura meramente estética o erótica, a la manera de muchos motivos angélicos-efébicos del arte moderno, como los de Cocteau. Rilke se imagina ángeles viriles y con barba, no púberes ni andróginos; dice en Los cuadernos de Malte Laurids Brigge: "Si es cierto que los ángeles son machos, se puede decir que tenía un acento macho en la voz: una virilidad resplandeciente".

(3) Amante veneciana del Renacimiento, poetisa del amor trágico [1523-1554]; una de esas "amantes inauditas", como la Monja Portuguesa, que "crecían y se elevaban en su amor... hasta que su tortura se había cambiado en un esplendor amargo, helado, que ya nadie podía detener", de las que se habla detenidamente en Los cuadernos de Malte Laurids Brigge.

(4) En 1911 Rilke vio en esa iglesia de Venecia un altivo epitafio desengañado de un tal Hermann Wilhelm o Hermanus Gulielmus, de 1593; entre otras cosas dice: "En vida viví para los demás; ahora, después de la muerte, no he perecido, sino que vivo en mármol frío para mí mismo".

(5) Mito griego semejante en unos aspectos al de Adonis, y en otros al de Orfeo, pero relativo a la música fúnebre. Linos es el semidiós de la lamentación, la música y la elegía fúnebres. Murió de muerte terrible -asesinado por Apolo o por Hércules, o destrozado por perros, según varias leyendas-; al morir, su terrible lamentación dio nacimiento a la música; o bien, la naturaleza entera, al llorar su muerte, creó la música (Iliada, xviii, 570).



jueves, enero 21, 2016

San Juan de la Cruz / Por toda la hermosura










Por toda la hermosura
nunca yo me perderé,
sino por un no sé qué
que se alcanza por ventura.

   Sabor de bien que es finito,
lo más que puede llegar,
es cansar el apetito
y estragar el paladar;
y así, por toda dulzura
nunca yo me perderé,
sino por un no sé qué
que se halla por ventura.

   El corazón generoso
nunca cura de parar
donde se puede pasar,
sino en más dificultoso;
nada le causa hartura,
y sube tanto su fe,
que gusta de un no sé qué
que se halla por ventura.

   El que de amor adolece,
del divino ser tocado,
tiene el gusto tan trocado
que a los gustos desfallece;
como el que con calentura
fastidia el manjar que ve,
y apetece un no sé qué
que se halla por ventura.

   No os maravilléis de aquesto,
que el gusto se quede tal,
porque es la causa del mal
ajena de todo el resto;
y así, toda criatura
enajenada se ve,
y gusta de un no sé qué
que se halla por ventura.

   Que estando la voluntad
de divinidad tocada,
no puede quedar pagada
sino con divinidad;
mas, por ser tal su hermosura,
que sólo se ve por fe,
gústala en un no sé qué
que se halla por ventura.

   Pues de tal enamorado,
decidme si habréis dolor,
pues que no tiene sabor
entre todo lo criado;
solo, sin forma y figura,
sin hallar arrimo y pie,
gustando allá un no sé qué
que se halla por ventura.

   No penséis que el interior,
que es de mucha más valía,
halla gozo y alegría
en lo que acá da sabor;
mas sobre toda hermosura,
y lo que es y será y fue,
gusta de allá un no sé qué
que se halla por ventura.

   Más emplea su cuidado,
quien se quiere aventajar,
en lo que está por ganar
que en lo que tiene ganado;
y así, para más altura,
yo siempre me inclinaré
sobre todo a un no sé qué
que se halla por ventura.

   Por lo que por el sentido
puede acá comprehenderse
y todo lo que entenderse,
aunque sea muy subido,
ni por gracia y hermosura
yo nunca me perderé,
sino por un no sé qué
que se halla por ventura.

Finis.

Juan de Yepes, San Juan de la Cruz (Fontiveros, España, 1542-Ubeda, España, 1591), Poesías completas, edición de Cristobal Cuevas, Hyspamerica, Buenos Aires, 1982