miércoles, mayo 22, 2024

Hélène d'Oettingen / Dos poemas




Los dioses están hechos de mármol
En las profundidades de un museo
Un monstruo cuadrúpedo
Me hace señas de que me acerque.

*

Un ramo de flores amarillo como un remordimiento
Hiere mi vista
La caja
La rueda
El detestable tedio de toda la humanidad
Y nadie nadie que rompa mis cadenas.

Hélène d'Oettingen (Ucrania, 1887 - París, Francia, 1950), The Cubist Poets in Paris: An Anthology, L. C. Breuning editor y traductor, University of Nebraska Press, 1995
Traducción al castellano, Jonio González


The gods are made of marble
Deep inside a museum
A quadruped monster
Beckons me to approach

*
A bouquet yellow like remorse
Hurts my view
The cage
The wheel
The vile ennui of all mankind
And no one no one to break my chains

---
Imagen: Hélène d'Oettingen, en la portada de Les cercles de la baronne, In Fine Éditions d’Art, Galerie A. Le Gaillard. Galerie le Minotaure, 2023

martes, mayo 21, 2024

Lord Byron / Epitafio a Castlereagh



No es posible que el mañana
sepulcro más noble vea.
Aquí yace un gran político:
detente, viajero, y m... [mea] 

George Gordon, sexto lord de Byron (Dover, Inglaterra, 1788 - Missolonghi, Grecia, 1824), revista Saltana : http://www.saltana.org/1/antg/114.html
Traducción de Ángel-Luis Pujante

Más poemas de lord Byron en Otra Iglesia Es Imposible


Posterity will ne'er survey
A noble grave than this:
Here lie the bones of Castlereagh: *
Stop, traveller, ... .... [and piss]

[1816]

* Robert Stewart Castlereagh, marqués de Londonderry (1769-1822) 
---
Imagen: Lord Byron por Henry Meyer, grabado punteado, basado en una pintura de James Holmes, 1824 National Portrait Gallery

lunes, mayo 20, 2024

Osvaldo Aguirre / De "Vendaval"




El trasplante

De la casa familiar
con diez habitaciones,
vitrales en una sala
que se encendían
al atardecer,
del patio, la quinta,
el camino bajo las casuarinas,
guardé un poco de tierra
curtida por las heladas
en una linda maceta
con una planta
cuya especie ignoraba.
No era un lirio rojo,
como pensé en un momento
de entusiasmo,
porque dicen que el lirio rojo
favorece el amor
y la seducción,
sino una clivia
de hojas ásperas y esbeltas.
Diosa de la intemperie,
sé que aguanta
la falta de agua,
la soledad y el silencio
porque cada vez
que volvía de viaje
la encontraba de pie,
en el balcón
de un departamento
céntrico, a solas.
Ahora se la doy
a mi hijo,
para que la riegue
como conviene,
la ponga al sol
y espere, al final
del invierno,
su flor,
como una miniatura
de un mundo
que se perdió.


La herencia

El viaje fue cansador
y la medicación
previa al desayuno
la dejaba abombada
un buen rato,              
pero estuvo orientada
en tiempo y espacio
y tenía una expresión
de indiferencia,
como si no valiera la pena
fastidiarse con las personas
que la sometían a ese ajetreo, 
como si los camilleros
fueran sus pajes
y la ambulancia un trineo
real. Directo al quirófano
fue la orden del cirujano.
Ahora descansa en el cuarto
donde la recibí, perdida
por la anestesia,
por el estrés de la situación.
Nada que no sea normal.
Pero me reprocha
la demora en llegar
al hospital, y esa queja
se mezcla con la historia
de una mujer
que le revuelve la ropa
y la acusa de robarle
un interesado
en la colación de grado
del magisterio, en el Normal
de San Nicolás, cincuenta,
sesenta años atrás.
La enfermera no se da cuenta
o es cómplice, y ella insiste
con que la desconocida
le recrimina, la insulta,
y es una injusticia,
hasta que se olvida
y trata de dormir.
Me quedo a su lado
con la televisión encendida
y la cena que no ha probado.
Soy su heredero y tengo
una forma parecida de mirar
el mundo y el mismo orgullo
de una memoria intacta,
sin llegar al delirio. Por ahora.
Por ahora. Me reconozco
en esa mujer incapaz de moverse,
de hacer sola lo más mínimo,
ofendida por el trato que recibe,
y sé que heredar
es contraer una deuda
antes que suceder a alguien
o parecerse más o menos.
Un ruido la sobresalta,
está segura de lo que tiene
ante la vista desde la cama,     
pero no sabe cómo interpretar
lo que sospecha más allá.
¿Es aquella mujer que atraviesa
el salón hecha una furia,  
el escándalo de la graduación?
Le parece que viene la lluvia
y presta atención, le parece
que se levanta viento,
le parece que cae piedra
y se preocupa
como si estuviera
en el campo y la ventana
con rejas diera al patio
de rosas y azucenas,
como si aquello no fuera
tiempo pasado. Allá vamos,
ella con sus fantasmas
y yo con mi legado.


El día de Santa Rosa

La bandada hizo un alto
a un lado de la huella.
Qué sé yo de dónde,
cómo saber: de pasada
al potrero, por los últimos
fardos, ese fuego removía
el pasto muerto del invierno
y corría como centella
en la línea del alambrado.
Y no era la brisa,
no, esa caricia en el aire, 
sino la conversación
de éste con aquel, del otro
con su vecino y así.
Paraban por el descanso
y el repaso del traje carbón,
digo yo. O sería cosa
del día de Santa Rosa,
un olvido del agua
al disparar con el viento.
O la primera visita
de la primavera que viene:
sería, no soy adivino.
Hasta el toro aberdin angus,
lo más arisco que se ha visto,
se arrimó a preguntar
por los pechos colorados.
Al volver, bajo el cielo
plomizo, no sé hacia dónde, 
pero ni en los brazos del ceibo,
ni en la tierra escarchada:
el viento que desflecaba
las casuarinas, un silbido
como de alguien que llamara
cada vez más a la distancia
y enseguida, para donde
uno pusiera el oído,
el silencio,
    nada más que el silencio.


Osvaldo Aguirre (Colón, Buenos Aires, Argentina, 1964)

Vendaval
,
Mar del Plata, 2023










Más poemas de Osvaldo Aguirre en Otra Iglesia Es Imposible
---
Imagen: Osvaldo Aguirre, sobre una foto de Clara Muschietti. Planeta de Libros

domingo, mayo 19, 2024

Marcel Duchamp / De "Rrose Sélavy" y otros textos




Rrose Sélavy

Rrose Sélavy encuentra que un insecticida debe acostarse con la madre antes de matarla; 
     las chinches son de rigor.

Pregunta de higiene íntima:
¿Es necesario poner la médula de la espada en el pelo de la amada?

Entre nuestros artículos de quincallería perezosa recomendamos un grifo por el que 
     el agua deja de correr cuando no se la escucha más.

La moda práctica, creación de Rrose Sélavy:
Vestido oblongo, dibujado exclusivamente para damas afectadas de hipo.

Cinema anémico.

Aguzar el oído (forma de tortura).

Tomar un centímetro cúbico de humo de tabaco y pintar sus superficies exteriores e
      interior de un color hidrófugo.

Rrose Sélavy [1939]


Textos

Por condescendencia, un peso es más pesado al caer que al ascender.

Las botellas de marca (del tipo de la del Benedictine) obedecen a un principio de 
     densidad oscilante.

La mariée mise a nu par ses célibataires, même [1934]

Marcel Duchamp (Blainville-Crevon, Francia, 1887 - Neuilly-sur-Seine, Francia, 1968), Antología de la poesía surrealista, Argonauta, Buenos Aires, 2006; Antología de la poesía surrealista en lengua francesa, Fabril Editora, 1961
Versiones de Aldo Pellegrini  

Más de Marcel Duchamp en Otra Iglesia Es Imposible
---
Foto: Marcel Duchamp, Greenwich Village, Nueva York, c.1945 Berenice Abbott/Getty Images

sábado, mayo 18, 2024

Christophe Manon / Hemos soñado con apoderarnos



Hemos soñado con apoderarnos
de nuestro destino y ese sueño terminó
contra el muro de un cementerio hemos soñado
con una estrella roja al Este que se transformó
en muro y se derrumbó hemos soñado
con castillos en España y aquello fue una fosa
común donde fueron arrojados cuerpos por millares hemos soñado
con una larga marcha y esta marcha se terminó en una represa
             hidráulica ahora
hemos aprendido a estimar a nuestros semejantes y edificamos
moradas de sangre y hueso e inmortales
por tantos muertos proyectamos
la dicha hacia adelante
de nosotros mismos.

Christophe Manon (Burdeos, Francia, 1971)
Traducción Mariano Rolando Andrade
Envío de Ricardo Ruiz


Nous avons rêvé de nous saisir
de notre destin et ce rêve s’est achevé
contre le mur d’un cimetière nous avons rêvé
d’une étoile rouge à l’Est qui s’est transformée
en mur et s’est effondré nous avons rêvé
de châteaux en Espagne et ce fut une fosse
commune où furent balancés des corps par milliers nous avons rêvé
d’une longue marche et cette marche s’est échouée sur un barrage
          hydraulique maintenant
nous avons appris à estimer nos semblables et nous édifions
des demeures de sang et d’os et immortels
de tant de morts nous projetons
de la joie au-devant
de nous-mêmes.

---
Foto: Agence Livre Cinéma & Audiovisuel en Nouvelle-Aquitaine (ALCA) null

viernes, mayo 17, 2024

Robert Desnos / Cric et crac




Mi querido González Tuñón
Cric et crac
Y el agua corre sin saber
adonde va 
Pero no hay manera de equivocarse
de camino.
Nosotros vamos en la misma dirección
Pero yo te digo no es a la muerte
Es a la vida adonde vamos
No a la vida eterna bien seguro
Pero a la vida
Y yo no daría un solo minuto
de nuestras vidas
Por un siglo.

Robert Desnos 1

Robert Desnos (París, 1900 - Campo de concentración alemán de Terezin, Checoslovaquia, 1945), Raúl González Tuñón, acápite de La veleta y la antena, Buenos Aires Leyendo, 1969


1. El gran poeta francés, uno de los fundadores del surrealismo, escribió este simple y tan expresivo poema en una taberna de París, a mediados de 1937, durante una de las pausas de las sesiones de clausura del Segundo Congreso Internacional de Escritores, las cuales se habían iniciado en Valencia, y proseguido en Madrid y Barcelona. Robert murió dos días después de la liberación de París, a causa de las torturas sufridas en el campo de concentración nazi. Lo habíamos conocido en 1935, en Madrid, gracias a García Lorca. Coincidimos y enseguida se estableció una cálida corriente de amistad. El "petit poème" se publicó años más tarde, en 1957, en Les Lettres Françaises, en un número de homenaje al poeta mártir. [Nota de Raúl González Tuñón]

Mon cher González Tuñón
Cric et Crac
Et l'eau coule sans savoir
    ou elle va
Mais pas moyen de se tromper
    de chemin
Nous Allons au même endroit
Mais je te le dis c'est pas la mort
Pas a la vie éternelle bien sur
Mais la vie
Et je ne donnerais pas un minute 
    de nos vies
Pour un siècle
---

jueves, mayo 16, 2024

Robert Desnos / Los grandes días del poeta



Los discípulos de la luz sólo inventaron tinieblas apenas opacas.
El río arrastra un diminuto cuerpo de mujer lo que es indicio de 
   un final próximo.
La viuda vestida con ropas nupciales se equivoca de séquito.
Todos llegaremos con atraso a nuestras tumbas.
Un navío de carne encalla en una playa pequeña. El timonel invita 
   a los pasajeros a callarse.
Las olas esperan impacientes. ¡Más Cerca de Ti oh Dios mío! 
El timonel invita a las olas a hablar. Éstas hablan.
La noche ocluye sus frascos con estrellas y hace fortuna con 
   la exportación.          
Se construyen grandes tableros para vender ruiseñores. Pero no 
   pueden satisfacer los deseos de la Reina de Siberia que quiere 
   un ruiseñor blanco.
Un comodoro inglés jura que no lo sorprenderán más  recolectando 
    salvia de noche entre los pies de las estatuas de sal.
A propósito de esto una pequeña salera con Cerebos se endereza 
   con dificultad sobre sus delgadas piernas.
Y derrama en mi plato todo lo que me queda por vivir.
Lo bastante para salar el océano Pacífico.
Pondréis en mi tumba un salvavidas.
Porque uno nunca sabe.
                                         C'est les bottes de sept lieues
                                         cette phrase "Je me vois" [1926]

Robert Desnos (París, 1900 - Campo de concentración alemán de Terezin, Checoslovaquia, 1945), Antología de la poesía surrealista, Argonauta, Buenos Aires, 2006; Antología de la poesía surrealista en lengua francesa, Fabril Editora, 1961
Versión de Aldo Pellegrini  


Les grands jours de poète

Les disciples de la lumière n’ont jamais inventé que des ténèbres peu opaques.
La rivière roule un petit corps de femme et cela signifie que la fin est proche.
La veuve en habits de noces se trompe de convoi.
Nous arriverons tous en retard à notre tombeau.
Un navire de chair s’enlise sur une petite plage. Le timonier invite les passagers à se taire.
Les flots attendent impatiemment Plus Près de Toi ô mon Dieu!
Le timonier invite les flots à parler. Ils parlent.
La nuit cachette ses bouteilles avec des étoiles et fait fortune dans l’exportation.
De grands comptoirs se construisent pour vendre des rossignols. Mais
ils ne peuvent satisfaire les désirs de la Reine de Sibérie qui veut un rossignol blanc.
Un commodore anglais jure qu’on ne le prendra plus à cueillir la sauge
la nuit entre les pieds des statues de sel.
A ce propos une petite salière Cérébos se dresse avec difficulté sur ses
jambes fines. Elle verse dans mon assiette ce qu’il me reste à vivre.
De quoi saler l’Océan Pacifique.
Vous mettrez sur ma tombe une bouée de sauvetage.
Parce qu’on ne sait jamais.

Arbrealettres, 28 de marzo de 2018 [ŒUVRES, Gallimard, collection Quarto]


La poesía de Robert Desnos en Otra Iglesia Es Imposible

---

miércoles, mayo 15, 2024

Charlotte van den Broeck / Dos poemas




Calcita

empapada

la tierra expulsa sus piedras el suelo cae
en mil pedazos de calcita
paupérrimo esplendor, como devolver

el fulgor caído a las exhaustas estrellas
el cuerpo y la herida

por fin en concordancia, imposible, la luz
estalla en la estructura del cristal, y se partirá en dos

y en más
la creíste entera, clara, hacia dónde

conducen las arterias de color en las rocas circundantes
hay testigos

los minerales precipitados y restos fósiles, los tallos
calcificados del lirio de mar


Esbozo

caracol lirio nenúfar amarillo
libélula totora junco lacustre
rana bermeja focha peces chicos
elodea escarabajo platanaria
soromujo pato fligrana esfagno
lenguado spongilia peces grandes
glomerata nitellopsis llantén

Charlotte van den Broeck (Turnhout, Bélgica, 1991), Fricciones de la tierra, Serapis, Rosario, 2023; Op. Cit. diciembre 30, 2023
Versiones de Micaela van Muylem
---
Foto: VPRO/YouTube 2018

martes, mayo 14, 2024

Lucas Margarit / De"Monteverdi"




Gabinete de curiosidades de Claudio Monteverdi

Guardo entre las cajas de vidrio de la recámara oscura: 

un autómata que canta
una carta de Barbara Strozzi donde renuncia a la intemperie
 
debajo de una ventana
y sobre el piso de piedra
una caja de cuero guardaba una lista de objetos
en papeles oscuros: “cosas para escuchar”
 
en un frasco antiguo la voz de Séneca cuando moría
y a su lado un tratado de alquimia,
más abajo, esqueletos que guardaban el viento de la montaña



En el borde interior de una pintura de Dirk Bouts
 
…el color de las manos de un ángel que observa,
-allí, en el límite del bosque con el lago-
un pesebre de paja y arena, de agua y de hierba.
Ve en el fondo del paisaje
las huellas de los que huyen,
la desolación y el espesor de una hiedra
con las raíces muertas,
la desolación y la aridez de lo que cree resucitar…

Lucas Margarit (Buenos Aires, 1966), Monteverdi, inédito. Círculo de Poesía, enero 15, 2024

Más poemas de Lucas Margarit en Otra Iglesia Es Imposible


---
Foto: Lucas Margarit/Facebook

lunes, mayo 13, 2024

Marc Alexandre Oho Bambe / Tres días y tres noches de fiebre más tarde



(Fragmentos)

En Dualá, París, Puerto Príncipe, los mismos sueños adolescentes, las 
mismas historias incandescentes, las mismas esperanzas arborescentes, 
que se marchitan al sol ardiente de las independencias.

He muerto en el 60 

Puerto Príncipe 
Resucítame 

Cabaret 
Nútreme 
Petit-Goâve 
Apacíguame 

Jérémie
Fortifícame 
San Marcos 
Renómbrame 
Jacmel 
Elévame

Peyi mío levántame

Quiero renacer en tus brazos en flor, guardar a Cabo Haitiano de la 
memoria en llamas, beber la leche guanábana roja de la esperanza 
militante, combatiente.

(...)

Estoy en Haití 

Para perder el hilo 
Del film de mi vida atrapada al lazo

Mi historia de palabras 
Cosida con sombra y con luz 
Opacidad transparente 
Linda locura 
Alud 
Y cascada vibrante 
De sentimientos de amor demente

(...)

Nutrirme de poemas de tierra cocida 
Para degustar con los dedos del corazón 

En toda sencillez desnudada 

Estoy en Haití

Para inventar 

Una nueva lengua de signos 
                 De paz

Estoy en Haití 
Para reinventar mi pensamiento

Marc Alexandre Oho Bambe (Dualá, Camerún, 1976), De terre, de mer, d’amour et de feu, 2017; Guaraguao, año 27, n° 75, Barcelona, 2024
Traducción de Pedro Suárez

---

domingo, mayo 12, 2024

Alberto Cisnero / Día tras día y noche tras noche



6-

día tras día y noche tras noche,
contamos versos simples con dificultad
(es sólo la decadencia de nuestros
poderes). y preferiría no transcribirlos,
si no les importa. ¿en serio nunca
pensaron en cómo se planta una flor,
en cómo se la corta, si esta luz vivirá
hasta mañana, cuándo se achicó
el país y vendió su gloria por zapatillas
de marca, nepotismo literario y cervezas
belgas en las pulperías o por qué
hay nazis que ganan elecciones?
oh habitar el lenguaje, oh firmar cartas
de protesta, oh campos de lavanda.

Alberto Cisnero (La Matanza, Argentina, 1975), Este libro es para vos, inédito

Más poemas de Alberto Cisnero en Otra Iglesia Es Imposible

---
Foto: Merlina Cisnero

sábado, mayo 11, 2024

Ana Franco / Diario de la peste




                         Lluvia sin fruto
                     César Rito Salinas

Desandar lo habitado,
descolgar su rumor de los muros.
Me redimo en la imagen de propensión al caos: una sartén, una bolsa de mano a la basura, los libros que no he de leer y en la cocina el agua para un té con el que combatimos a la peste.

Dormirán las cosas su historia de la mía,
y la casa se transforma, en acecho, como animal hacia otro remolino;
sale herida de sí, rumbo a otros muros
─la desarmo y hago en ella un carrusel.

Queda este nuevo escape en la pantalla:
citas de enfermedad en la esperanza,
de esperanza en la enfermedad.

A cambio improviso un jardín en la ventana,
tendederos con trapos coloridos,
escaramuza de sillones que lleven a otro cielo.

Y el desazón ensombrece los muros con márgenes de polvo
(acaso nuevas fotos ocupen el sitio de las descolgadas).

¿Sentiremos de pronto un golpe seco, en la nuca,
anuncio de esa muerte?

Vuelve en su absurdo el eco de algún film futurista:
detrás de los cristales los amigos con traje transparente y su miedo a los abrazos.

Ana Franco Ortuño (Ciudad de México, 1969), Alguien aquí que tiembla. Celebración poética de mujeres. Año I del confinamiento, Ediciones Sin Nombre, México, 2021; Op. Cit., "Hablas del mundo como si no existiera", diciembre 30, 2023 

Más poemas de Ana Franco en Otra Iglesia Es Imposible

---
Foto: Ana Franco / Facebook

viernes, mayo 10, 2024

Enrique Wernicke / Tres poemas



   Un viejo amor se ha dormido:
   "Arrorró, arrorró..."
   Toma la guitarra amigo. Pero no hagas ruido. Caminemos despacio de puntillas. ¡Y vámonos!
   Tenemos que cantar toda la noche. Ha de ser lejos. No quiero que nuestras voces interrumpan esta paz. 
   Un viejo amor se ha dormido:
   "Arrorró, arrorró..."
   ¡Toma la guitarra, amigo, y vámonos!

Palabras para un amigo. Canciones de puertas adentro, 1937

*

Canción de soledad

Cantemos en voz baja.
Estamos bajo la noche en un campo abierto. La inmensidad y las estrellas recogen nuestras palabras.

Cantemos en voz baja.
Pero la noche es vana en sí misma. Y esta inmensidad de silencio es nada.

Y no sirven las apariencias.
Tenemos conciencia. Y entre lo que somos y lo que miramos el vacío hace murallas.
Estamos solos. No tiene cauce el alma.

Cantemos en voz baja: la soledad del canto es nada.

El capitán convaleciente y Otros poemas distintos, 1938

*

   Trepando ese viejo camino del cerro, la vida me ladra. Haría yo, si pudiera, cosas de cambiar el mundo.
   Y el río ese que quemaba, cada piedra al sol, como una brasa, lo llenaba de corrientes y murmullos.
   Los del valle mirarían la cuesta asombrados. Verían venir el agua como la inglesa de briches planchados sobre una mula blanca.
   Entretanto, querida, subamos al cerro. La patrulla desmontó en la comisaría. Y al preso lo metieron preso.
   Yo subía con las piernas. Con los ojos bajaba.

Tucumán de paso, 1949, 1972

Enrique Wernicke (Buenos Aires, 1915 - 1968), Obra poética, edición de Julia Sabena, prólogo de Andrés Monteagudo; Serapis, Rosario, 2017

---
Foto: Enrique Wernicke en la portada de Cuentos, Tiempo Contemporáneo, Buenos Aires, 1968

jueves, mayo 09, 2024

Carina Sedevich / De "El dios de los vacíos"




Golpeas/ en esta costa/ y se juntan arenas// en la otra.
Hugo Padeletti

1


La difícil extracción del sentido es simple, dice el poeta.

El sonido de las alas de la bolsa negra
que espera llenarse de basura en el patio
es dulce como la marea.

He hecho lo que he podido. 
Como en los poemas. 

Lo acopiado es sucio, trabajoso. 
Conformado por elementos simples.

Lo que me ocupa ahora es este patio. Tierra
acaso no muy mala ni muy buena, la que se saca 
para encontrar arena. 

Estaba buscando algún sentido y la
necesidad puso en mis manos
tierra que otros desechan.

Como en los poemas.
La arena querida es imposible. 
Debo querer esta tierra modesta.

Y conseguir un basurero.
Poder cerrar las alas de la bolsa negra.
Perder el ruido de la marea, dulce.

*

Biseles de la rueda de los cielos
que no entran aún en el otoño:

faltaría que esto
se me encastre en el cuerpo.

Ver la hermosa
consciencia completándose,
la serpiente mordiéndose la cola.

Faltaría encontrar la mariposa 
clavada en el espejo.




Se lavan las lentísimas rejas. De este lado
le temo al patio salvaje, inconmovible.
A las claridades. Al sereno. 

Qué duros son los visos de las cosas. 

Y todo por no saber hincarme ante lo dado, 
por haberme olvidado de que quería un perro. 

*

Si mi hijo estuviese podría cifrar las formas de la casa.
Tiene un cerebro celeste, como de ramas de enebro.

Yo apenas sé que las cosas son duras como muertos.
Acepto la rara matriz que alcanzo a ver y que no alcanzo:

un continente de pena que es tan grande, tan antigua, 
no puede pertenecer ni traspasarse.

Carina Sedevich (Santa Fe, Argentina, 1972)

El dios de los vacíos
,
Alción,
Córdoba, Argentina, 2024









Más poemas de Carina Sedevich en Otra Iglesia Es Imposible

---
Foto: Carina Sedevich / Facebook

miércoles, mayo 08, 2024

Robert Creeley / Cada día



Cada día
de un modo u otro
las cosas se hacen.

Cada mañana hay
un día. Cada día
hay un día.

Subiéndose a una cama
con una ventana con luz,
con un lugar en mente,

para orinar, para comer,
para pensar en algo,
para olvidarlo todo,

para recordarlo todo,
perfectamente, cada
detalle específico, exacto,

sin conocer nada,
sin tener idea de nada,
sin ser parte de nada,

muy bien por vosotros,
muy bien, amigos -
ecos, cosas, rostros.

Robert Creeley (Arlington, Estados Unidos, 1926 - Odessa, Estados Unidos, 2005), The Collected Poems of Robert Creeley 1945-1975, University of California Press, Berkeley, 1982
Versión de Jonio González


EVERY DAY

Every day
in a little way
things are done.

Every morning there is
a day. Every day
there is a day.

Walking up in a bed
with a window with light,
with a place in mind,

to piss, to eat,
to think of something,
to forget it all,

to remember everything,
perfectly, each
specific, actual detail,

knowing nothing,
having no sense of any of it,
no being a part of it,

all right for you,
all right, you guys -
echoes, things, faces.

---
Robert Creeley, Berkeley, California, 1983 Chris Felver/Getty Images

martes, mayo 07, 2024

David Huerta / Gigantomaquia




No hay ninguna sílaba perdida en el viento.

No se ha perdido ningún fonema o morfema,
palabras de difícil definición
utilizadas con precisión por los lingüistas.

Hay en cambio, en el soterrado vidrio
de los rechazos deseados, una forma de daga
que no alcanza las bocas.

Eso está adentro: entre las vísceras,
como un mecate mojado de lo que no debiera,

como una reptante profecía
nunca del todo desprendida de los labios demiurgos.

El interior es oscuro, la superficie es oscura:
lame la sombra el verbo y se desploma el tiempo.

No hay sílabas extraviadas; hay formas bullentes
en el pausado interior de las fisiologías,

lentas siluetas de hervor, cadencias llamadas
pasiones, símbolos de arrasamiento, corolas

de inmensidad para la frente de los niños
de cien brazos. Hay una sospecha

de que la guerra de los gigantes va a comenzar
en la nueva edición, la ansiada

por los magnates y los sacerdotes en sus elevaciones
y en sus trajes magnéticos y en sus labios de papel.

David Huerta (Ciudad de México, 1949 - 2022), Revista de la Universidad de México, noviembre de 2015

Más poemas de David Huerta en Otra Iglesia Es Imposible

---

lunes, mayo 06, 2024

Peter Russell / Una virgen (fragmento)



Miro en mi espejo de mano chapado en oro [1] 
Con mango de ébano pulido

Estoy rodeada de estrellas

Mi cuerpo es de tierra, mi sangre
azogue. Ambidiestra soy.
En mi mano izquierda sostengo una hoz de oro,
en la derecha la Esmeralda [2]

Soy una Estrella de Seis Puntas [3]
           
           Mi cabello

Negro como la Noche
Destella igual que una dorada gavilla de trigo

Me elevo en el fuego desciendo
En el agua

           Alma y cuerpo

Son uno en mí

           Cuando lanzo

Las tabas - siempre
Las Seis caen de cara

Oscuros nubarrones en el cielo otoñal 
Las catástrofes
Son inminentes

Diluvio de fuego - terremoto, volcán,
El huracán, por no decir la Revolución, robo del prójimo

Dicen que estoy por
Dar a luz a un Dios

Por lo que sé,

Que soy tierra y Fuego,
Será agua y aire

un Pez brillante


*
                      traducido de una transcripción al nabateo

Nota del autor: durante el siglo anterior al nacimiento de Cristo, Atargis (Ishtar) [4] "dio a luz un gran pez". Quien no conozca las fuentes originales griegas puede consultar Aion, de C. G. Jung. Fue así como se concibió la Era del Pez (Piscis). El griego ichthus o ichthys (pez) [5] es el acrónimo de Iesous Christos Theou yios Soter (Jesús, Cristo, hijo de Dios, Salvador). Para nosotros, los posmodernos, la Era Cristiana huele un poco al pez de Marcial, que en el mercado se envolvía con un periódico (papyrus). D. H. Lawrence, en su sugerente estudio sobre Moby Dick parece asociar la caza de la ballena con el fin de la Era Cristiana. Sin comentarios.

Peter Russell (Bristol, Reino Unido, 1921 - San Giovanni, Valdarno, Italia, 2003), Quintilii Apocalypseós Fragmenta, en Agenda, vol. 32, n.º 3-4, otoño-invierno, 1994-1995
Traducción de Jonio González.


1 Sobre la simbología del espejo, escribe Hans Bidermann en su Diccionario de símbolos: "Es un símbolo de [la Virgen] María, ya que en ella se reflejó y reprodujo Dios por medio de su trasunto Jesús sin alterar el espejo mismo" (N. del T.)

2 Esmeralda, símbolo de Venus. (N. del T.)

3 La estrella de seis puntas simboliza la conjunción de la energía del cielo y la energía de la tierra. Los dos triángulos superpuestos simbolizan la relación del Dios único con la humanidad. (N. del T.)

4 Diosa babilónica del amor y la guerra, la vida y la fertilidad. Relacionada con Venus, la estrella de la mañana y el atardecer. (N. del T.)

5 El pez es uno de los símbolos del cristianismo primitivo. Algunos escritos sostienen que a finales del siglo II, en el Asia Menor, la Galia meridional, etc.,  Cristo era llamado "pez"  en relación con los sacramentos del bautismo y la eucaristía. El testimonio más antiguo es el de Abercio: “Y en todas partes me servían de comer pez del manantial [alusión al bautismo], que recogía una virgen y lo daba siempre acompañado por pan y vino mezclado con agua [alusión a la eucaristía]”. A propósito de la simbología del pez y su relación con el agua bautismal, Tertuliano, en su De baptismo, escribió: "Nosotros, pequeños peces como nuestro Pez Cristo Jesús, nacemos en el agua y nos salvamos permaneciendo en el agua". Véase también Mateo, 17:27, etc. (N. del T.) 


A VIRGIN ( a fragment)

I look into my polished ebony
Gold-chased hand-mirror

I am surrounded by stars

My body is of earth, my blood
Quicksilver. Ambidextrous I am.
In my left I hold a gold sickle,
In my right the Emerald

I am a Six-pointed Star

           My hair

Black as Night
Glints like a golden wheatsheaf

I rise into fire I descend
Into water

           Soul and body

In me are One


           When I throw

The knucklebones — always
The Six comes up

Dark clouds mass in the autumn sky
Disasters
Are imminent

Fire flood — earthquake, volcano,
The hurricane, not to say Revolution, theft by my neighbour

They say I am about
To give birth to a God

For all I know,

Who am earth and Fire,
It will be water and air

A shining Fish


*

                      translated from a Nabatean transcript

Note: During the century preceding the birth of Christ, Atargatis (Ishtar) "gave birth to a large fish". If you don't know the original Greek sources you will find details in C. G. Jung's "Aion". The age of the Fish, Pisces, was thus adumbrated. The Greek ichthus (fish) was an acronym for Iesous Christos uios theu Soter — Jesus Christ Son of God the Saviour. To us postmoderns the Age of Christianity smells a bit like Martial's fish from the market wrapped up in a newspaper (papyrus). D. H. Lawrence in his suggestive study of Moby Dick seems to equate the hunting down of the whale with the end of the Christian era. No comment.

---
Foto: Peter Russell en la portada de Teorie e altre critiche, Carlo Mancosu Editore, Roma, 1990 AbeBooks 

domingo, mayo 05, 2024

Geraldine Gutiérrez-Wienken / De "Las grandes margaritas de la noche"




[Debajo de la mesa
con Louise Bourgeois] *

Somos garantes de casas 
                         por las que corre el imperdible
somos el que siempre perdías 
                         y te obligaban a buscar
somos la sala de estar la mesa donde nunca estaba
somos dos debajo de la mesa miedo y cascanueces
somos él de lejos de perfil y de frontal ternura
ella su pecho de alcanfor y voz           un témpano
una lágrima en cada ojo se guarda      rueda
en objetos cotidianos el imperdible      a solas
somos Casas frágiles Casas vacías en sobremesa
somos campantes y sonantes en este mundo
somos la incidencia la visión de un maratón
somos el extranjero que sin correr nos persigue


[Té de penumbra
con Hokusai y la sempiterna ola]

36 vistas del Monte Fuji de neblina de perfil y marea sempiterna
36 veces se eleva una pared líquida de la costa de Kanagawa
36 dedos sacan sus garras de espuma blanca. 36 olas invisibles
36 xilografías sugieren el ciclo de la vida
36 asanas de orden universal y el yin-yang en su natural apogeo
36 meditaciones sobre vacío y plenitud
36 origamis desdoblan el mismo drama. 36 cirros me llevan la mano
36 expediciones de las que regreso con
el mismo fajo de cartas y sin liebres
36 ventarrones [de Ejiri en la provincia de Suruga] bastan
para innovarte: el relato es corto
36 prórrogas de papel. 36 grullas plantean nuevas leyes de
migración, yéndose por las ramas. 36 cuadernos de Kafka
36 tautologías desde que estamos en conversación
bajo mi lámpara. 36 cántigas pero nunca
nunca fue tan amargo el día de San Rafael en Córdoba
36 tarros de té de penumbra
para guarecerse mientras el encandilamiento
36 migajas bastan a mi perro guardián para entretenerse
con el idioma del pan
36 granos de arroz equivalen, en su blancura, a cien años de Einsamkeit
36 caminos de carne han transitado la niña y su perro guardián
36 mujeres parias contra un solo Zeus [Deméter / Perséfone]
36 ejercicios de claridad sin derecho a ocultar el sol
36 olimpos y una sola fruta
dulce
36 islas rezuman lo que habría que traducir pero no traducen
36 pinos rojos humedecen mi lengua
36 veces ¡oh, Hécate!, diosa liminar
- ¡diles que no me rapten! En aguas llenas.

* El Administrador se atuvo en el caso de este poema a la versión publicada en Voces periféricas pp. 131 y 132, por ser la más reciente. Las diferencias entre las dos fuentes citadas más abajo refieren tanto a cortes de versos cuanto a sustitución o supresión de algunas palabras, o al orden sintáctico (N. del Ad.)

Geraldine Gutiérrez-Wienken (Ciudad Guayana, Venezuela, 1966), Las grandes margaritas de la noche, Latin American Literature Today, n° 18, mayo de 2021; Voces periféricas. Antología de poetas latinoamericanos en Alemania, edición de Tino Berger, Equidistancias, Buenos Aires, 2024

---
Foto: Geraldine Gutiérrez-Wienken Michael Wienken/Letralia

sábado, mayo 04, 2024

Mario Varela / De "Creo que llegué a un río"


solo un nombre

que difícil encontrar si estás muerto
o es muy reciente la noticia
o el contacto muy lejano
el insomnio me convierte en una isla
de luz en la cama de una cabaña de madera
el gato ronronea tumbado allá
al borde de lo visible, sobre mí pie izquierdo
el celu recorre y recorre las bios de otros amigos
y no hay nada
putean al gobierno o anuncian
talleres de poesía
¿estás muerto o no?
que ganas de romper las bolas hasta último momento
busco tu nombre y nada
capaz no somos solo un nombre
y esa es la lección
y estoy en la duda si levantarme
a abrir un vino y brindarte
o esperar que llegue
la luz verdadera
la que no pertenece a los hombres


para pasar

para pasar por acá
tenés que dejar algo
una bota, por ejemplo,
las dos no, los picaportes de tu casa
la lámpara sin el genio
el volante del auto, el ruido
de los bichos por la noche
cualquier cosa
que te deje rengo


es

es verdad que las posibilidades eran pocas
más bien lejanas y es verdad que no supimos
evitar los sueños
y que el amor nos agarró como la luz
del auto a las liebres,
que es mejor sufrir que aburrirse...
develemos entonces la pequeña muerte:
un manto cálido de luz
entra por los ventanales
una tarde de lluvia
Sacha, de un año,
mira hacia los árboles
entrevé que las cosas
se suspenden un momento y que él también
se queda solo
y que debe haber algo para seguir
para que todos sigan

Mario Varela (Rosario, Argentina, 1969)

Creo que llegué a un río
Buenos Aires, 2024









Más poemas de Mario Varela en Otra Iglesia Es Imposible

---
Foto: Mario Varela / Facebook

viernes, mayo 03, 2024

Constantino Mpolás Andreadis / La risa de Tuñón
















la risa de tuñón
se perdía en su cara
y era así como entonces se mudaba
como una lluvia
o una sonrisa
a las palabras
que escribía
y como si palabras y sonrisa
(esa sonrisa triste perdida en sus
palabras)
fueran poemas
o muchachas
que así aprendían
la lección del fuego
que tiene
infinitas caras
como infinitos
son sus versos
que en cada verso
y a cada palabra
hacen del mundo
un mundo
aquel mundo
este mundo
que con su loro
y su gringo
va y viene
como una máscara
que si esconde revela
nos revela
nuestra
cara

17-9-2023

Constantino Mpolás Andreadis (Buenos Aires)

Poemas de Constantino Mpolás Andreadis en Otra Iglesia Es Imposible

---
Foto: Facebook

jueves, mayo 02, 2024

Eugenio Montale / Los pendientes



No guarda sombra de vuelos el negro de humo
del espejo. (Y del tuyo no hay más rastro).
Ha pasado la esponja que los vislumbres
indefensos del círculo dorado expulsa.
Tus piedras, los corales, el fuerte imperio 
que te rapta buscaba; huyo
de la diosa que no se encarna, los deseos
sostengo hasta que no se derritan con tu relámpago.
Zumban los élitros afuera, zumba el loco 
funeral y sabe que dos vidas no cuentan. 
Dentro del marco regresan las blandas
medusas de la tarde. Tu impronta
vendrá desde abajo: donde, en tus lóbulos, escuálidas 
manos abrumadas cuelgan los corales.

Eugenio Montale (Génova, Italia, 1896-Milán, Italia, 1981), "La bufera e altro", 1956, Tutte le poesie, Mondadori, Milán, 2004
Versión de Jorge Aulicino

Más poemas de Eugenio Montale en Otra Iglesia Es Imposible

Gli orecchini

Non serba ombra di voli il nerofumo 
della spera. (E del tuo non è più traccia.) 
È passata la spugna che i barlumi 
indifesi dal cerchio d'oro scaccia. 
Le tue pietre, i coralli, il forte imperio 
che ti rapisce vi cercavo; fuggo 
l'iddia che non s'incarna, i desideri 
porto fin che al tuo lampo non si struggono. 
Ronzano èlitre fuori, ronza il folle 
mortorio e sa che due vite non contano. 
Nella cornice tornano le molli 
meduse della sera. La tua impronta 
verrà di giù: dove ai tuoi lobi squallide 
mani, travolte, fermano i coralli. 

---
Foto: Eugenio Montale, 1970, por Ugo Mulas  Artsupp/Herederos de Hugo Mula