miércoles, diciembre 01, 2010

Sandro Barrella / Dos poemas




Es un pájaro...

Es un pájaro comunicativo. Se enreda en el cablerío de los
teléfonos públicos y el corazón la da tumbos si nadie
responde. Tropieza. Cuando recupera la postura deja la pena
de lado, vuelve a intentarlo. El pájaro Comunicativo es
esclavo de un ritual, repite la escena para convencerse que no
está solo en la partida.



Los últimos filósofos...

Los últimos filósofos de la Escuela Sagaz, enemistados con el
reino animal, se resignan a una existencia que tampoco se
reconoce en la piedra. Gada, la aldea en que viven, padece
un proceso de continuo despoblamiento. En el linde del
pueblo hay un bosque en el que suelen acampar los filósofos
de la escuela rival, conocidos en la provincia por su afición al
fuego. A las fogatas nocturnas contoladas. La controversia
entre los Sagaces y los Despiertos -tal el nombre de los
filósofos del fuego- se reduce a un viejo problema teológico.
Tratándose de un tema de fe, sólo se conoce el centro de la
disputa. Los detalles permanecen en secreto.

para Fabián -hermano en Berna


Sandro Barrella (Buenos Aires, 1967), Los pájaros, editorial Bajo la Luna, Buenos Aires, 2010

Ilustración: Glor, Santa María, Madre de Dios, 1959, Xul Solar

1 comentario:

  1. Hola Sandro, me gustaron mucho tus poemas Gracias!!
    Leda

    ResponderEliminar