sábado, diciembre 18, 2010

Pier Paolo Pasolini / de "Poesie marxiste", 2




El papa Juan que escucha a Auerbach *

En Estambul Auerbach estaba en exilio,
el ir a escucharlo era un acto político.
Ahora entiendo el sello
de la ocurrencia del abuelo-hijo:
el sello, esto es, de quien sabe incluso el saber.
Ser doblemente lejanos de la vida
para verla toda, y acercar las dos distancias.
Sólo sumando al creyente el erudito se hace el santo
(¡que no quiere ser santo!). Los años de Estambul
son sin color, libres de toda agitación,
exentos de dulce vitalidad: no quedan sino los actos
del alma y los de la mente. Doblemente
por encima del vivir, el mundo es un mapa
del caos, y el orden es una mirada sonriente.

* Erich Auerbach, filólogo alemán exiliado en Estambul durante el nazismo. Autor de Dante, poeta del mundo terrenal y, en el exilio, donde trabajó con muy escasa bibliografía, en gran parte de memoria, de Mímesis: la representación de la realidad en la literatura occidental, su obra central. En opinión de Auerbach, el cristianismo rompió la separación entre los estilos bajo y alto de la literatura clásica (N. del T.).


Pier Paolo Pasolini (Bolonia, 1922-Ostia, 1975) "Poesie marxiste, 1964-1965", Tutte le poesie, Mondadori, Milán, 2003
Versión: Jorge Aulicino


Papa Giovanni che ascolta Auerbach

A Istanbul Auerbach era in esilio,
l'andare ad escoltarlo era un atto politico.
Adesso capisco el timbro
del motto di spirito del nonno-figlio:
il timbro, cioè, di chi sa anche il sapere.
Essere doppiamente lontani dalla vita
per vederla tutta, e avvicinari le due distanze.
Solo aggiungendo al credente l'erudito si fal il santo
(che non vuole esser santo!). Gli anni di Istanbul
sono senza colore, liberi di ogni brulichio,
esenti da dolce vitalità: non restano che gli atti
dell'anima e quelli della mente. Doppiamente
al di sopra del vivere, il mondo è una carta geografica
del caos, e l'ordine è un sguardo sorridente.


Ilustración: El ángel caído (para la Divina comedia), 1951, Salvador Dalí

No hay comentarios.:

Publicar un comentario