jueves, diciembre 09, 2010

Julio Llinás / El gran mal




El gran mal

La cacería comenzó cuando unas hienas de paso descubrieron
la química perfecta.
(Esto fue impresionante.)
En la alta noche desfilaron los Sensibles -los comerciantes y
otros notables poderosos-.
Y un voluntario fue arrojado a los ácidos sudores.

Yo he presenciado esta epidemia, como un testigo muy viejo,
muy santo y muy enfermo.

(De La ciencia natural)


Julio Llinás (Buenos Aires, 1929), Poesía argentina, selección del Instituto Torcuato Di Tella, 1963, Universidad de Quilmes, Bernal 2010

Ilustración: La cacería nocturna, c.1460, Paolo Uccello

No hay comentarios.:

Publicar un comentario