jueves, enero 14, 2010

Emma Barrandéguy / Cuerpos


El cuerpo


¿Por qué no es posible el amor?,
me preguntas.
Somos viejos, respondo.
Y que pases tu mano
por mi pierna,
me da cierta vergüenza.
Tontería, dice el amigo
y cediendo
me tiendo a su lado como cuando era joven
y lo ignoraba.
Pienso en todos los viejos
que desde un banco al sol
miran transcurrir las muchachas.
En mi padre y sus esquelas victorianas
a las niñas de los mandados.
Pienso en mi madre pulcra
cubriendo sus desnudos en un último gesto.
Pienso que los viejos son como todos
y apetecen sin pausa
si no han sido saciados.
El cuerpo gira ante sus ojos
con el gusto de lo prohibido,
como siempre.
Se los instala en la sabiduría
y no la tienen;
codician como jóvenes,
tienen pequeñas ternuras
como mi amigo,
tienen lascivas preferencias
que no les cuentan a los otros,
tienen derecho al amor
aun a costa del ridículo.
Y si pasan tomados de la mano
o se encierran en su mundo
con las persianas bajas,
tendríamos que mirarlos sin asombro
como a lentos vagabundos
o discretos amantes que renuevan caricias.


Emma Barrandéguy (Gualeguay, 1914-2006), Poesías completas, Ediciones del Copista, Córdoba, Argentina, 2009

Foto: Barrandéguy Subsecretaría de Cultura de Entre Ríos

10 comentarios:

  1. Pray […]
    That I may seem, though I die old,
    A foolish, passionate man
    .Yeats, A prayer for old age
    (Ruego […]que aunque muera viejo, yo parezca
    Un hombre tonto y apasionado).

    ResponderEliminar
  2. Hermoso. No conocia a la autora.
    Y si pasan tomados de la mano
    o se encierran en su mundo
    con las persianas bajas.
    Muy lindo.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso texto. No hay otra, seguir renovando las caricias. Y muchas ganas de continuar leyendo a Emma Barrandéguy. Siempre hay muy buen material en Ediciones del Copista.

    ResponderEliminar
  4. impresionante honestidad; gracias, Jorge!
    Roxana

    ResponderEliminar
  5. Que hermoso texto!!! implacable con la palabra esta mujer.
    Saludos Jorge y gracias por presentarme a esta autora.

    ResponderEliminar
  6. Qué hermoso poema!...desconocía a su autora...Emma Barrandéguy, voy por más.

    ResponderEliminar
  7. un voto más a la barrandéguy

    ResponderEliminar
  8. Cuando vi la versión cinematógrafica de L. Visconti de "La muerte en Venecia", no intuí lo que es la visión del amor en vísperas de la muerte; ahora que leo este poema perfecto de esta mujer honesta, caigo en la cuenta de cómo la vejez puede verse con una mirada limpia.

    ResponderEliminar