lunes, marzo 29, 2010

María Cristina Aparicio / En la terraza


Corpiño en la terraza


En la terraza
el corpiño colgado mira el sol
¿Quién brilla para quién?
Nadie conoce la diferencia
entre la emoción del corpiño
colgado al sol y la belleza
que sube en la noche
El corpiño es blanco y negro
o noble
Se esconde en el cajón
a camas que no soporta
no se queja
no cambia nada
no pide que lo toquen
le basta con lo que sucedió
El corpiño colgado en la terraza tiene
ese estar y no estar
Respira lo no vivido al sol
Siempre se cuelga el corpiño por primera vez
Siempre se cuelga el corpiño la primera vez
Sólo hay que esperar colgarlo
en cualquier lugar
En un cuarto sin luz
siempre será corpiño
Es bello su estar
Es bello su no estar
Se puede elegir no colgarlo
pero no sirve de nada
Lo que no sirve es colgarlo
y hablar
no del corpiño de hoy
o de mañana
ojalá fuera de ayer
Ojalá siempre seas
ojo que mira el corpiño
colgado en la terraza
ojo que mira
el sol que cae de lo alto
y trepa hacia el brillo de luz
Porque el corpiño al sol es un misterio

María Cristina Aparicio (Buenos Aires), plaqueta La Mano de Cristal 4, Ediciones La Guillotina, APOA, Buenos Aires, 2008

Ilustración: Ilusión visual, en Psicoactiva.com

1 comentario:

  1. Lindo poema, nuevo: me dijo cosas (pero puede ser por el solo hecho de tratar ese tema, esa imagen).

    ResponderEliminar