sábado, marzo 06, 2010

Celedonio Flores / Cross

















Corrientes y Esmeralda


Amainaron guapos junto a tus ochavas
cuando un cajetilla los calzó de cross
y te dieron lustre las patotas bravas
allá por el año... novecientos dos...

Esquina porteña, tu rante canguela
se hace una melange de caña, gin fitz,
pase inglés y monte, bacará y quiniela,
curdelas de grappa y locas de pris.

El Odeón se manda la Real Academia
rebotando en tangos el viejo Pigall,
y se juega el resto la doliente anemia
que espera el tranvía para su arrabal.

De Esmeralda al norte, del lao de Retiro,
franchutas papusas caen en la oración
a ligarse un viaje, si se pone a tiro,
gambeteando el lente que tira el botón.

En tu esquina un día, Milonguita, aquella
papirusa criolla que Linnig mentó,
llevando un atado de ropa plebeya
al hombre tragedia tal vez encontró...

Te glosa en poemas Carlos de la Púa
y el pobre Contursi fue tu amigo fiel...
En tu esquina rea, cualquier cacatúa
sueña con la pinta de Carlos Gardel.

Esquina porteña, este milonguero
te ofrece su afecto más hondo y cordial.
Cuando con la vida esté cero a cero
te prometo el verso más rante y canero
para hacer el tango que te haga inmortal.

Celedonio Flores (Buenos Aires, 1896-1947), Todo Tango

Fotos: Celedonio Flores; Pascual Contursi Todo Tango; Jorge Newbery, c.1909, Raúl Larra, Newbery, Schapire Editor, Buenos Aires, 1975

Nota
Fuera de consignar que el verso "Cuando un cajetilla los calzó de cross" alude, según la canonizada leyenda, a Jorge Newbery (1875-1914), héroe de la aviación argentina, boxeador amateur, dandy que impuso sus puños en el ambiente bravo del cabaret de tango, no haría falta, en mi opinión, ninguna otra nota a esta poema clásico de la letrística argentina, al que puso música Francisco Pracánico. Pero he aquí que el limpio y redondo término porteño "calzar" merece distintas categorizaciones de parte de la Academia Argentina de Letras y de la Real Academia Española, lo que nos dice algo respecto del punto en que nos encontramos en la relación con la institución idiomática materna. Para la Academia Argentina de Letras, calzar es un coloquialismo; para la española, un vulgarismo, según consta en las definiciones que copio abajo. La acepción argentina de calzar, para colmo la coloca la RAE junto a otra, al parecer usual en Costa Rica y Ecuador, a la que etiqueta como coloquial. No parece más distinguida que la nuestra. En cuanto a Celedonio Flores, parecía pensar que la Real Academia consistía en otra cosa.

calzar. tr. coloq. Asestar un fuerte golpe a una persona.
Celedonio Flores. Corrientes y Esmeralda: 1933: Amainaron guapos junto a tus ochavas / cuando un cajetilla lo calzó de cross / y se dieron lustre las patotas bravas / allá por el año 902.
Santillán, 1976, p. 66; Coluccio, 1979, p. 41; Ávila, 1991, p. 96; Rodríguez, 1991, p. 62; Haensch, 1993, p. 119; Conde, 1998, p. 70; Teruggi, 1998, p. 65; Haensch, 2000, p. 123
Academia Argentina de Letras

11. tr. vulg. Arg. Asestar un golpe.
12. tr. Col., C. Rica y Ec. Empastar un diente o muela.
RAE

3 comentarios:

  1. Nuestro mundo proverbial, la síntesis argentina. De vasta aplicación: cualquier cacatúa...

    ResponderEliminar
  2. qué cacho de poeta este Celedonio!!!...

    ResponderEliminar
  3. ´gracias por los comentarios- deberíamos buscar la edición original de la letra, porque según nuestra Academia la expresión usada por Flores es "se dieron lustre" que en realidad parece más usual. pero "le dieron lustre" me parece más expresiva del elogio a las patotas y a la esquina

    ResponderEliminar