lunes, marzo 01, 2010

Frederick Seidel / Homenaje




Homenaje a Pessoa

Una vez amé,
Pensé que podría ser amado,
Pero no fui amado.
No fui amado por la única razón que importa -
No podía ser.
Me desabotoné los guantes blancos y me los saqué.
Dejé de lado mi bastón con empuñadura de oro.
Levanté esta pluma...
Y pensé cuántos otros hombres
Habían olido la rosa en el florero
Y alzaron una pluma fuente,
Y alzaron una montaña...
Y pusieron la escopeta en su boca,
Y observaron que su perro de caza señalaba la presa.


Frederick Seidel (1936, St. Louis, Missouri), "Ooga-Booga", 2006, Poems 1959-2009, Farrar, Straus and Giroux, Nueva York, 2009

Versión de J. Aulicino


Homage to Pessoa
I once loved, / I thought I would be loved, / But I wasn't loved. / I wasn't loved for the only reason that matters - / It was not to be. / I unbuttoned my white gloves and stripped each off. / I set aside my gold-knobbed cane. / I picked up this pen... / And thought how many other men / Had smelled the rose in the bud vase / And lifted a fountain pen, / And lifted a mountain... / And put the shotgun in their mouth, / And noticed that their hunting dog was pointing.


Ilustración: Anónimo transparente, una interpretación gráfica de Fernando Pessoa, por Hermenegildo Sábat, Universidad de Quilmes, Buenos Aires, 2007.

2 comentarios:

  1. Extraordinario, el poema, la versión, y el homenaje a ese Álvaro de Campos que escribe todas las cartas de amor son ridículas, que también era Pessoa, claro, quizá el Pessoa más íntimo. Seidel, como Tabucchi, ha logrado captar la esencia del poeta, en muy pocos trazos. La escritura se levanta por encima de todo, incluso del amor.

    ResponderEliminar
  2. EL POETA ES UN FINGIDOR...

    ResponderEliminar