jueves, marzo 18, 2010

Alberto Girri / De "En la letra, ambigua selva", 1


En la letra, ambigua selva

1
El ritmo de lo escrito
es el ritmo del que escribe,
y el texto, el poema,
en parte mecanismo verbal,
en parte sistema de correspondencias,
es con el mundo una sola entidad.

2
La forma equivale
a convicción interna,
y la letra la emplea con vistas
a proveer al mundo de significados,
y aun para el Significado,
y aun para subyugarlo
con el prejuicio de que la palabra
traduce y vierte lo ideado.

3
Lenguaje y estilo
penosamente edifican jerarquías,
y al lograrlo
el mundo queda en suspenso, extático,
aunque luego el producto se descompone,
su linaje se vulgariza,
suena escarnecido y degradado
como fofa, mustia potencia,
y las línea mejores, las ejemplares
y musicales tiradas, apenas si sobreviven
como detrás de un vidrio, burla y tedio,
¡oh pobre Olimpo!

4
¿Campos donde el que más despoja
es el que avanza?
¿Trampa y recompensa
para la que perseveran
enfermizamente atentos a apoderarse
de la totalidad atreviéndose
a lo banal absoluto de escribir
"Cierren esa puerta", o "Quisiera dormir"?
Cuanto trace la escritura
será interpretado, obtendrá respuesta,
como a los piadosos se les permite
orar según les plazca, convencidos
de que Dios escucha y lee
hasta las pisadas de una hormiga.


Alberto Girri (Buenos Aires, 1919-1991), "En la letra, ambigua selva", 1972, Poemas selectos, selección y prólogo de Jorge Monteleone, Ediciones Corregidor, Buenos Aires, 2010


Ilustración: Representación gráfica de la perspectiva en De pictura, de Léon Baptiste Alberti; 1496

1 comentario:

  1. «tu estructura rítmica no debe destruir la forma de tus palabras, o su sonido natural, o su significado», ezra pound, Literary Essays, 'A retrospect', Faber & Faber, London, 1954. (Your rythmic structure should not destroy the shape of your words, or their natural sound, or their meaning).

    ResponderEliminar