martes, marzo 02, 2010

Daniel Giribaldi / de "Cantares y coplas"



Coplas

Me reía de mi llanto.
Discurrió el tiempo sin prisa
y mi vida cambió tanto
que hoy me hace llorar de risa.

*
Voy a llegar algún día
y ese día, de seguro,
sabré hacia dónde corría.
Y por qué tenía apuro.

*
Vivía cerca de un río
pero se murió de sed.
El río enseña a irse lejos
pero no enseña a beber.

*
Tenía un solo temor.
El temor de no ser bueno
siendo, con todo, el mejor.

*
Si temes por dolorosas
y penosas las espinas,
evita el amor, las rosas,
las rosas y las corvinas.

Y habrá, en lugar de rosas
y amor, solamente espinas.

Y, si se cuadra, corvinas...

*
El tiempo muge y embiste:
capa, verónica, estoque
y un matador que no existe.

¿Y lo que nunca será?
¿Y el que sin llegar al ruedo
ha sido cogido ya?

*
¿Qué perfección imaginas
para ti? ¿La perfección
que no alcanzó el Partenón
y consiguieron sus ruinas?

La perfección alcanzada
aunque de insólito modo:
buscando no decir nada,
poder expresarlo todo.

*
Esto lo practica Dios
y, algunas veces, el mar:
lo bueno de tener voz
no es hablar, sino callar.


Daniel Giribaldi (Buenos Aires, 1930-1984), Cantares y coplas, Torres Agüero Editor, Buenos Aires, 1986

Foto: Giribaldi; Torres Agüero Editor

1 comentario: