jueves, febrero 20, 2014

Alejandro Schmidt / Mi corazón era un hotel












mi corazón era un hotel
vestidos de fiesta
los huéspedes se iban sin pagar
a los portazos

es cierto
a veces
una mujer lloró en sus ventanas
hasta cansarse

es cierto
yo era el que lustraba los zapatos

es cierto
hubo temporadas malas
problemas de humedad
palmeras muertas

todo eso es cierto
también la luna
y el loco que cantaba

mi corazón era un hotel
ahora parece una casa

una casita blanca


Alejandro Schmidt (Villa María, 1955), "Esquina del universo", 2001, Romper la vida: antología existencial, Ediciones Nudistas, Cosquín, 2013

3 comentarios:

  1. a veces se hace necesario darle una buena limpiada al hotel cada tanto...

    ResponderEliminar
  2. Vida y poema o poema y vida? Lo que ea, van juntas.

    ResponderEliminar