jueves, febrero 13, 2014

John Malcom Brinnin / La oscuridad marginal














La lluvia, como un viajero, camina sobre la noche.
Los rascacielos hacen sus gestos cubistas allí donde
El alcance del hombre excede su estatura mortal;
Las intermitentes multitudes están aquí,
Reunidas por la lluvia bajo los portales, detenidas en su fuga
Entre las casas de comercio y la noche.

Camino entre ellas puesto que es necesario, trasformado
Sobre las aceras, me apropio de sus ojos
Y voy con ellas, deformado, a sus encantadas
Lizas, sus inventadas realidades
De cinematógrafo y canciones; nos retiramos ilesos
Aunque la muerte, con su rostro transformado, está próxima.
Reunidos en el subterráneo, esperamos trenes
Que corren en la oscuridad como por los rieles del tiempo;

Nosotros, lisiados negativos de promesas, apoyamos
Nuestra muleta de huesos en una garabateada viga;
Mientras el ruidoso año golpea imparcialmente, como la lluvia
Sobre elocuente mármol, aguardamos nuestros trenes.

Noche de esta noche; hay una plegaria en mí
Que lee mi destino en su amor.
Ojalá que este cáncer y esta lepra
Prueben la marca soberana de nuestra conjunción.
Este es mi mundo en medio de las bestias que ven;
En ellas sobrellevo la noche, y ellas en mí.


John Malcom Brinnin (Halifax, 1916- Key West, 1998), Poesía norteamericana contemporánea, traducciones de William Shand y Alberto Girri, Distribuidora Mexicana de Libros, Ciudad de México, 1976



The Marginal Dark

Rain, like a traveler, walks on the night. 
Skyscrapers make their cubist gestures where 
The reach of man outruns his mortal height; 
The intermittent multitudes are here, 
Grouped by the rain in doorways, stopped in flight
Between commercial houses and the night. 

I go among them since I must; transformed 
Upon the sidewalks, I assume their eyes 
And go misshapen with them to their charmed
Arenas, their contrived realities 
Of cinema and song; we leave unharmed 
Though death is neighbor with his face transformed. 
Assembled underground, we wait for trains 
That move through darkness like the track of time; 

We, cripples, negatives of promise, lean 
Our crutch of bones upon a scribbled beam; 
While the loud year beats impartially, like rain 
On eloquent marble, we await our trains. 

Night of this night, there is a prayer in me 
Who read my destination in their love. 
O may this cancer and this leprosy 
The sovereign brand of our conjunction prove. 
This is my world among the beasts who see; 
In them I endure the night, and they in me. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario