jueves, junio 20, 2013

Poemas elegidos, 38


Darío Rojo
(Eduardo Castex, 1964)

¡Cuánto amo el monte Tong!..., de Li Po
Es un poema que siempre me da un poco de felicidad. Lo suelo recordar en forma de imagen, de situación, más que por sus palabras exactas. Podría pensar que el efecto que me produce se debe a que todo lo que esta ahí me gusta, la montaña, el aislamiento, la ropa,  un estado específico del espíritu, pero no creo que sea por eso. Me parece que es porque logra dar una perfecta existencia a algo imposible, y con eso decir algo.











¡Cuánto amo el monte Tong! Es mi alegría...

¡Cuánto amo el monte Tong! Es mi alegría.
Pasaría en él cien años sin pensar en la vuelta.
Me gustaría danzar agitando mis mangas
y, de una sola vez, rozar todas las copas de los pinos.

Li Po (probab. el Kirguistán, 701-Dangtu, actual Anhui, 762)
Versión de Marcela de Juan



Foto: Darío Rojo por Mario Varela

1 comentario:

  1. Es tan cierto eso de "logra dar una perfecta existencia a algo imposible" que mis mangas huelen a pino... Gracias a ambos.

    ResponderEliminar