lunes, junio 03, 2013

Poemas elegidos, 3

Luisa Futoransky
(Buenos Aires, 1939)

Escrito con lápiz en el vagón sellado, de Dan Pagis
Pucha, ni de vieja puedo conformarme a las consignas, me puse la mano en el corazón y de veras me veo reducida a hacer lo que siempre hago, juntar retazos y confeccionar con ellos mi manto de atravesar lo más rudo del invierno. Los versos que modifican, conforman, hacen respirable la vida, suelen estar siempre con uno, y según las circunstancias se evidencian más que otros. Digamos que los continuos que asoman con mayor porfía en este tramo de mi camino son tu madre que te quiere, Naomi, esa pobre Naomi que después de haberse muerto en el loquero a las dos semanas llevó en andas el Kaddish de su hijo Allen G., no vas a dejar sola a la pobre Lou, línea de Nosotros dos aún de Henri Michaux con la que desde siempre mi soledad se identifica, y un texto muy breve que cuando creí que había oído todo y leido tanto sobre el Holocausto, me golpeó en pleno rostro: Lo traduje con una amiga, Marta Teitelbaum, del hebreo. El poeta se llamaba Dan Pagis y el poema está grabado en polaco, hebreo e inglés en la estela conmemorativa del campo de exterminio de Balzanek:


Escrito con lápiz en el vagón sellado

Aquí en este envío

yo Eva

con mi hijo Abel

si ven a mi hijo mayor

Caín hijo de Adán

díganle que yo


Dan Pagis (Rumania, 1930-Israel, 1986)


Foto: Luisa Futoransky en el Salón del Libro de París, 2013, por Daniel Mordzinski

2 comentarios:

  1. Increíble, Luisa. Qué poema!! Gracias por traducirlo y acercárnoslo. MER

    ResponderEliminar
  2. Alicia silva rey03 junio, 2013 17:44

    Dios mío, Luisa Futuranski, su comentario del poema elegido, y el poema elegido, traspasan, traspasan...

    ResponderEliminar