jueves, mayo 10, 2012

Joan Vinyoli / Dos poemas






A las tres copas digo esto

Los niños que juegan y la gente
del bar son mis amigos. Pasa una mujer
deprisa con su hijo, entra un hombre azul oscuro
con un claro designio: jugaremos a las cartas
o al dominó, somos tres.
    He decidido escribir
poesías concretas. Envejezco, se necesitan
realidades, no humo.
                  Y sin embargo un humo
me nubla la vista, se interpone, suavemente,
entre la Cosa y yo, y todas las aristas
pule: el mundo ya casi no hace mal.

A las tres copas digo esto: fíate,
barca de san Pedro, bajo
cansadamente por las aguas
de otro tiempo. Me llegan hasta las rodillas.



Plaza vieja

Mi kiosco, mi farol,
son los de esta plaza. Restaurante
económico con soportales y platos a diez pesetas,
el ruido de las motos, la cruz de la farmacia
y la camisa colgada en el balcón
como un ahorcado cabeza abajo.
Conozco un matrimonio
bien avenido, dueños del bar, gente gorda,
que se divierte bastante, bajo las sábanas,
honestamente, por la noche. Al despertar piensan
que el negocio prospera: ayer heladera nueva,
de las eléctricas. Y buenos clientes
las mañanas soleadas y las tardes lluviosas.
Entre la mujer, él y el padre se las arreglan;
todo queda en familia. Ciertamente,
exige sacrificios tener un bar y, sobre todo, las tapas
calientes, variadas, requieren mucho cuidado
y no descansar nunca. Pero que al menos el día
de fiesta a la semana no nos lo quiten:
en el barrio viejo todos están de acuerdo,
y yo también.
   Ya estamos en otoño.
No tiene sentido aquí hablar de hojas secas,
pues el único árbol es el farol, pero
yo voy cayendo poco a poco dentro
de mí mismo, del otro que hay debajo,
muy lejos, detrás de muchas capas
de tiempo; lo veo como por un árbol,
se dirige desde el sueño
hasta la fría mancha
morada del alba,
donde, legañoso, el día se restrega los ojos.


Joan Vinyoli (Barcelona, 1914-1984), Obra poètica completa, Edicions 62, Barcelona, 2001)
Versiones de Jonio González



A les tres copes dic això
 
Els nens que juguen i la gent 
del bar em són amics. Passa una dona 
de pressa amb el seu fill, entra un home blau fosc 
amb clar designi: jugarem a cartes 
o al dòmino, som tres. 
                                        He decidit escriure 
poesies concretes. Envelleixo, calen 
realitats, no fum. 
                             I tanmateix, un fum 
ara m’entela, s’interposa, fluix, 
entre la Cosa i jo, que totes les arestes 
afina: ja el món quasi no fa mal. 


A les tres copes dic això: refia’t, 
la barca de sant Pere, baixo 

cansadament per les aigües 
de l’altre temps. M’arriben als genolls.


Plaça vella
 
El meu quiosc, el meu fanal, 
són els d’aquesta plaça. Restaurant 
econòmic amb porxos i plats a deu pessetes, 
el soroll de les motos, la creu de la farmàcia, 
i la camisa estesa en el balcó, 
com un penjat cap per avall. 
Conec un matrimoni 
ben avingut, amos del bar, gent grassa, 
que es diverteixen prou, sota els llençols, 
honestament, de nit. En despertar-se pensen 
que prospera el negoci: nevera nova ahir, 
de les elèctriques. I bons clients 
als matins solellats, a les tardes plujoses. 
Entre la dona i ell i el pare s’ho arreglen; 
tot queda a la família. Certament, 
vol sacrificis tenir un bar i, sobretot, les tapes 
calentes, variades, demanen molta cura 
i mai no reposar. Però que, almenys, el dia 
de festa a la setmana, no ens el treguin; 
al barri vell tothom hi està d’acord, 
i jo també. 
                   Ja som a la tardor. 
No val ací parlar de fulles seques, 
que l’únic arbre és el fanal, però 
jo vaig caient a poc a poc a dins 
de mi mateix, de l’altre que hi ha sota, 
molt lluny, darrera moltes capes 
de temps; el veig com per un arbre 
s’enfila des del son 
cap a la freda taca 
morada de l’alba, 
on, lleganyós, el dia es frega els ulls.

Foto: Joan Vinyoli en el ABC de Madrid


No hay comentarios.:

Publicar un comentario