viernes, mayo 11, 2012

Fernando Noy / Dos poemas






Bañado

Nunca pude sentirme solo frente al río
Brilla una luz perpetua entre sus aguas
Si me acompaña es porque no ostenta cicatrices
ya que su piel convence de perfecta
por siempre intuyo que al fondo
                      muy al fondo
oculta un laberinto de heridas
                      que no cierran
Ahora vuelvo después de tanto tiempo
Quién no regresaría sabiendo que lo espera
una arquitectura azul amante de las lanchas
Esta procesión de fuego
          estremeciendo ocasos
           con la tenura de su espuma blanca
Quien no volvería sabiendo que la lluvia
por el propio deseo de acariciar sus aguas
al fin se ahoga
          en nuestro
             Río Negro

                                        a mi madre



Nunca

Jamás
       las hojas del otoño
                  ensucian el camino

Al contrario
       lo enjoyan
       ya cansado de barro

Todo
       estará muerto
           alguna vez

Menos
       esta imagen
               que
                     te
                           toca

Fernando Noy (San Antonio Oeste, 1951), Piedra en flor, Ediciones del Paraíso, Buenos Aires, 2011

Ilustración: Paesaggio urbano, 1945, Mario Sironi

1 comentario:

  1. "Quien no volvería sabiendo que la lluvia
    por el propio deseo de acariciar sus aguas
    al fin se ahoga
    en nuestro
    Río Negro"

    Abrazo inmenso al poeta Fernando Noy! Llegaremos al mar!

    ResponderEliminar