viernes, mayo 22, 2009

Quevedo /3

AMOR CONSTANTE MAS ALLA DE LA MUERTE

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera:

mas no de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria en la que ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a la ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
médulas que han gloriosamente ardido,

su cuerpo dejarán, no su cuidado:
serán ceniza mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.

De Quevedo y Villegas

2 comentarios:

  1. De casualidad acabo de leer este poema intertextual de Gelman que no conocía:

    NOTA XXII

    huesos que fuego a tanto amor han dado
    exiliados del sur sin casa o número
    ahora desueñan tanto sueño roto
    una fatiga les distrae el alma

    por el dolor pasean como niños
    bajo la lluvia ajena/una mujer
    habla en voz baja con sus pedacitos
    como acunándoles no ser/o nunca

    se fueron del país o patria o puma
    que recorría la belleza como
    dicha infeliz/país de la memoria

    donde nací/morí/tuve sustancia/
    huesitos que junté para encender/
    tierra que me entierraba para siempre.

    ResponderEliminar
  2. También lo hizo Octavio Paz. Con otro poema de Quevedo, "Miré los muros", lo hizo Lamborghini, el Bueno (ver blog El mundo incompleto).

    ResponderEliminar