jueves, mayo 21, 2009

Poemas de Uribe Arce





86

Estoy terminando; mírenme, estoy en cama,
nadie me ama, y el ama
de las llaves me viene a ver con grave
gesto; no dice nada; y a todo esto
yo estoy muriendo, no es más que esto,
yo lo sé, ella lo sabe.

Las erratas, Be-uve-dráis Editores, Santiago de Chile, 1999


87

Que le importan al muerto los escándalos
póstumos que le achacan. La desdicha
familiar del adúltero finado
finalizó con él, y hoy acechando
sus defectos y haciéndole una ficha
no lo hacen mucho más desesperado.

98

Siempre nos roban la belleza.
Sea el pasar del tiempo, sea
la muerte joven hurta-niñas
en su capullo de belleza.
Después de ruegos y de riñas
la rescatamos vieja y fea.

152

Me quedan pocos años, pocos días,
debo apurarme escribiendo con letra
caligráfica, clara, que perpetra
versos ineptos como estos, y guías
de santidad para perversos
y cada vez más versos, versos,
idiotas y prosaicos, brutos,
hasta que lleguen los días de luto.

166

Cae ceniza en el chaleco:
Prolegómenos de la muerte.
la defunción también se advierte
si derramamos caldo o leche.
Lo mismo ocurrirá cuando se me eche
por mal vestido, muy manchado, al hueco.

Cabeza de Vaca, Be-uve-dráis Editores, Santiago de Chile, 2003


Armando Uribe Arce (Santiago de Chile, 1933)

Foto: Uribe Arce El Clarín, Chile

No hay comentarios.:

Publicar un comentario