domingo, mayo 24, 2009

Laiseca /Poemas chinos



Ayer sonreíste

La música de este pequeño tambor
habla de raros tesoros.
Ayer sonreíste, aunque no sé si para mí.
Sólo tengo el brillo del adorno de plata,
de ese carruaje que pasa alborotando a los gorriones,
pero me basta para aplastar la insolencia de un presentimiento abominable.

Tsé Fung Tsi. Reino del Chou


Arbol ciruelo

Digo “te amo” y tú sonríes,
pero al minuto siguiente
tu rostro afila el borde de una larga sombra.
¿Deberé decir “me fastidias”?
Quizá así, luego de tu pena
tengamos por delante un día luminoso.
¿Deberé talar el único árbol ciruelo de mi jardín
para ganar la benevolencia ante la arrogancia del bosque?

Teh Ping. Reino del Ch´en


Un viejo maestro

Al final de las riveras del Ho,
como un genio fabuloso,
vivía un Viejo Maestro.
Diez milenios duró su existencia.
Para dibujar cada ideograma demoraba cien años
y el largo poema aún no a terminado.

Fan Meng Li. Dinastía Sui.


Pequeño gorrión

Mi amada no conoce jaulas;
va y vuelve cuando se le ocurre.
No te cantaré cuando te hayas ido,
pequeño gorrión salvaje.
Te canto ahora que me amas.

Shen Chin. Dinastía Wei

Alberto Laiseca (Rosario, 1941), Poemas chinos, Libros de Tierra Firme, Buenos Aires, 1987

Ilustración: Caligrafía, 1987, Wang Dongling Huntington Archive

Otros poemas chinos de Laiseca en este blog:
Escribiendo un poema / El estancamiento

2 comentarios:

  1. bonitísimo para empezar el día!
    (me disculpo por este comentario anti culturoso)

    ResponderEliminar
  2. Bellos poemas de un libro muy recomendable! :))

    ResponderEliminar