viernes, mayo 29, 2009

Gustavo Valle / Caracas


Caracas no existe

Yo no juzgo a Caracas eterna como el agua y el aire
Habrá que preguntarles a las palomas de la plaza Bolívar
a los facundos limpiabotas de las torres de El Silencio
a los taxistas acalorados en las cabinas de los Dodge Darts
a los buhoneros, a los prósperos diputados que salen del Capitolio al mediodía
rumbo a los restoranes, a las amas de casa que regresan de las compras
y han oído en la radio noticias tremendistas
Habrá que preguntarles si Caracas es una ciudad o sólo un paisaje
La puesta en escena del mejor romanticismo
donde sultanes, odaliscas, turbantes, rubíes
juegan bajo los techos de un harem extravagante
metido a mil metros de altura frente al mar Caribe

Habrá que preguntarles a los ancianos
que ejercitan su memoria en los bancos de la plaza
a los chicheros que baten su caldo con canela
a los perros callejeros que musicalizan las noches del revólver
a los zamuros que sobrevuelan en círculos
y dibujan sobre las cabezas sombreros taciturnos
Habrá que preguntarles a todos ellos si Caracas es una ciudad
O solamente una idea

Gustavo Valle (Caracas, 1967), Ciudad imaginaria, Monte Avila, Caracas, 2006

Ilustración: Dominant Curve, Vassily Kandisky, 1936, Museo Guggenheim, Nueva York kandisnky net

De Gustavo Valle en este blog: Toda ciudad es invisible

2 comentarios:

  1. Bien por Gustavo Valle. Usa un recurso claramente retórico que le sirve para hacer que la ciudad desfile delante del lector con una claridad envidiable.

    ResponderEliminar
  2. Releo a Valle y coincido con Fondebrider: Sumamente original el planteo formal, para demostrar que la ciudad como tal es un concepto abstracto: Una idea. La idea que cada uno se hace de ella, especialmente si es el la ciudad de origen. Un poema contundente.

    ResponderEliminar