miércoles, marzo 16, 2011

Estela Figueroa / No es más que una casa




NO ES MAS QUE UNA CASA
clavada en el suburbio.
Una casa con su techo sus paredes
sus ventanas y sus puertas. Su historia.

Por ella me muevo segura
y la conozco tanto como a mi cuerpo.
¡A nadie se le ocurre
contar cuántos dedos tiene!
Así, no cuento cuántas cosas tengo en esta casa
pero tengo lo que necesito.
Preparo mi café, cocino mi comida
y mi lugar ante la mesa es siempre el mismo.

Si estoy contenta me siento en el patio
y me contagio de la frescura de las plantas.
Si estoy triste ordeno hasta que la tristeza es soportable.

La casa nunca está muy desordenada
y no paso demasiado tiempo en el patio
por lo que creo que la vida
me es al fin
benévola.
De noche duermo con la ventana abierta
en una cama grande y mullida
consciente de que el planeta gira de oeste a este
y a una velocidad increíble.

Estela Figueroa (Santa Fe, 1946), Máscaras sueltas. A capella, Universidad Nacional del Litorial, Santa Fe, 2009

Ilustración: Interior, 1909, Vassily Kandinsky

5 comentarios:

  1. Una casa "clavada" y un planeta que gira. ¡Qué fantástica noción de la vida!

    ResponderEliminar
  2. Tengo la dicha de haber entrado a allí y la desdicha de haber leído su poema luego. Tengo la dicha de haber leído su poema allí por primera vez, gozado de un café inolvidable y cientos de silencios que bien recuerdo.

    ResponderEliminar
  3. Subí un par de poemas de Estela F. a mi blog, hice el enlace a este hermoso poema de ella. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué maravilla! A nadie se le ocurre contar los dedos de las manos, pero a Estela Figueroa se le alcanzó la puntada de contarme que vive en una casa con techo, paredes, puertas y ventanas, que duerme en una cama mientras la vida se nos va de las manos de una manera vertiginosa. Todo está dicho. Y así consignado en uno de mis dos blogs desde agosto del año 2013.

    ResponderEliminar