sábado, marzo 19, 2011

Theodore Roethke / Dos poemas



El vals de mi papá

El olor a whiskey en tu aliento
podía marear hasta a un niño;
pero yo estaba aferrado a ti como la muerte:
porque bailar ese vals no era fácil.

Nos movíamos hasta que las sartenes
cayeron desde el estante de la cocina;
mientras el rostro de mi madre
no podía dejar de fruncir el ceño.

La mano que tomaba mi muñeca
tenía los nudillos magullados;
y a cada paso del baile que perdías
mi oído derecho arañaba la hebilla de tu cinturón.

Marcabas el compás sobre mi cabeza
con la palma de la mano endurecida por la suciedad,
entonces me llevaste a la cama bailando vals
mientras yo aún colgaba de tu camisa.


Dolor

He conocido la inexorable tristeza de los lápices,
ordenados en sus cajas, el dolor de los blocks y los pisapapeles,
toda la miseria de las carpetas y las gomas de pegar,
la desolación en los inmaculados lugares públicos,
la solitaria sala de recepción, el baño, la caja de interruptores eléctricos,
el inalterable pathos de la palangana y la jarra,
el rito de la multicopiadora, el sujetapapeles y la coma,
una eterna duplicación de vidas y objetos.
Y he visto el polvo de las paredes de las instituciones
filtrarse, casi invisible, a través de las interminables tardes de tedio,
infinitamente más fino que la haria, vivo, más peligroso que el sílice
dejando caer una delgada capa sobre las uñas y las delicadas pestañas
barnizando el cabello claro, y los rostros duplicados, convencionales y grises.


Theodore Roethke (Saginaw, Michigan, 1908-Bainbridge Island, WA, 1963)
Traducción de Diana Dunkelberger y Marcelo Rioseco
This Be the Verse. 26 poetas de Lengua Inglesa del Siglo XX, Santiago de Chile, Bé-uve-Dráis, 2003

My Papa's Waltz

The whiskey on your breath
Could make a small boy dizzy;
But I hung on like death:
Such waltzing was not easy.

We romped until the pans
Slid from the kitchen shelf;
My mother's countenance
Could not unfrown itself.

The hand that held my wrist
Was battered on one knuckle;
At every step you missed
My rightear scraped a buckle.

You beat time on my head
With a palm caked hard by dirt.
Then waltzed me off to bed
Still clingin to your shirt.


Dolor

I have known the inexorable sadness of pencils,
Neat in their boxes, dolor of pad and paper weight,
All the misery of manilla folders and mucilage,
Desolation in immaculate public places,
Lonely reception room, lavatory, switchboard,
The unalterable pathos of basin and pitcher,
Ritual of multigraph, paper-clip, comma,
Endless duplicaton of lives and objects.
And I have seen dust from the walls of institutions,
Finer than flour, alive, more dangerous than silica,
Sift, almost invisible, through long afternoons of tedium,
Dropping a fine film on nails and delicate eyebrows,
Glazing the pale hair, the duplicate grey standard faces.


Ilustración: The Invisible Man, body painting art, 2008, Liu Bolin

4 comentarios:

  1. Buenisima la descripcion del alma de los sistemas educativos.El polvo del tedio, lo repetitivo, todo el viejo y acre perfume del del sistema

    ResponderEliminar
  2. cuanta belleza en este vals y en esta descripción.

    ResponderEliminar
  3. Jorge,la noche del equioccio le envío mi hermoso poema del verano...No sé cómo así que voy por aquí; espero no se moleste y no se disguste demasiado.

    La vida austera:
    Quiero andar en crucero
    lleno de culos y tetas
    blandiendo en mi camiseta
    tres agujeros discretos,
    quiero miradas inquietas
    sonrisas, caricias, besos,
    mucho entrevero secreto
    mucho mar, labio y pileta.
    Quiero una playa soleada
    con panamá y reposera
    un ananá con cachaza
    una blanca guayabera
    y una escuadra de enfermeras
    desnudas que bailan cumbia
    Quiero un bohío de cañas,
    coco, ron, brisa, palmera
    y quiero una noche entera
    de jadeos y arrumacos
    al rescoldo del sagrario
    de la gorda pasajera de la luna
    de la luna, de la luna
    ungido por el sudario de la ola
    de la ola, de la ola volvedera,
    Yo quiero una vida austera
    hecha minúsculo instante
    con mil abrazos rampantes
    tejidos de primaveras.

    Salvador Héctor Tortosa
    Tortosalvador@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. "pero yo estaba aferrado a ti como la muerte: / porque bailar ese vals no era fácil.": qué imagen...

    Saludos.

    ResponderEliminar