martes, enero 04, 2011

H. A. Murena / Dos poemas



En el mundo

En el mundo
de lo opinable
miras
el árbol
desde
un solo lado
y lo codicias
o lo desdeñas.
Si lo vieras
entero,
te arrodillarías.
No gires
por la vasta tierra,
no des vuelta
en vano.
Conocer
es
alcanzar
un centro:
fuego.


Tenemos

Tenemos dos ojos
porque
no sabemos ver.
Tenemos dos manos
porque
nada logramos aferrar.
Tenemos dos piernas
porque
no nos sostenemos.
Tenemos una boca
para errar.
De rodillas en el suelo,
una mano cerrando
los labios,
la otra velando
los ojos:
es la forma de comenzar.


Héctor A. Murena (Buenos Aires, 1923-1975), Poesía argentina, selección del Instituto Torcuato Di Tella, 1963, Universidad de Quilmes, Bernal, 2010

Ilustración: Paisaje con un árbol solitario, 1822, Caspar David Friedrich

No hay comentarios.:

Publicar un comentario