miércoles, enero 05, 2011

Francisco León / La muchacha y el leproso




La muchacha y el leproso

De nuevo vas andando junto al mar
como un leproso.
Las sombras de las olas rebosaron del libro
y ruedan por las calles.

Oyes una música,
el golpe de un tambor por las calzadas
de la isla de Egina.

Compras recuerdos.
Caballitos de bronce y dracmas oxidados.

La lengua de los mitos está muerta, te dijo el comerciante.

Cruzas la carretera hacia una playa.

¿Es de otro mundo
la sonrisa perenne de una chica que salta entre las olas,
y sus pechos mordidos por la sal?

Dos mil años así, como en una leyenda. Petrificada.

Después paseas por las ruinas. No hay nadie.
Desde allí se ve el pueblo con sus bares
Turistas alemanes blasfemando.

Son de otro mundo las figuras de piedra.
Los rostros que sonríen, los pies truncados en sus bazas,
y sus cabezas mudas de dolor.

Dos mil años así, en la isla de Egina,
la muchacha desnuda de pechos infantiles
jugando entre las olas.

Ha sido hallada aquí una visión, recuérdalo.

E igual que en un espejo eres mirado
por el ojo salvaje de los dioses.


Francisco León (Tenerife, 1970), Heracles loco, inédito, en Poesía Digital

Foto: León, Las razones del aviador

1 comentario:

  1. Ya habia leido el poema de "La Muchacha y el leproso", muy descriptiva, hermosa, instructiva, reseña hecha por Carlos Javier Mejias, igual la "Serpiente", nos recuerda al mundo en que vivimos, visitare su blog, me gusta la poesia, nos lleva a ver al individuo, al sistema humano, reino vegetal, los cambios climaticos, la conducta animal y donde los seres humanos copian conductas salvajes,historia de la lirica y poesia moderna llena de enseñanza.
    Chinca Salas

    ResponderEliminar