domingo, enero 02, 2011

Eduardo Ainbinder / Después de una noche de conejos...




Larga noche de conejos y mortales

Después de una noche de conejos,
baja de la alcoba con el hocico seco, las orejas caídas,
hacia la sala iluminada
así como todos los días para entrar o salir
de su infierno privado deberá atravesar qué
¿los espinosos esquemas de un jardín?
Se pregunta si no es una exageración llamar "en celo"
a ese intimar de los insectos bajo la luz,
y si ese suave golpeteo de los insectos contra la lámpara
no es en una mínima escala
la tendencia de los mortales -no de los conejos-
a estrellar su lenguaje contra una pared;
se pregunta si no sería otra exageración
llamar a esa silenciosa colisión, a esa alianza momentánea
de cal, cemento, ladrillo hueco y palabras:
"una gramática", usada por los jóvenes del mañana
para andar por ahí chillando vanidosamente: "Al infierno
o a la paz inservible, vence con el caos",
en el caso de que mañana haya jóvenes
o siquiera un demonio niño, demasiado crecido para su edad,
que prefiera el caos a cualquier círculo del infierno.


Eduardo Ainbinder (Buenos Aires, 1968), "Carreras contra la fealdad", 1995-1996, Con gusano, Editorial Interzona, Buenos Aires, 2007

Foto: Ainbinder, por Mario Varela

1 comentario:

  1. Excelente Ainbinder. A fines de los 80, o principios de los 90, leí su libro "Nené". Celebro reencontrarlo.

    ResponderEliminar