domingo, enero 16, 2011

Nieves Viviani / Lo que se hunde




Lo que se hunde

Lo que se hunde en el vacío, lo que nada, presiona,
pica, reverbera y descoyunta, lo que entibia
deshojando el gorgoteo primero y anhelante;
lo fijado, lo sesgado, el trueque, el movimiento
a traspiés, a temblor, a mandíbula batiente, desollando
las reses del doméstico dolor y su trasunto,
lo que gime, resarce, golpea y acaricia
en un remanso demorado, atrás, arte menor, deshilvanado
por la mano inclinada hacia la sombra y acertijo
de furor y de flama allí primero en el tallo de la rosa
en niebla prematuramente por su arbitrio omnipotente
y en la opaca Noche devorada.
Y su constancia ordenativa,
de pies a cabeza, de revés y delante, interior floreciente
salvaje intuición, arpón de muerte, arpegio disonante
y después… después nada,
sino el origen y el cáliz, alvéolo fugaz, raíz de miedo,
visión de lo esencial agua, luz, agua, tierra, agua, agua;
letal, imperativa garra, puérpera doliente, deshonrada reina
asida a la oscuridad sin valla la saga de la especie y su ajetreo
vísceras y alma, trajín de espasmos, botín de nadie, cáscara
ciego animal en un ciego festín de ciega carne,
doblegado al afán de medianía que lo hiere
ingobernable y trunca voz, aguja de mechar cordel sin tramas,
doble veleidad en cuerpo único de sangre solitaria, y al final
cortesanos del abismo, un ligero latigazo de infinito atravesado
y una lengua voraz que de nada se harta
excepto de sí misma, de su suerte de mendiga, y de su espanto.

Nieves Viviani (Concordia, 1973), inédito


Ilustración: Aquis submersus,1919, Max Ernst

4 comentarios:

  1. Muy bueno lo que escribís, Nieves. Me alegra tu llegada a la literatura. Liliana Rodriguez

    ResponderEliminar
  2. qué música tiene tu poesía,que maestría en el ritmo de las vocales y los acentos internos,un placer leerte,adelante mujer!!!Lola.

    ResponderEliminar
  3. QUÈ BELLEZA TU POESÌA, BELLA ARMONÌA EN LA ESCRITURA Y EN EL SENTIDO.TE FELICITO, CONTINÙA ESCRIBIENDO Y DÀNDONOS PLACER.MYRIAM d.

    ResponderEliminar
  4. Probablemente no te hundas, quizás es una suerte de ir despidiéndote de vos misma día a día. Saludos de quique tu amigo pampásico desde Quemú Quemú.

    ResponderEliminar