jueves, junio 03, 2010

Ferreira Gullar / Tres poemas


Los muertos

los muertos ven el mundo
por los ojos de los vivos

eventualmente oyen,
con nuestros oídos,
ciertas sinfonías,
algún golpear de puertas,
ventanas

Ausentes
de cuerpo y alma
mezclan la suya a nuestra risa
si de hecho
cuando vivos
encontraban la misma gracia


Mi padre

mi padre fue
a Río a tratarse
un cáncer (que
lo mataría) pero
perdió los anteojos
en el viaje

cuando le llevé
los anteojos nuevos
comprados en la Óptica
Fluminense él
examinó el estuche con
el nombre del negocio dobló
la factura la guardó
en el bolsillo y habló:
quiero ver
ahora quién es el
jodido que va a decir
que yo nunca estuve
en Río de Janeiro


Aprendizaje

Del mismo modo en que te abriste a la alegría
ábrete ahora al sufrimiento
que es fruto de ella
y su opuesto ardiente.
Del mismo modo
que de la alegría fuiste
al fondo
y te perdiste en ella
y te encontraste
en esa pérdida
deja que el dolor se ejerza ahora
sin mentiras
ni disculpas
y en tu carne evapore
toda ilusión
que la vida sólo consume
lo que la alimenta.

Ferreira Gullar (São Luís do Maranhão, 1930)
Versiones: J. A.

Os mortos
os mortos vêem o mundo / pelos olhos dos vivos / eventualmente ouvem, / com nossos ouvidos, / certas sinfonias / algum bater de portas,/ ventanias // Ausentes / de corpo e alma / misturam o seu ao nosso riso / se de fato / quando vivos / acharam a mesma graça

de Muitas vozes (1999)

Meu pai
meu pai foi / ao Rio se tratar de / um câncer (que / o mataria) mas / perdeu os óculos / na viagem // quando lhe levei / os óculos novos / comprados na Ótica / Fluminense ele / examinou o estojo com / o nome da loja dobrou / a nota de compra guardou-a / no bolso e falou: / quero ver / agora qual é o / sacana que vai dizer / que eu nunca estive / no Rio de Janeiro

de Muitas vozes (1999)

Aprendizado
Do mesmo modo que te abriste à alegria / abre-te agora ao sofrimento / que é fruto dela / e seu avesso ardente. / Do mesmo modo / que da alegria foste / ao fundo / e te perdeste nela / e te achaste / nessa perda / deixa que a dor se exerça agora / sem mentiras / nem desculpas / e em tua carne vaporize / toda ilusão / que a vida só consome / o que a alimenta.

de Barulhos (1980-1987)

Ilustración: The Wounded Angel, 1903, Hugo Simberg

3 comentarios:

  1. el texto de mi padre me puso un putazote!!!!!
    me conmovió muchísimo
    gracias

    ResponderEliminar
  2. Maravillososos poemas, Jorge. Aunque los tres son excelentes, me conmovió "Aprendizaje", especialmente, con esos dos versos finales, tan impactantes.

    ResponderEliminar