jueves, julio 23, 2009

Wallace Stevens / Nieve



El hombre de nieve

Uno debe tener un ánimo de invierno
Para considerar la escarcha y las ramas
De los pinos encostrados por la nieve;

Y haber tenido frío un largo tiempo
Para contemplar los enebros enmarañados con hielo,
Los abetos, agrestes en el brillo lejano

Del sol de enero; y no pensar
En ninguna aflicción en el sonido del viento,
En el sonido de unas pocas hojas,

Que es el sonido de la tierra
Llena de ese mismo viento
Que sopla en el mismo desnudo lugar

Para el oyente, el que escucha en la nieve,
Y, en sí mismo nada, contempla
La nada que no está allí y la nada que está.

Wallace Stevens (Reading, Pennsylvania, 1879 - Hartford, Connecticut, 1955), “Harmonium”, 1923, Collected Poetry & Prose, The Library of America, Nueva York, 1997
Versión de J. Aulicino

The Snow Man
One must have a mind of winter/ To regard the frost and the boughs / Of the pine-trees crusted with snow; // And have been cold a long time/ To behold the junipers shagged with ice, /The spruces rough in the distant glitter // Of the January sun; and not to think / Of any misery in the sound of the wind, /In the sound of a few leaves, /Which is the sound of the land /Full of the same wind /That is blowing in the same bare place // For the listener, who listens in the snow,/ And, nothing himself, beholds /Nothing that is not there and the nothing that is.


Ilustración: Paisaje de nieve, también llamado Gran invierno, Cuno Amiet, 1904 Museo de Orsay, París

3 comentarios:

  1. Ah, qué lindo suena así de simple. Gracias, Irene

    ResponderEliminar
  2. la sensación de ser un punto en el universo. o acaso somos algo más que eso?

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Alvarez Tuñón dijo: Perfecta la versión de Wallace Stevens y el ultimo verso muy conmovedor.

    ResponderEliminar