domingo, junio 28, 2009

Vachel Lindsay / Dos poemas


Euclides

El viejo Euclides trazó un círculo
En la arena, hace mucho.
Lo limitó y circundó.
Con ángulos así y así.

Un conjunto de ancianos solemnes
Asintió y discutió mucho
Sobre arcos y circunferencias,
Diámetros y lo demás.

Un niño permaneció cerca,
De pie, en silencio, toda la mañana,
Para verles dibujar tan deliciosas
Imágenes redondas de la luna.


Cuando Lincoln vino a Springfield...

Cuando Lincoln vino a Springfield
En los primeros tiempos
Eran raras las calles y el trazado,
Quedándose perplejo.

Dejó la cabaña de troncos
Por las calles barrosas de este lugar,
El dolor por Anne Rutledge
Se quemaba en su rostro.

Arrojó la sucia montura
En el piso de John Spedd,
Se sacó su viejo sombrero
Y observó la tienda.

Sacudió su larga cabellera
En su cabeza de bisonte,
Tomó asiento en el mostrador
Y dijo: "Spedd, me he mudado".

Vachel Lindsay (Springfield, Illinois, 1879-1931)

"Euclídes": Alfredo Weiss, Poesía estadounidense, Ediciones Continental, Avellaneda, 1944; "Cuando Lincoln...": Alfredo Cassey, Dos siglos de poesía norteamericana, Antonio Zamora, Buenos Aires, 1969 (ediciones no bilingües)

Foto: Lindsay, c.1928 Universidad de Illinois / Modern American Poetry

8 comentarios:

  1. Cuídense, porque Jorge Fondebrider les exigirá que expliquen qué significa ese "me gustó" "me encantó"

    ResponderEliminar
  2. título del comentario: Abriendo el paraguas.
    Cantar, 2ª. Mitad s.X. Del latín, cantare. Derivados [...]: Encantar ‘hechizar’, 1330, explicable por las fórmulas cantadas o recitadas que usaban los hechiceros; etcétera. // Obrar maravillas por medio de fórmulas mágicas. // Fig. *Captar la atención o enajenar el ánimo de uno por medio de la hermosura, la gracia o el talento. (Corominas, Diccionario etimológico de la lengua castellana /Casares, Diccionario ideológico de la lengua española)

    ResponderEliminar
  3. 1) Celebro la ocurrencia de publicar a Vachel Lindsay, un poeta muchas veces olvidado, que tuvo una gran confianza en la democracia norteamericana y que por eso, después de recorrer el país recitando, como en la foto que acompaña el posteo, se pego un tiro.

    2) No me gustan las traducciones de Casey. Me da la impresión de que hay varios ripios, pero, al no estar el original, es difícil demostrarlo. En todo caso, hay varias cosas que, así, con ese castellano, podrían mejorarse.

    3) Sibila, en más de una oportunidad, ha hecho el gasto de explicar por qué sí o por qué no, así que, por una vez, dejemos que sea impresionista en sus afirmaciones. Pero, ojo, sólo por una vez.

    ResponderEliminar
  4. Eduardo Alvarez Tuñón dijo: Coincido con Jorge Fondebrider en lo que hace a las traducciones de Lindsay. El gerundio del primer cuarteto del poema a Lincoln me parece un atentado casi tan grave como el que puso fin a la vida del propio Lincoln, aquella noche en el Teatro Ford.

    ResponderEliminar
  5. Eduardo Alvarez Tuñón dijo: me gustan mucho las versiones de la Divina Comedia. la del Canto IV, por ejemplo, me parece sencillamente perfecta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pero Aulicino, ¿usted quiere que le den todo masticado?

    ResponderEliminar