sábado, octubre 30, 2021

Irma Cuña / Dos poemas



Desvestimos una colina boscosa
para hacerla un seno de arena,
un desierto empinado,
una duna del aire.

El arco del ala es más terso que nuestra palma
y las palomas envidian esta quietud de siesta.
El destierro del origen se ha sumado al destierro del suelo
y erramos,
mordiendo mendrugos solares,
apretando colas de cometas,
hundiendo uñas en la pulpa fría de los ríos.
(El sol hirsuto al mediodía
y por las noches
sólo el andar pausado de las hojas.)

¿A qué alzar vanas tiendas,
desperdigadas,
laxas?
Recolector de caracolas y algas secas,
el caminante afianza el paso
en otros caminantes y espejismos.

El extraño (1977)


*

               Fría, la luna otoñal resplandece en el álamo blanco                                                                                                                                                                       Li Po  

     Li Po tiene un álamo blanco,
álamo de agua el de Li Po.
Los nuestros son muy verdes, muy espesos.

Sólo por accidentes
se queda aislado un álamo en el valle.
Árbol sin arboleda,
tal vez ése
pueda ser el helado,
el del Li Po.

Irma Cuña (Neuquén, Argentina, 1932-2004), Pasajera del viento. Antología poética, selección y prólogo de Irene Gruss, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2013


Foto: Más Neuquén                        

No hay comentarios.: