martes, diciembre 24, 2013

Edgar Bayley / Un poco de sensatez



laurencio
              ya es hora de pensar
                                                 con un poco de sensatez
no se trata de que mueras
                                            en vida
o que dejes de amar
o que dejen de amarte
se trata de pensar
                              en el malecón
                                                     en la rada
especialmente
                        en los zaguanes
                                                   en las enredaderas
y en el canto del gallo
y en que
             al fin y al cabo
                                       eres
tu propio retrato

sin embargo
                    no exageres
                                        laurencio:
el retrato
             tú mismo
no se sabe por qué causa
                                      o cosa
                                                o por quién
cesarán
            sin duda
                          cesarán

piensa con sensatez
piensa
          en la casa blanca
          y en la casa rosada
en el colegio de los hortelanos
piensa en la quebrada de humahuaca
piensa mucho
                       en la trapecista del circo
de tu amigo trifaldini
y en las plazas y en los muelles
y piensa que
                    -como está escrito-
por lo mucho que amaste
                                          finalmente
todo te será perdonado
y no olvides que otras flores vendrán
y cielos
            martillos
                         cobertores
otras camisas
                       parrales
                                   varaduras

piensa con sensatez
                                  y llama al sol
a todo lo que hará más fácil
                                               tu olvido
y el de otros

y no pienses en torturadores
                                                y ocultos asesinos
ni en quienes
                      con pretextos
                                            varios
                                                     falsos
                                                              perversos
                                                                              y secretos
la ajena vida
y la propia
                arruinan
                            lenta
                                   descuidadamente
en los algarrobales
                               piensa por favor
y en tus hermanos piensa
y en tu oficio de piloto
y en el alba
                   y la tarde
y en cuanto vive y muere
                                          al mismo instante
en el mantel con flecos
                                      piensa por favor
o en una armónica
                              en un horno de barro
en el rocío piensa
                             en ventisqueros
                                                       cristales
y en tu amada
                       en sus labios piensa

en libros
              y en aleros
                                y extravíos
en dioses
               fulgores
                           en idiomas
                                             piensa
piensa solamente
                             no hagas citas
                                                     por favor
algunas veces
                        muy pocas
has logrado manejar
                                  unas cuantas palabras
muchas veces
                        muchas más
te equivocaste de tren
y otras
           es verdad
el andén acertaste
                              y tu destino

las cosas que ocurren
                                    que te ocurren
las buenas
                 las malas compañías
disparan
             como flechas
                                   hacia un blanco intangible

laurencio
              no seas reticente
agradece alaba
                         la esperanza posible
el jubiloso don
                       el sueño
                                    la mandrágora
evoca invoca
                     los caminos que anduviste
las manos que estrechaste
las rosas
              los juncos
                              el lodazal
                                              el viento
espejos
            rayos
                    arcos de triunfo
umbrales y amapolas
agradece laurencio agradece
por todo
             lo que te dieron

has hablado tu idioma
                                    tu apuesta hiciste
ningún sentido tiene decidir
                                              ahora
si
  esto
        aquello
                   se dan por separado
y si hay o no fronteras
entre la casa y el río
entre su cuerpo y el tuyo

al mismo tiempo fuiste
                                     eres
anfitrión
            forastero
                         hojas
                                 días
                                       fuentes
                                                   tablas
                                                            alas
verdores y coronas
ningún sentido tiene decidir
                                              ahora
si fuiste buen piloto
y cuánto
             has perdido
                                o has ganado

laurencio
              sólo un poco
                                  un poco de sensatez
te pido

pobre laurencio
                         deja de hacer locuras
mira
      cómo crecen los lirios en el campo
deja de lado tu biografía
confusas conversaciones
mesones y abalorios
los puentes y el jardín

pero no todo es sensato:
dos amantes se funden en el viajero lecho
y una gran mano luminosa
                                            se dibuja
contra el cielo sin estrellas
y llega el sol
                     y un niño ríe
mientras las piedras
                                 que alternan con la hierba
la sagrada fibra
                         nutren
de cualquier universo
mientras alguien
                           de noche
                                          se despierta
                                                             por un grito
que pronto se apaga
por el ruido de un barril
                                       que se desfonda
por el recuerdo de plazas monasterios
y túneles prisiones
                               y cercas
                                             vallados
                                                          y vertientes
por el recuerdo de alguien
                                            -él mismo-
que baja hasta la playa
y entre rocas
                     sucias redes
                                          mejillones
                                                          y alcachofas
a pleno sol
                  sonríe
y hay un rubí
                     un calendario
                                           el azafrán
                                                           la ventana
las olas
            y unos labios

después
              ella
                   desnuda
                                en el mar se interna
tu nombre grita
                        laurencio
                                      y te saluda

por todo esto
                     y otras muchas situaciones
que fluyen
                 día a día
                              imprevisibles
en diversos tiempos y parajes diversos
en el sueño
                   el duermevela
                                          y la vigilia
y que
        constantemente
                                  y de modo simultáneo
cuanto vive aniquilan
                                   y rehacen
por todo esto
                     y otras muchas situaciones
laurencio
               -y excúsame por favor-
ahora me doy cuenta
                                   que de nada serviría
un poco de sensatez

ni al caracol le sirve
ni al volcán
                  ni al cuchillo
ni a la menta
                    ni a la lluvia
a ninguno le sirve
                             un poco de sensatez

excúsame laurencio
                                 por mi extraviado consejo
y sigue en al aire
                            entre las nubes
muy arriba
                 laurencio
                               muy arriba

no te vayas
                  laurencio
                                no te vayas
por todos te lo pido
                                por el sueño
                                                    por la arena y el viento
y el desgastado piso
y la pulsera
por el dentro y el fuera
no te vayas
                   laurencio
                                 no te vayas
ganará la hierba
                          si te quedas
y el árbol
               el salmo
                            la inocencia


Edgar Bayley (Buenos Aires, 1919-1990), "Otros poemas", Obras, Grijalbo-Mondadori, Buenos Aires, 1999

2 comentarios:

  1. "has hablado tu idioma
    tu apuesta hiciste"

    "mira
    cómo crecen los lirios en el campo"

    Otra iglesia es imposible, Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por traerlo.Siempre me pregunto qué compartirían con Madariaga, ambos me gustan mucho.

    ResponderEliminar