miércoles, noviembre 30, 2016

La lira argentina, ¿cómo suena?, 37


Mariano Shifman

Es de agradecer la oportunidad de opinar libremente sobre poesía, sin preguntarnos antes a qué confesión grupal pertenecemos. Entrando en materia y en espíritu, opino que desde hace tiempo, medido en lustros o incluso en décadas, en la Argentina -pero no sólo-, se amparan bajo el término “poema” miríadas de textos que no lo son.
No me gusta apostrofar; no soy quién y quizá nadie lo sea. Pero entiendo y siento que a un poema que se precie de tal y que no sea apenas una disgregación de prosa –y no de la buena, por lo general- en espacios que la exceden, no pueden faltarle sonido y sentido, para decirlo de un modo elemental.
He publicado hasta ahora tres libros de poesía: los dos primeros no contienen un solo poema que no haya sido escrito según los cánones del “versolibrismo”; el tercero, que recién salió de la imprenta, de 70 sonetos. Creo que todas las opciones son válidas, siempre que el poema tenga algo que decir y que lo diga mejor que lo que podría hacerlo un cronista deportivo o un columnista de espectáculos.
Hay excelentes poetas en nuestro país: nominarlos sería injusto por todos los que quedarían fuera de la lista. Y hay otros tantos, no pocas veces múltiplemente premiados, que, según este modesto escriba, son poetas en un recortado sentido etimológico de la palabra: “hacen”, pero no poesía, sino excelentes relaciones públicas.
La lira argentina suena bien muchas veces, y otras es demasiado cacofónica para mi gusto. ¿Dependerá de la dirección del viento?

Mariano Shifman (Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, 1969). Abogado y licenciado en Letras. Autor de los libros de poesía Punto rojo (Primer Premio del XI Certamen Nacional de Poesía, Editorial de los Cuatro Vientos, Buenos Aires, 2005), Material de interiores (Proa Editores, Buenos Aires, 2010) y Cuestión de tiempo, recientemente editado por Poemanía, Colectivo Editor Latinoamericano. Aficionado al ajedrez, a las largas caminatas y a la música.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario