viernes, noviembre 25, 2016

La lira argentina, ¿cómo suena?, 16


Griselda García

En la actual poesía argentina -en su mayoría porteña- veo dos grandes estéticas: una que se ha dado en llamar "del pensamiento", caracterizada por un lenguaje preciso y un tono grave (podrían representarla los poetas nacidos en los 40 y 50); y otra en la que predominan las emociones expresadas a través de un yo lírico que muchas veces coincide con el yo biográfico (más usual en poetas nacidos en los 70 y 80).
Si bien podría decirse que no es con ideas únicamente con lo que se hacen versos, sin ellas no es posible hacerlos. Dentro de la primera línea mencionada, el riesgo es que, en ese traslado de ideas a palabras y de palabras a versos, en algún lugar la cadena se corte.
En cuanto a la segunda vertiente, con la emoción salvaje tampoco se logra el poema; sí, acaso, una identificación inmediata del lector con ese yo que enuncia, y un efecto de catarsis. La emoción debe aflorar del poema y no del poeta, cuya tarea es hacerla surgir a través del lenguaje. Ardua tarea, sin duda, pero asequible para quien se empeña en su oficio, como el carpintero hace una mesa o el albañil levanta una pared.

Griselda García (Ciudad de Buenos Aires, 1979). De oficio escritora, de profesión docente, y de afición practicante de yôga. Último libro publicado: Ahora (Ediciones Del Dock, 2016).



No hay comentarios.:

Publicar un comentario